Carglass se adapta a las nuevas tecnologías en los vehículos

Cada vez son más los vehículos que están equipados con cámaras que detectan las líneas que delimitan los carriles de la carretera alertando del cambio involuntario de carril o la proximidad de un obstáculo activando el frenado automático... En la mayoría de los casos estos sistemas de asistencia a la conducción necesitan ser calibrados de nuevo tanto cuando ha sido necesaria la sustitución del parabrisas como por una mera labor más del adecuado mantenimiento del vehículo.

"Hay que tener muy presente que el parabrisas es una pieza fundamental en la resistencia estructural del vehículo, además de aportar, como mínimo, el 30% de la rigidez estructural de la carrocería y ser una pieza clave para el correcto funcionamiento del airbag. Ahora el parabrisas, se utiliza para instalar cámaras y sensores de ADAS" asegura Amaro López.

En opinión de Amaro López, Director General de Carglass España, "Es nuestra responsabilidad como profesionales de la cristalería del automóvil, cumplir con los requerimientos que nos dictan los fabricantes, como es en este caso la calibración de cámaras una vez sustituido el parabrisas".

A medida que los sistemas de seguridad más avanzados van creciendo exponencialmente en nuestro parque automovilístico, la necesidad de contar con la adecuada tecnología de calibración de sensores es cada vez mayor, ya que un sistema mal calibrado que recibe una señal errónea o imprecisa podría reportar indicaciones o tomar decisiones erróneas que afecten a la conducción y a la seguridad.

Siguiendo la política del grupo Belron, según la cual la seguridad tiene una prioridad absoluta en todas sus actuaciones, los establecimientos de Carglass se encargan de realizar el calibrado y mantenimiento de cámaras en todos aquellos casos en los que el fabricante de las mismas así lo especifiquen.