Hablar de seguridad vial, un premio para todos

La Fundación Línea Directa acaba de otorgar sus XIV Premios Periodísticos de Seguridad Vial, “destinados a premiar la labor de concienciación que realizan los periodistas diariamente en esta materia”, según destacó el Consejero Delegado de Línea Directa y Vicepresidente de la Fundación Línea Directa, Miguel Ángel Merino.

Hablar de Seguridad Vial siempre tiene premio, porque concienciar a la sociedad en general de la importancia que tiene guardar y respetar las normas ayuda a salvar vidas y evitar accidentes. Reconocer la labor que los medios de comunicación venimos efectuando en esta materia es muy de agradecer y ayuda a intensificar nuestra labor en la dirección correcta.   

De la importancia que tiene el premio creado hace 14 años por Línea Directa habla por sí sólo el creciente número de candidaturas presentadas al mismo, que en esta edición ha batido todos sus récords superando los 1.900 trabajos presentados.

El Premio de Periodismo de Seguridad Vial de la Fundación Linea Directa se ha consolidado como el certamen de referencia en el periodismo español en esta materia, como lo demuestra el hecho de que S.M. la Reina Doña Leticia haya aceptado la presidencia de honor de los mismos.

En esta edición, Felix Cerezo, del diario El Mundo; José María Puente, de Radio Nacional; y Manuel Centeno, de La 8 Valladolid, fueron los ganadores de las categorías de Prensa Escrita y Medios Online, Radio y Televisión, respectivamente. El premio Solidario fue para Alcohólicos Anónimos y el Premio Honorífico a una trayectoria en defensa de la Seguridad Vial fue para Wenceslao Pérez Gómez, periodista de Gestiona Radio.

Hablar de Seguridad Vial tiene premio y es una labor de todos, incluso de aquellos que atentan contra ella con su comportamiento al volante. Durante la ceremonia de entrega de los premios, celebrada en los Teatro del Canal en Madrid, fue especialmente emotivo el testimonio ofrecido por Samuel, un joven que provocó un accidente con víctimas mortales al conducir un coche bajo los efectos del alcohol y que se encuentra a la espera de conocer la sentencia condenatoria por el daño provocado.

Su testimonio permitió mostrar la otra cara de la moneda de un accidente, donde además de los fallecidos o heridos en el mismo hay muchas otras víctimas que sufren las consecuencias del mismo.  Los daños colaterales que un accidente deja en todas las personas relacionadas con las personas fallecidas y heridas y en las funciones que estas mismas desarrollaban para la sociedad suponen siempre una importante pérdida para el desarrollo de la misma, una pérdida que, entre todos tenemos que tratar de evitar que siga produciéndose.

Por eso, hablar de Seguridad Vial siempre tiene premio. Por eso, todos tenemos que reflexionar y educar a cuantos nos rodean en esta materia. Nos va la vida en ello.