Audi presenta su nuevo plan estratégico

Nuevas generaciones de cinco modelos, expansión de la familia SUV, electrificación progresiva y la introducción de tecnología para coches urbanos sin conductor en una pequeña serie en 2021 son parte de los objetivos que Audi se ha marcado para los próximos años. La marca de los cuatro aros mira con confianza al futuro y, pese a los actuales desafíos, planea continuar adelante con su transformación tecnológica.

 

“Estamos rejuveneciendo enormemente nuestra gama y renovaremos cinco importantes modelos para mediados de 2018,” afirmó Rupert Stadler, presidente del Comité Ejecutivo de AUDI AG ante los accionistas de la compañía en la última Junta General. “Además —dijo— ampliaremos nuestra exitosa familia Q en 2019 con dos nuevos vehículos, el Audi Q8 y Audi Q4, y lanzaremos nuestros modelos e-tron de propulsión eléctrica.” Audi se propone lanzar tres nuevos vehículos eléctricos de aquí a 2020 y, a continuación, la marca electrificará gradualmente cada uno de sus modelos principales.

“Estamos rejuveneciendo enormemente nuestra gama y renovaremos cinco importantes modelos para mediados de 2018,” afirmó Rupert Stadler, presidente del Comité Ejecutivo de AUDI AG ante los accionistas de la compañía en la última Junta General. “Además —dijo— ampliaremos nuestra exitosa familia Q en 2019 con dos nuevos vehículos, el Audi Q8 y Audi Q4, y lanzaremos nuestros modelos e-tron de propulsión eléctrica.” Audi se propone lanzar tres nuevos vehículos eléctricos de aquí a 2020 y, a continuación, la marca electrificará gradualmente cada uno de sus modelos principales.

El enfoque de la marca para este año es sobre su gama superior, con el lanzamiento de las nuevas generaciones de los Audi A8 y A7. Audi desvelará el A8 en la primera Cumbre Audi prevista en Barcelona el 11 de julio. Con este nuevo evento, la compañía con sede en Ingolstadt creará un exclusivo formato de presentación en torno a los Cuatro Aros. “Allí mostraremos al mundo todo lo que define A la Vanguardia de la Técnica y nuestra marca,” explica Stadler.

Audi está utilizando sistemáticamente las sinergias de Grupo para implementar soluciones futuras de forma más rápida y eficiente. En abril, la marca acordó una nueva cooperación de desarrollo con Porsche para nuevas arquitecturas de vehículos. Esto generará potenciales ahorros de costes en ambas marcas totalizando anualmente cifras de tres dígitos en millones de euros. Parte de la cooperación es en el desarrollo de arquitecturas Premium compartidas para electrificación, una efectiva solución para acentuar la competitividad de los coches eléctricos. Para 2025, Audi se propone lograr que un tercio de sus ventas sean de vehículos parcial o totalmente eléctricos.

Además del negocio tradicional de coches, el fabricante alemán ampliará en el futuro su gama de servicios digitales. Con myAudi, la compañía consolidará una presencia consistente de la marca en el mundo digital, estableciendo una plataforma para una amplia gama de servicios online, que también estará abierta a terceros proveedores para ofrecer sus servicios. Audi también está ampliando sus servicios de movilidad para áreas urbanas y se propone ofrecerlos en más de 15 mercados por todo el mundo al final de esta década.

Con una filial fundada en marzo de 2017, Audi asumirá el liderazgo dentro del Grupo Volkswagen en el desarrollo de la conducción autónoma. Autonomous Intelligent Driving GmbH está trabajando en la tecnología para vehículos sin conductor en entornos urbanos, que será aplicada en modelos de varias marcas. La tecnología estará lista para su aplicación en una primera serie limitada de vehículos a principios de la próxima década.

“Estamos financiando nuestra transformación con nuestros propios recursos,” comentó Axel Strobek, miembro del Comité Ejecutivo de AUDI AG para Finanzas, Técnicas de Información e Integridad. “Nuestro negocio es sólido incluso en la actual situación de exigencia. En el aspecto de gastos e inversiones, nuestro programa ‘Speed up!’ está ayudándonos a lograr un alto nivel de eficiencia y de esta forma, poder enfocarnos al máximo en aspectos del futuro”.

En el primer trimestre de 2017, el Grupo Audi ha logrado un beneficio operativo de más de 1.200 millones de euros. Con un retorno operativo sobre las ventas del 8,7 por ciento, la compañía cumple claramente su objetivo de rentabilidad. El cash-flow neto aumentó a más de 1.500 millones de euros.

En el conjunto de 2017, la compañía se propone aumentar ligeramente las entregas de coches de su marca frente a las 1.867.738 unidades comercializadas en 2016. La facturación también debería superar ligeramente los 59.300 millones del año anterior. En términos de retorno operativo sobre las ventas, y tras el 5,1 por ciento del año pasado, Audi planea ahora alcanzar de nuevo su margen estratégico de entre el 8 y el 10 por ciento. En 2016, el beneficio operativo se redujo en 1.800 millones de euros y el retorno operativo sobre las ventas disminuyó un 3,1 por ciento, debido a las partidas especiales relacionadas con los motores Diésel y los airbag Takata.