Nissan avanza en conducción autónoma con ProPilot

Bajo el nombre de ProPilot, Nissan va a dotar progresivamente a sus modelos con un sistema de conducción autónoma que ofrece mayor comodidad y tranquilidad en la conducción por autopistas y vías rápidas. ProPILOT es una tecnología diseñada para circular por autopista siguiendo un mismo carril. Nissan se convierte así en el primer fabricante de automóviles japonés en introducir un sistema que controla  la dirección, el acelerador y el freno, elementos que pueden ser accionados de modo totalmente automático, haciendo más cómoda la conducción en tráfico denso por autopista y en desplazamientos largos.

Gracias a su avanzada tecnología de procesamiento de imágenes, el sistema ProPILOT (integrado en el equipamiento del coche) analiza las situaciones que se producen en la circulación y el tráfico alrededor del vehículo y controla con precisión la dirección para que el vehículo se comporte de manera totalmente natural. Se trata de una tecnología extremadamente fácil de usar gracias a un mando situado en el volante, que permite al conductor activar y desactivar fácilmente el sistema. La interfaz intuitiva y adaptada a la conducción de ProPILOT incluye una pantalla personal en la que se muestra el estado de funcionamiento.

Aunque a los mercados europeos no llegará hasta 2017, cuando el fabricante japonés equipe con este sistema al Qashqai, Nissan introducirá la conducción autónoma desde finales de agosto en Japón en la nueva Nissan Serena, convirtiéndose de esta manera en el primer fabricante japonés en comercializar ésta tecnología

Acelerador, frenos y dirección se controlan en función de la información que el vehículo va adquiriendo  mediante una monocámara dotada de un avanzado software de procesamiento de imágenes. Gracias a ello, el sistema ProPILOT puede reconocer rápidamente y con profundidad tridimensional tanto los vehículos que tiene delante como las marcas de carril por las que circula el coche dotado con este sistema. Así, una vez activado, el sistema ProPILOT controla automáticamente la distancia entre el coche y el vehículo que tiene delante, usando para ello la velocidad pre-programada por el conductor (entre 30 km/h y 100 km/h, aproximadamente) y mantiene el coche centrado en el carril de la autopista mediante la lectura de las marcas de carril y el control de la dirección, incluso en curvas.

Si el sistema ProPILOT detecta que los coches que circulan por delante disminuyen su velocidad o se paran, activa los frenos de forma automática y progresiva para detener por completo el vehículo. En este caso, el vehículo permanecerá inmóvil incluso si el conductor quita el pie del pedal del freno. Cuando se pueda retomar la circulación, ProPILOT se activa nuevamente en el momento que el conductor toca de nuevo el mando o pisa suavemente el acelerador.

Nissan está realizando estudios intensivos sobre las diversas condiciones de conducción en varias regiones del mundo para que ProPILOT se adapte a las características de aquellos mercados en los que vaya a comercializarse. Así, el sistema ProPILOT que Nissan va a montar en el nuevo Serena que comercializará a finales de este mes en Japón, ha sido desarrollado especialmente para ofrecer una tecnología fácil de usar en las condiciones de conducción por autopista específicas de Japón.

Nissan implantará ProPILOT en otros vehículos de la marca, incluyendo el Qashqai en Europa, en 2017. También existen planes para implantar esta tecnología en los mercados de Estados Unidos y China.

La fase de tecnología de conducción autónoma multi-carril permitirá en una segunda etapa en un futuro próximo además cambiar de carril en autopista. Su introducción está prevista para 2018, mientras que la fase de conducción autónoma en vías urbanas y en intersecciones se introducirá en 2020.