Cantar mientras conduces, bueno para el alma

Cantar mientras conduces puede ser clave para la supervivencia urbana. Los expertos coinciden en la amplia gama de beneficios para la salud que reporta improvisar sesiones de karaoke al volante, especialmente esas en las que nos sentimos realmente cómodos cuando no hay nadie a nuestro alrededor y aprovechamos para cantar mientras conducimos.

Un estudio del servicio musical de streaming Spotify revela que cuando conducimos solos, en nuestro propio espacio privado, en aquel que utilizamos listas de reproducción secretas, subimos el volumen de la música y cantamos a todo pulmón. Para muchos de nosotros, hay listas de reproducción que solo nos atrevemos a poner en el coche, un lugar especialmente intenso para escuchar música, ya que el sonido ha sido diseñado para llenar perfectamente el espacio que estamos ocupando.

"Cantar en voz alta y libres de inhibiciones, dejándonos llevar de verdad, permite una mayor liberación mental conforme más energía pongamos en ello", afirma el profesor Stephen Clift, autoridad en materia de salud derivada de cantar, con sede en la Universidad Canterbury Christ Church del Reino Unido. "Experimentamos buenas sensaciones especialmente cuando cantamos canciones conocidas en voz alta debido a la respiración más profunda y lenta y a una mayor actividad muscular. Nos sentimos menos estresados y más relajados".

"Para mucha gente, escuchar la música que les gusta en el coche forma parte fundamental de cada trayecto. Es la banda sonora de su propia película", asegura Jan Schroll, supervisor de Multimedia y Conectividad de Ford Europa. "El sistema B&O Play del nuevo Fiesta ofrecerá la mejor calidad de sonido posible a nuestros usuarios, sea cual sea su gusto en música".

El nuevo sistema de sonido B&O Play del nuevo Fiesta es el más potente para un coche de su segmento. Los ingenieros responsables pasaron un año escuchando más de 5.000 canciones para comprobar que la tecnología premium de 675 vatios ofrecía el mejor sonido posible, ya sea escuchando a Adele, Foo Fighters o Jay-Z, o relajándote con música clásica, sin importar el volumen al que la escuches.

Durante las pruebas, el equipo también ha escuchado icónicas grabaciones en directo para garantizar que la energía y emoción sean las mismas que si estuvieses en el propio concierto. Incluso grabaron sus propias canciones para garantizar que se probase el espectro de sonidos completo.

"Nos encanta utilizar grabaciones en vivo, ya que muestran cómo el sistema de sonido reproduce cada momento de la canción como si estuvieses allí. Cuando se me pone la piel de gallina es cuando sé que lo he hecho bien", cuenta Stefan Varga, ingeniero de sistemas acústicos de HARMAN International.