Fiat 500X. La

Con el 500X, Fiat ha puesto toda la carne en el asador. Es un coche sólido, bien hecho, divertido, pero serio a la vez y demuestra que lo pequeño no está para nada reñido con la tecnología. En este caso, la X sí que marca el lugar, el lugar donde empieza la diversión.