¿Estamos preparados para la conducción autónoma?

La conducción autónoma dicen que está a la vuelta de la esquina, tanto que muchos ya la fechan equivocadamente para el año 2020, fecha en la que un elevado número de nuevos modelos dotados de nuevas tecnologías comenzará a llegar al mercado e incorporarse a nuestras carreteras. Y aunque ciertamente se puede afirmar que será un importante comienzo, hasta que la conducción autónoma esté realmente presente en nuestras carreteras pasarán todavía muchos más años.  Si los años 20 del pasado siglo fueron conocidos como una época de evolución bajo el sobrenombre de “Los Felices”, los años 20 de este siglo XXI sin duda tendrán gran importancia para la evolución del futuro de la movilidad.

 

Para conocer más certeramente la opinión de los conductores respecto de la movilidad autónoma, el fabricante de neumáticos Goodyear ha llevado a cabo un estudio-encuesta en colaboración con la London School of Economics and Political Science (LSE) en 11 países, realizando un cuestionario online y cuatro grupos de discusión , y con el fin de poder determinar la visión de los conductores sobre un futuro en el que los coches “conduzcan sólos”.

 

Subir al coche, decir nuestro destino y desplazarnos hasta él cómodamente sentados y sin peligro alguno. Este es el futuro que todo el mundo sueña para la movilidad en el futuro. Pero es un futuro que plantea dudas y problemas. Goodyear ha realizado una macroencuesta a escala global en 11 países distintos cuyos resultados en España, en materia de confort, seguridad, comportamiento, sociabilidad, control, innovación y placer son los que a continuación comentamos .

 

Estas son las principales conclusiones de la investigación en España:

CONFORT

Los encuestados españoles ocupan el cuarto lugar en cuanto a sentirse cómodos al conducir rodeados por coches autónomos se refiere; y la segunda posición, si ellos mismos condujeran uno de ellos. El 34% se sentiría cómodo con la idea de compartir carretera con coches autónomos (frente a un 32% que se sentiría incómodo), y un 30% además, se sentiría cómodo viajando en un uno de ellos (aunque a un 35% la idea le genera incomodidad).

SEGURIDAD

Un 64% de los encuestados españoles expresó su satisfacción por la existencia de normas y señales reguladoras de circulación, frente a un escaso 9% que las considera una molestia.  El 42% piensa que la mayor parte de los accidentes de tráfico se deben a un fallo humano y, por tanto, los coches autónomos serían más seguros. Eso sí, el 58% está de acuerdo en que las máquinas carecen de sentido común para interactuar con los conductores; los 11 países encuestados coincidieron en este aspecto (60 %).

 

COMPORTAMIENTO

En comparación con el resto de países encuestados, para los españoles la conducción no es tanto una cuestión de negociación en la carretera como de cumplimiento de normas: en primer lugar, un 77% está de acuerdo en que el Reglamento General de Circulación es lo suficientemente claro y detallado para que cualquier conductor sepa cómo comportarse en cada situación; en segundo lugar, el 78% de los encuestados piensa que los conductores deberían ponerse de acuerdo sobre cómo conducir correctamente con el resto de usuarios de la carretera.

SOCIABILIDAD

Por lo general, los encuestados españoles son menos proclives al principio de reciprocidad en la carretera que los de otros países. El 42% no considera importante la comunicación entre los conductores, en comparación con sólo el 17% para los 11 países.

CONTROL

En un contexto en que cada vez las máquinas tienen más poder, el 14% de los conductores españoles siente la necesidad de asumir el control del vehículo (en contraposición con el papel de pasajero pasivo), en comparación con el 28% para todos los países.

INNOVACIÓN

La mayoría de los entrevistados (71%) confiesa que usaría los últimos productos y servicios tecnológicos, si tuviera la posibilidad.

PLACER

El 57% de los españoles manifiesta que le gusta conducir, al 59%, además, le resulta fácil; y el 60% afirma que le gustaría conocer el funcionamiento de su vehículo, en comparación con el 51% para los 11 países.

Estos resultados no sorprenden a Carlos Cipolliti, Director general del Centro de Innovación de Goodyear en Luxemburgo, que comentó: “Los coches autónomos están llegando. Es crucial entender cómo se comportan hoy en día los conductores en la carretera y cómo piensan que encajarán este tipo de vehículos en ella. Goodyear está explorando alguna de las áreas clave que conforman el futuro de la movilidad. Esperamos que los resultados derivados de esta investigación ayuden a todas las partes implicadas a trabajar conjuntamente hacia la exitosa introducción de los coches autónomos”.

El Doctor Chris Tennant, líder del proyecto por parte de la LSE, explica: “La conducción autónoma no supone simplemente la introducción de una nueva tecnología. Los coches autónomos emergen en un espacio social, con una amplia gama de factores que influyen en el nivel de aceptación que el público tenga hacia ellos”.

 

El estudio forma parte de la plataforma ThinkGoodMobilityde Goodyear. Se realizó usando la combinación de grupos de discusión en 4 países europeos, sumando así un total de 48 participantes, y una encuesta on-line con aproximadamente 12.000 entrevistados en 11 países de la UE. El estudio enriquece la ya conocida investigación que la LSE llevó a cabo en 2015, con la que buscaba determinar el comportamiento de los conductores en la carretera.

 

Goodyear contempla un futuro en el que nuestros neumáticos estarán más conectados tanto con el propio vehículo como con los de alrededor, y con la infraestructura. En este contexto, nuestra investigación en EMEA contribuye a ampliar el debate sobre el futuro de la movilidad y la seguridad en la carretera.