60 Ciegos al volante en el Circuito del Jarama

“Una sensación increíble”. “Nunca había podido conducir, es un sueño hecho realidad”, “Ha pasado mucho tiempo sin que pudiera conducir. Ha sido maravilloso. Estoy encantado”, “Repetiría sin dudar”.

 

Son sólo algunos de los comentarios que se han podido escuchar esta mañana en el circuito del Jarama cuando 60 personas ciegas se bajaban después de experimentar, gracias a la colaboración entre el RACE, SEAT y la ONCE , por primera vez en su vida para algunos de ellos, la emoción que supone sentarse al volante de un automóvil,… y poder conducirlo.

Las actuales medidas de seguridad y de ayuda a la conducción son tan eficaces que anticpan ya la futura conducción autónoma o pliotada, y aunque es aventurado poder decir que  incluso las personas ciegas podrán ponerse al volante de un coche, lo cierto es que hoyu lo han hecho -y ,uy bien por cierto- en el madrileño circuito del Jarama gracias a la colaboración entre la ONCE, el RACE y SEAT.

Entre las tres entidades han realizado una experiencia única. Bajo la denominación “Conducir una ilusión” han permitido que 60 invidentes pudieran “sentir la velocidad; las bajadas y subidas del circuito,… es tremendo”.  Por primera vez en la historia, un grupo de personas ciegas, todas ellas afiliadas a la ONCE,  han disfrutado de la sensación de conducir por ellos mismos en un ambiente de total seguridad como el que proporciona rodar por el circuito del Jarama con los Seat León dotados de cambio automático y sus elementos de seguridad y asistentes de conducción.

 

Conocidos son ya muchos ejemplos del afán de superación que las personas que han perdido la vista han protagonizado en la práctica de muchos deportes y actividades de todo tipo, pero hasta la fecha nunca antes se había producido una actividad como la vivida hoy en el circuito del Jarama (aunque Al Pacino protagonizó una semejante cuando se puso al volante de un descapotable en la película “Esencia de Mujer” donde interpretaba el papel de un invidente.

 

Acompañados por los expertos  monitores de “No + Accidentes”, que se encargaban de proporcionarles precisas instrucciones para que ellos mismos pudieran manejar y controlar el vehículo, , los invidentes conducían ante los atónitos ojos de los periodistas de distintos medios de comunicación que –en completo silencio- daban fe desde las plazas traseras del logro realizado.  

 

Todos ellos contaron con los Seat León equipados con asistente de control de carril, control de velocidad adaptativo, controles de estabilidad, ABS, airbags, cambio automático DSG y todo lo necesario para que los participantes (ciegos totales y personas con discapacidad visual grave) se sintieran totalmente seguros al volante.

 

“Por fín entiendo por qué a la gente le gusta ponerse al volante de un vehículo. Ahora entiendo por qué les apasiona la velocidad. Estoy muy feliz por haber disfrutado de esta oportunidad”, afirmaba Fátima Peinado, una de las participantes quien, como todos, agradeció especialmente al RACE y a SEAT el haberla organizado.

 

Tras los ciegos, algunos periodistas presentes se pusieron al volante de los León simulando las mismas condiciones que los invidentes. Con los ojos tapados repitieron la experiencia que habían contemplado instantes antes y entendieron la enorme dificultada que el día a día les plantea a estas personas. Como dato curioso constatar que muchos de los invidentes dieron la vuelta al circuito circulando más rápidamente que los videntes.

“Para nosotros es más fácil entrar en vuestro mundo que para vosotros al nuestro”, nos explicaron con orgullo después de su gesta algunos de los participantes.