Faros de ajuste automático Ford

Los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes en toda Europa, tanto, que incluso las lluvias torrenciales pueden transformar en un instante el trayecto más cómodo en uno lleno de estrés al reducir considerablemente la visibilidad que tenemos de la carretera. Ford está pensando en ello y para tratar de paliar en lo posible estas situaciones está dotando a los modelos de su gama de vehículos de una nueva tecnología en materia de luces que mejora de manera automática la visibilidad en el momento en el que comienza a llover.

El sistema garantiza un haz de luz más corto y más ancho que ilumina mejor a ciclistas y peatones a los lados de la carretera y reduce los destellos para los coches que vienen de frente. Esta tecnología forma parte del Sistema de Iluminación Frontal Adaptativa de Ford y se activa a través de la actividad de los limpiaparabrisas, de las condiciones de luz ambiental y de la velocidad de conducción.

 “Muchos conductores habrán experimentado aguaceros, un repentino chaparrón que puede hacer que incluso ver las marcas viales se convierta en un reto”, asegura Thorsten Warvel, director de Iluminación en Ford Europa. “Ford lleva ofreciendo a sus clientes faros y limpiaparabrisas automáticos desde hace tiempo. Ahora, nuestra tecnología de luces que dependen de la meteorología ayuda a los conductores a enfrentarse a las condiciones meteorológicas más extremas”.

Según un estudio realizado en el Reino Unido, las cifras relativas de accidentes pueden aumentar en hasta un 82 por ciento cuando está lloviendo. El estudio destaca que, desde el punto de vista del conductor, cuando los niveles de agua de lluvia se sitúan por encima de las marcas viales de la carretera, incluso las que son reflectantes pueden dejar de ser visibles por el destello de los faros.

 

Países como Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Holanda, Reino Unido o Rumanía experimentaron inundaciones este año. Según un informe de la Comisión Europea, la intensidad de las lluvias ha aumentado incluso en algunas áreas con una media de precipitaciones menguante. La Agencia Medioambiental Europea prevé que los fenómenos meteorológicos con fuertes precipitaciones a lo largo de la mayoría de Europa aumentarán entre un 5 y un 25 por ciento en verano y entre un 15 y un 35 por ciento en invierno a lo largo de este siglo.

 

El Sistema de Faros Frontales Adaptativos de Ford ajusta el ángulo y la intensidad del haz de luz del faro para que este se ajuste al entorno de conducción, por ejemplo un haz más largo y recto que permita una mejor visibilidad en las autopistas, o dirigiendo la luz a la curva cuando se está girando en carreteras comarcales. Las pruebas incluyeron un área de simulación de iluminación construida de manera específica y pruebas de conducción nocturnas por todo el planeta.

Ford ofrece este sistema de Faros Frontales Adaptativos en los modelos de su gama equipados con faros Xenon de alta intensidad, (C-MAX y Grand C-MAX, Focus y Kuga) y los modelos equipados con faros LED Dinámicos (Edge, Galaxy, Mondeo y S-MAX).

 

Otras tecnologías de iluminación de Ford incluyen luces largas que no deslumbran y que eliminan el riesgo de deslumbrar accidentalmente a otros conductores y ayudan a los usuarios a ver mejor la carretera de noche. El sistema evita que los conductores tengan que apagar los faros eliminando aquellos haces que molestarían a otros usuarios. Este tipo de iluminación ya está disponibles en los modelos Ford S-MAX, Galaxy y Edge.