Nissan reconvertirá su factoría de Ávila en fábrica de piezas y componentes

Finalmente el proyecto de viabilidad de Nissan para su factoría en Ávila parece que ha sido ratificado por los empleados de la misma. Así, la locación será transformada en una planta de piezas de recambio asimilada al polo industrial de Renault en Castilla León (donde la marca del rombo ya cuenta con otras tres fábricas en Valladolid -2- y Palencia) y dejará de producir los camiones de la serie NT 400 para Nissan. Además, los trabajadores de la planta se integrarán este mismo año en el convenio colectivo de Renault Castilla León.

La solución alcanzada convertirá a Ávila en la única factoría europea del grupo en producir piezas de recambio para los modelos de ambas marcas. Una solución propuesta por el presidente de Renault España y responsable mundial de fabricación de la Alianza Renault-Nissan, “Si la alianza no hubiera querido una solución para Ávila, ya estaría cerrada. Hemos dado una solución y queremos que se monten a bordo todos los que quieran. Necesitamos gente motivada” afirmó De los Mozos el pasado 20 de Abril. La alianza Nissan-Renault invertirá 40 millones de euros en la transformación de la factoría.

La factoría Nissan de Ávila ha visto cancelado el programa de producción del Camión NT 500, cuya duración inicialmente prevista hasta 2023 fue cancelada por Nissan a principios de este año 2017 después de tres años, debido a que los elevados costes de adaptación a los nuevos motores Euro 6 hacían inviable su continuidad. A esto se le sumó la caía de la demanda experimentada por el NT 400, que obligó a reducir la producción del mismo hasta un 40 por ciento, un fuerte golpe para un modelo cuyo ciclo de vida está previsto concluir en 2019-2020.

Aunque la solución fue inicialmente aplaudida por los trabajadores, las negociaciones se vieron dificultadas debido a la necesaria pérdida de entre el 25 al 30 por ciento del salario respecto del fijado en el convenio de Renault. Los trabajadores pidieron que las indemnizaciones se elevaran a 4 veces la reducción del salario percibido en el convenio y la empresa ofrecía a cambio una compensación de 2,5 veces la pérdida salarial.  

A falta de pequeños flecos en la negociación, el Comité de Empresa y la dirección de Nissan finalmente han alcanzado el acuerdo global que garantiza la continuidad de la factoría abulense.