Electricos, las marcas impulsarán la red de recarga rápida

Y por fin alcanzaron un acuerdo. Finalmente, diferentes fabricantes de automóviles han logrado ponerse de acuerdo para desarrollar una red de recarga de corriente contínua (DC) de alta potencia para vehículos eléctricos que cubran una ruta de larga distancia en Europa. Las marcas vinculadas a los grupos automovilísticos BMW, Daimler, Ford y Volkswagen (con Audi y Porsche incluidos) se han puesto de acuerdo para crear un red compuesta por 400 centros de recarga ultra rápida en Europa que ayude a impulsar la implantación del vehículo eléctrico en las carreteras del viejo continente.

La red, basada en el sistema de carga combinada (CSS) y que dispondrá de conectores compatibles con la mayoría de las actuales y futuras generaciones de vehículos eléctricos , supone una colaboración sin precedentes entre los fabricantes de automóviles para crear una estructura de carga totalmente independiente, que suministrará una potencia de hasta 350 kWh, lo que reduce notablemente los tiempos de carga en comparación con los sistemas disponibles actualmente.

El acuerdo suscrito por los fabricantes antes mencionados permitirá la rápida construcción de una amplia red de estaciones de recarga que hará viables los viajes de largo recorrido a los conductores de vehículos eléctricos, facilitando con ello la implantación a gran escala de este tipo de vehículos en el mercado.

 

La red de recarga ultra rápida de alta potencia dispondrá de hasta 350 kW de potencia lo que hará significativamente más rápida las recargas gracias a que dispondrá de un nivel de carga más potente que el que se utiliza a día de hoy.

El acuerdo alcanzado prevé que en 2017 se inicie la construcción de esta la red, cuyo objetivo inicial es crear unos 400 centros de recarga en Europa para que, ya en 2020 los conductores de vehículos eléctricos puedan tener acceso a miles de puntos de carga de alta potencia que permitan realizar viajes de larga distancia con estaciones de carga disponibles a toda la red de carreteras y autopistas, algo que hasta la fecha no resulta posible. Las marcas confían en que la experiencia de los usuarios al recargar su coche eléctrico evolucione de manera que tal que pueda llegar a ser tan cómoda como actualmente los son los repostajes de combustible en las estaciones de servicio.

Para ello, toda la red de centros de recarga a desplegar utilizará la tecnología estándar del Sistema de Carga Combinada (CCS). La infraestructura prevista en el acuerdo evoluciona el estándar técnico de carga de corriente alterna (AC) y continua (DC) existente para los vehículos eléctricos, llegando a un nivel en el que la capacidad de carga rápida en DC se eleva hasta alcanzar los 350 kW. Así, aquellos coches eléctricos diseñados para poder ser recargados con esta potencia máxima, podrán recuperar toda su carga en mucho menos tiempo del que se necesita actualmente. La red está destinada a todos aquellos vehículos equipados con la tecnología CCS, buscando facilitar la implantación del vehículo eléctrico en Europa.

Según Rupert Stadler, presidente de Audi AG, “Las estaciones de carga rápida son un factor clave para que los conductores elijan un vehículo eléctrico. Con esta cooperación queremos impulsar la implantación en el mercado de la movilidad eléctrica y acelerar el cambio hacia una conducción libre de emisiones. Tenemos la intención de crear una red con la que nuestros clientes en largas distancias puedan utilizar las paradas para recargar como si fueran una parada para descansar o para tomar un café.

Para Harald Krüger, presidente del Consejo de Administracón de BMW AG, “Esta red de carga de alta potencia ofrece a los conductores otro argumento de peso para avanzar hacia la movilidad eléctrica” Si bien “El Grupo BMW ha iniciado numerosos proyectos de infraestructura de carga pública en los últimos años. El proyecto conjunto es otro hito importante que demuestra claramente que los competidores estamos aunando fuerzas para apoyar la movilidad eléctrica”.

 

Por su parte, Dieter Zetsche, Presidente del Consejo de Administración de Daimler AG y Director de Mercedes-Benz Cars considera que  “El avance de la movilidad eléctrica requiere dos cosas: vehículos convincentes y la mejor infraestructura de carga posible. Con nuestra nueva marca EQ, lanzamos nuestra ofensiva de productos eléctricos: para el año 2025, nuestra cartera incluirá más de diez vehículos totalmente eléctricos. Y ahora, junto con nuestros socios, promovemos la infraestructura de carga más potente de Europa. La disponibilidad de estaciones de carga de alta potencia permitirá la movilidad eléctrica de larga distancia por primera vez y convencerá a cada vez más clientes para que se decidan por un vehículo eléctrico”.

 

Para Mark Fields, presidente de Ford Motor Company, “Una infraestructura de carga fiable y ultra rápida es imprescindible para la conseguir la aceptación del consumidor y, además, tiene el potencial para transformar las posibilidades de la conducción eléctrica. Ford está comprometida con el desarrollo de vehículos y tecnologías que mejoren la vida de las personas, y esta red de carga hará más fácil y práctico que los clientes de toda Europa posean vehículos eléctricos”.

 

Según señala el presidente de la Junta Ejecutiva de Porsche AG, Oliver Blume, “Hay dos aspectos decisivos para nosotros: la carga ultra rápida y la ubicación de las estaciones de carga en los sitios adecuados. Juntos, estos dos factores nos permiten viajar en un automóvil completamente eléctrico como si se tratara de un vehículo con motor de combustión convencional. Como fabricante de automóviles, estamos construyendo el futuro, no sólo desarrollando vehículos totalmente eléctricos, sino también construyendo la infraestructura necesaria”.

 

Los fabricantes participantes en esta joint venture tienen la intención de realizar inversiones sustanciales para crear la red, confirmando el compromiso de cada grupo con el futuro de la movilidad eléctrica. Además de sus socios fundadores, la joint venture —creada a partes iguales por los Grupos BMW, Daimler, Ford y VW, con Audi y Porsche— buscará la participación en esta alianza comercial de otros fabricantes, y abrirá la cooperación a otros socios a escala regional con el objetivo de ofrecer las mejores soluciones posibles de recarga a los clientes de vehículos eléctricos.

La conformación de esta alianza comercial queda sujeta a la ejecución de acuerdos definitivos y a la aprobación de la fusión en varias jurisdicciones.