El Autopilot de Tesla no fue el culpable

Hace aproximadamente un año se produjo el primer accidente mortal de un Tesla circulando con su innovador sistema de conducción semiautónoma Autopilot conectado. En aquel momento, todas las culpas y responsabilidades del accidente se atribuyeron a un mal funcionamiento del sistema. Hoy, tras largos meses de investigación del accidente, las autoridades norteamericanas han exonerado a la marca de toda responsabilidad en el mismo, dado que el fallecido conductor del vehículo desatendió reiteradamente los avisos de peligro y precaución que el sistema le hizo

Aún así, Tesla aprendió la lección. Tras estudiar el caso, Ha corregido y perfeccionado su sistema de conducción semi autónoma Autopilot para evitar que en el futuro puedan producirse situaciones semejantes a las que provocaron el accidente. Para ello ha introducido en el mismo las instrucciones oportunas para que el vehículo actúe en el caso de que su conductor desobedezca reiteradamente sus instrucciones.

7 de Mayo de 2016. Williston, Florida (EE.UU).El ex marine norteamericano, Joshua Brown circula por una carretera de Florida con su Tesla Model S. Lo hace con el sistema de conducción semiautónoma Autopilot conectado. El trayecto que recorre le ocupa más de media hora al volante del coche eléctrico. Durante el mismo, Brown desoye las señales de advertencia que el sistema Autopilot le transmite en hasta siete ocasiones. Avisos claramente perceptibles de tres segundos de duración.  Los avisos le indican que debe circular en todo momento con las manos puestas en el volante.

 

Durante el trayecto, el ex marine apenas puso sus manos en el volante durante 25 segundos.

El resultado de su negligente conducción del vehículo fue el ya conocido. Su Tesla chocó contra un camión que se cruzó indebidamente (el camión fue el responsable del accidente) en su camino . El Tesla quedó completamente destrozado y el ex marine Brown falleció en el acto.

 

Este es, en breves palabras, el resumen del incidente con las conclusiones que apunta el informe elaborado sobre el mismo por la National Transportation Safety Board (NTSB), el organismo que vela por la seguridad en el transporte en los Estados Unidos.

 

Anticipándose a la publicación del informe y a la posterior resolución del caso en los tribunales norteamericanos, el pasado mes de septiembre Tesla introdujo modificaciones en su sistema Autopilot para evitar que se reproduzcan ese tipo de situaciones en el futuro. Actualizaciones que, según informa Tesla, “podrían haber evitado la muerte” del conductor implicado en el accidente. La actualización del sistema Autopilot impide al conductor del vehículo su uso en el caso de no responder a las advertencias sonoras que le exigen recuperar el control del coche.

 

Tras el informe emitido por la NTSB, Tesla también fue exonerada de responsabilidad en el accidente por la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), el equivalente a nuestra DGT en los Estados Unidos, tras constatar la Policía de Florida que el conductor del camión fue el responsable del accidente al realizar por sorpresa  un giro indebido y cruzarse frontalmente en el camino del Tesla S que conducía Brown. Aún así, Mark Rosekind, director de la NHTSA, afirmó en referencia al desarrollo de tecnologías de conducción autónoma que “si esperamos a que sean completamente perfectas, vamos a tener que esperar durante mucho tiempo”.

 

El atestado del siniestro indica que el conductor del Tesla no hizo uso de los frenos y que su última acción fue establecer en el control de crucero una velocidad de 119 km/h apenas dos minutos antes del accidente. El ex-marine también tuvo su parte de culpa, pues al fijar esa velocidad en el cruise control sobrepasaba en 19 km/h la velocidad  máxima fijada para el tramo de vía por el que circulaba.

 

La muerte del conductor del Tesla fue la primera que se produjo después de casi 170 millones de kilómetros recorridos por un Tesla con el sistema Autopilot activo. En EE.UU se produce una muerte por accidente de tráfico por cada 122 millones de kilómetros recorridos, y a escala global, en el mundo fallece una persona en accidente de automóvil por cada 64 , cifra que prácticamente duplica los 84 millones de kilómetros recorridos.

 

Curiosamente, el ex-Navy Shield era el creador de la empresa tecnológica Nexu Innovations Inc y como apasionado de las nuevas tecnologías tenía un canal en You Tube donde colgaba vídeos de todo tipo, entre ellos los creados por él mismo conduciendo su Tesla y haciendo comentarios sobre el funcionamiento del vehículo. Uno de los últimos videos que colgó se titulaba “Autopilot saves Model S” (El Autopilot salva al Model S)  (que puedes ver al comienzo de esta noticia) y muestra como un camión corta el paso al Tesla Model S al intentar salir de la autovía por la que conducía Brown, quien describió como el Autopilot –activado en ese momento- avisó para que maniobrara y evitara la colisión.