Arval lleva la formación virtual a la Feria del Libro

Acercar la tecnología a la cultura para formar en materia de seguridad vial. Arval ha llevado a la Feria del Libro de Madrid (abierta hasta el próximo 11 de junio en el parque del Retiro de Madrid) una actividad que está teniendo una gran acogida entre el público asistente a este importante evento cultural, como lo demuestran las grandes aglomeraciones de visitantes que se agolpan frente a su carpa.  

Como un éxito editorial más de la feria, visitantes de todas las edades quieren probar el simulador formativo de seguridad vial que Arval ha llevado a la Feria del Libro de Madrid. Se trata de un simulador profesional (desarrollado por la empresa española Simumak) que reflejua todo tipo de situaciones de tráfico real y valora y analiza las buenas y malas aptitudes del conductor al volante. 

En primer lugar, los participantes en esta experiencia de formación virtual deben superar un recorrido convencional de manejo del automóvil. Después, el instructor de conducción comienza progresivamente a complicarles las cosas, introduciendo en la simulación lluvia, niebla, carreteras estrechas y viradas, tráfico e incluso peatones que se cruzan. Los “alumnos” que ya se han subido al simulador han podido comprobar de primera mano que no se trata de una tarea fácil.

La realidad virtual es una herramienta que puede ser fundamental en la formación de futuros conductores de cualquier nivel; y de ahí el apoyo de ARVAL a esta interesante iniciativa. Manuel Gil, director de la Feria del Libro, manifestaba su entusiasmo por la iniciativa de la compañía de renting. “Queremos introducir en la Feria las nuevas tecnologías en materia de formación cultural y esta experiencia está resultado muy interesante. La iniciativa de Arval está ayudando no sólo para ofrecer una actividad alternativa en la Feria, sino también para atraer a un público más joven a la Feria del Libro de Madrid. Además, no es un simple juego de entretenimiento, sino una demostración de cómo las nuevas tecnologías forman y fomentan la cultura tanto en general, como, en este caso, en materia de seguridad vial”.

Para Manuel Orejas, director de marketing y desarrollo de negocio de Arval, “cualquier acción de apoyo a la seguridad vial que contribuya a evitar accidentes de tráfico es algo muy necesario. La Seguridad Vial, como parte de la cultura cívica, comienza en la educación y formación, desde la infancia incluso. Solo así se pueden evitar imprudencias que pueden tener un final no deseable. Por eso, con un sencillo y divertido curso, como el que imparte Arval en la Feria del Libro, muchos jóvenes pueden sensibilizarse con uno de los grandes problemas de la sociedad, y experimentar diferentes situaciones de riesgo siempre en conducciones de seguridad total, sin riesgo de sufrir accidentes gracias al simulador”.