Más vehículos con el mantenimiento defectuoso

El mantenimiento sigue siendo uno de las “asignaturas pendientes” de los españoles y, más aún, en verano. Según la encuesta realizada por el Observatorio Español de Conductores DUCIT, elaborado por el RACE, con datos obtenidos de más de 3.200 automovilistas, el 24% de los usuarios no revisa el coche con la frecuencia recomendada por el fabricante. Una cifra realmente grave, si tenemos en cuenta que es ya el tercer año consecutivo en el que este índice crece.


 Un 1,8% de usuarios reconoce no revisar nunca su automóvil, lo que significa que más de 600.000 vehículos estarían circulando en autenticas malas condiciones por nuestras calles y carreteras. Desde hace años, el RACE viene alertando del crecimiento de la peligrosa ecuación que supone la coexistencia de vehículos de mayor antigüedad y mantenimientos incorrectos, coincidencia cuya única conclusión sólo puede provocar, como así está sucediendo,  un mayor incremento de la accidentalidad durante los meses de verano.


Una situación aún más preocupante cuando las cifras de siniestralidad en carretera durante los siete primeros meses del año han ido en aumento. Hasta el punto de que,  en 2016, el número de fallecidos según la DGT supera los 632 (según datos de finales de julio (frente a los 616 de 2015 y a los 614 de 2014.

Y es que si al ya endémico mal mantenimiento de las carreteras, la agobiante climatología y las fuertes  retenciones del verano, le añadimos el cada vez mayor número de vehículos en circulación mal mantenidos, ponemos en riesgo muchas vidas durante un período en el que, fundamentalmente, todos pensamos más en disfrutar de la tranquilidad, el descanso y el ocio.

El RACE reitera la importancia del mantenimiento y de no dejar hasta el último minuto las tan necesarias revisiones del automóvil, especialmente cuando presumiblemente, vamos a afrontar desplazamientos más largos. Según la encuesta realizada por DUCIT, el 24% de los usuarios reconoce retrasar los intervalos de mantenimiento por encima de lo recomendado por el fabricante, lo que afecta sobremanera a la revisión periódica de seguridad, niveles y mecánica que garantizan el buen estado del vehículo y su correcto estado para poder circular. Si tenemos en cuenta el parque español, más de 7 millones de vehículos estarían circulando con un mantenimiento incorrecto, de los cuales, casi 600.000 no han sido sometidos a revisión alguna por parte de sus propietarios, lo que puede incidir en un preocupante aumento del riesgo, sobre todo cuando sometemos el vehículo a un esfuerzo como el que se produce en el periodo estival.

Si bien es cierto que todos los indicadores señalan un crecimiento económico y una salida de la crisis, los datos del Observatorio DUCIT avisan de que el impacto de la mejora económica no se ha dejado sentir en el presupuesto destinado al mantenimiento y al uso del vehículo. El 43% de los conductores afirma que ha reducido mucho o bastante el gasto en peajes, frente al 42% del año anterior; le sigue la reducción en el gasto en limpieza del vehículo, que pasado de un 32% en 2015 a un 39% en 2016, y las reparaciones no urgentes, cuya no realización crece de un 32% a un 38,5%.

Las partidas menos sujetas a recortes, pero que han recortado en torno al 20% de los conductores, son seguros, neumáticos, mantenimiento y, en general, el uso del vehículo y los kilómetros recorridos.

¿Quién realiza el mantenimiento, tanto el básico como el mecánico?

Respecto al mantenimiento, el 19% de los conductores reconocen que las revisiones las realizan con menor frecuencia de lo que indica el fabricante, aunque la mayoría (siete de cada diez) siga sus sugerencias. Sin embargo, casi un 2% de los conductores, es decir, casi 600.000 vehículos circulan sin haber pasado ningún tipo de mantenimiento.

Por otra parte, y en cuanto al lugar que eligen los automovilistas para realizar estas tareas, el taller oficial de la marca es elegido por el 32%, mientras el 42% elige un taller de barrio y el 16% un taller perteneciente a una cadena.

El argumento principal para no acudir a un taller de la marca para hacer las revisiones es mayoritariamente el precio: el 78% consideran que hacer la revisión en otro taller es más económico. En bastante menor medida que este argumento económico, el 26% esgrime la confianza que le inspira el taller al que lo lleva y el 17% la lejanía a un taller oficial de la marca.

¿Con qué periodicidad se realiza el mantenimiento básico del vehículo?

El mantenimiento básico del vehículo incluye la revisión de la presión de los neumáticos, el líquido limpiaparabrisas y del nivel de aceite, lo que según DUCIT realizan más de la mitad de los conductores al menos una vez cada tres meses. Por el contrario, los conductores reconocen que lo que menos revisan, con intervalos de inspección por encima de los dos años, es el estado y reglaje de las luces y el nivel del líquido de frenos, con un 21,8% y un 21,7%, respectivamente.

La presión de los neumáticos es el aspecto del mantenimiento del coche que se vigila con mayor frecuencia: el 28% lo hace todos o casi todos los meses, aunque cae en tres puntos respecto al año anterior, mientras que un 12,6% de los usuarios revisa muy poco o nada la presión de las ruedas y un  Por su parte, los conductores también han reducido la frecuencia de la vigilancia del nivel del líquido del limpiaparabrisas, del nivel de aceite o el dibujo de los neumáticos.

Ayudas para la renovación y mantenimiento de los vehículos

Pero si la falta de mantenimiento del automóvil se une a la antigüedad del parque, el binomio se convierte en un problema muy importante de cara a la seguridad en carretera. Desde el RACE, además de animar a los conductores a realizar un correcto mantenimiento del coche, consideramos imprescindible continuar con las ayudas a la compra de vehículos, con la única finalidad de renovar el parque.

Asimismo, desde el RACE reiteramos que, tanto los elementos de seguridad de un vehículo como el propio mantenimiento y las piezas necesarias para un correcto funcionamiento del coche creemos que deberían de tener un IVA reducido, al no tratarse ninguno de ellos de bienes de lujo, si no de elementos imprescindibles para la seguridad de los conductores y usuarios.

Indice de Responsabilidad Vial (IRV)

Finalmente, el Observatorio ha querido analizar también el Índice de Responsabilidad al Volante (IRV), creado por DUCIT, que nos va indicando el comportamiento de los conductores al volante.

Así, los conductores siguen usando las nuevas tecnologías durante la conducción (ha descendido de un 75% en la anterior ola a un 71% en esta), siendo el manejo de app (75,6% frente a 70,4% actual) y el envío de mensajes, chats o juegos, las que más se utilizan mientras se conducen (77,3% en 2015 frente a 73% en 2016).

Por su parte, el uso del cinturón de seguridad sigue aumentando su uso cada vez más, hasta alcanzar el 90,1% en esta ola, frente al 88,6% de la ola anterior. Asimismo, el respeto a los límites de velocidad ha mejorado: en 2015 el IRV era del 28,7% que ha pasado al 30,6%. El uso de alcohol al volante se mantiene casi invariable, al aumentar la responsabilidad de un 73,7% a un 74,1% en este año.

En conclusión, nos encontramos con que los conductores españoles siguen resisitiéndose a llevar un mantenimiento correcto de su vehículo, bien por falta de interés o bien por falta de recursos económicos, pero esta circunstancia está generando que cada vez haya más vehículos circulando de forma peligrosa.

Asimismo, las vías mejor mantenidas de la red de carreteras españolas son las autovías y autopistas de peaje, que por el contrario son las que menos se están utilizando.

Además, el comportamiento de los conductores frente al volante, por lo general es bueno, aunque seguimos tendiendo asignaturas pendientes, como el uso del móvil o la fatiga al volante.