Cabify se anticipa a Uber: primera flota eléctrica de servicios VTC en Madrid

Cabify da primero. La start up española de movilidad Cabify se ha adelantado a su gran rival americana Uber a la hora de crear la primera flota de vehículos de transporte de viajeros con conductor completamente eléctrica en España. Para ello, Cabify se ha aliado con iBMW, la división de vehículos eléctricos del fabricante de automóviles bávaro para ofrecer “un servicio accesible, eficiente, competitivo, sostenible, ecológico y de máxima calidad en la prestación del servicio”.

Cabify Eléctric es el nombre del servicio que Cabify presta desde la pasada semana a través de su plataforma digital de servicios de movilidad. Con las mismas tarifas que ofrece su hasta la fecha servicio más accesible, Cabify Lite,  hasta el próximo día 22 todos los que requieran de un coche eléctrico con conductor para sus desplazamientos por la ciudad dispondrán de un descuento promocional del 15 por ciento con motivo del lanzamiento, tras lo cual, las tarifas se igualarán a las del servicio Cabify Lite.

Cabify ofrece a través de su plataforma servicios de desplazamiento de trayecto cerrado en vehículos con conductor bajo licencia VTC. Es lo más parecido a un servicio de transporte convencional pero con sensibles diferencias. Para solicitar el servicio basta, una vez registrado,  con solicitar el servicio a través de la app. El servicio puede ser con carácter inmediato o bien con reserva. El precio se cierra antes de la prestación del servicio para un trayecto de un punto a otro de la ciudad, independientemente del tráfico existente, la ruta realizada o el tiempo empleado. En todo momento, el usuario, una vez contratado el servicio puede controlar en tiempo real tanto el geoposicionamiento del vehículo en el mapa de la ciudad –en este caso Madrid­- como los datos del conductor.  Además, puede compartir su trayecto con quien quiera, siempre que existan plazas disponibles en el vehículo. En el caso de Cabify electric el desplazamiento únicamente es apto para un máximo de tres personas, las habilitadas a viajar en el BMW i3 además de su conductor.

 

Pero hay más. Si quieres una sillita de niño, la puedes solicitar. Y cuando viajas dispones de botellitas de agua, revistas y periódicos, wifi a bordo, el chofer te abrirá y cerrará la puerta al subir o bajar del coche, podrás seleccionar la música que quieras escuchar o conectar la de tu dispositivo móvil al equipo del coche, adaptar la temperatura interior del coche a tu gusto,…

 

Vamos, todo aquello de lo que habitualmente te has quejado toda la vida que no podías hacer en un taxi convencional. Los taxistas tienen con este nuevo servicio CabiFy eléctric un nuevo e importante rival antes de que llegue el tan temido servicio de similares características que Uber ya está preparando y anuncia pondrá en marcha antes de finales de año. Si tenemos en cuenta que con los vehículos eléctricos Cabify electric puede acceder a determinadas zonas de la ciudad a las que antes tenía vetado el acceso por tratarse de vehículos con motores de combustión, uno de los escasos cotos a los que tenían derecho los taxistas acaba de perderse.

 

Para garantizar la mejor experiencia de viaje posible, Cabify ha recurrido para su servicio eléctrico a un partner de calidad como es la división iBMV del fabricante bávaro. De momento, una flota de 20 undiades del BMW i3 Range Extender ya está a disposición de una empresa intermediaria entre BMW y Cabify cuyo nombre notoriamente se empeñaron en no desvelar durante la rueda de prensa de presentación del servicio. Una postura un tanto extraña ante el nutrido elenco de representantes de medios de comunicación que llenaba la sala donde se celebraba el acto.

 

 ¿Por qué se quiere ocultar el nombre de la empresa? ¿Qué problema existe para no darlo? ¿Miedo a la posible reacción del gremio de los taxistas si se descubre que en ella hubiera algún nombre determinado? Son muchas las preguntas que surgen que han quedado sin contestar y, en todo caso, muchas más preguntas que si se hubieran limitado a dar el citado nombre sin mayores problemas. La transparencia es una noble virtud en nuestros tiempos que no conviene despreciar.

Pero no nos apartemos —de momento al menos— del tema que hoy nos ocupa.  Cabify ni alquila ni compra los coches. Ni los alquila a los clientes ni se los compra a BMW. Simplemente se limita a ofrecer la gestión de la prestación de los servicios. La propietaria de los coches es la empresa “fantasma” intermedia antes citada, que es la que además se encarga de mantenerlos y recargar su energía. Para ello ha comprado 20 unidades del i3 Range Extender a BMW, una cantidad que prevé incrementar hasta alcanzar las 100 unidades antes de final de año, a medida que el servicio lo vaya requiriendo. De igual modo que incrementará la flota si, a posteriori, hicieran falta más.

 

Elk BMW i3 Range Extender garantiza una autonomía de 200 km en uso real del vehículo. Una cantidad que puede —al menos de inicio y salvo un uso realmente muy intensivo del coche— servir para realizar los trayectos contratados durante todo un día. Según manifestó Francisco Domínguez, Manager de la división i-BMW en BMW España. “los cálculos realizados indican que la carga de la batería del i3 es suficiente para mover el coche durante un turno completo (10-12 horas al día) sin necesidad de recarga.

 

La participación de BMW en Cabify electric no es excluyente. Según manifestó Juan de la Torre, director de Marketing de la plataforma de transporte, en el futuro Cabify también puede ofrecer este servicio con otro tipo de coche eléctrico de otras marcas. De igual modo, BMW sigue trabajando actualmente en el desarrollo de su servicio Drive Now —similar al Car2Go que ha creado su gran rival el grupo Daimler Benz—, aunque por el momento no está previsto su desarrollo en ciudades de España como Madrid, en parte debido a la escasa implantación de puntos de recarga existente actualmente.