PSA compra Opel/Vauxhall

General Motors Co. y el Grupo PSA alcanzaron a primeros de marzo un acuerdo por el cual la filial de GM Opel/Vauxhall y las actividades europeas de GM Financial fueron adquiridas por el Grupo PSA en sendas operaciones valoradas en 1.300 millones de euros y 900 millones de euros, respectivamente. Con la incorporación de Opel/Vauxhall, que obtuvo unos ingresos de 17.700 millones de euros en 2016, el Grupo  PSA se ha convertido en el segundo fabricante europeo de vehículos, y alcanza una cuota de mercado del 17%.

La familia compuesta por Peugeot, Citroën y DS aumentó de tamaño durante este último mes con la incorporación de las marcas Opel/Vauxhall. El grupo resultante, el segundo por volumen en Europa, tiene ahora que afrontar un rápido proceso de integración que les permita aprovechar las sinergias de esta operación.

 

Según Carlos Tavares, presidente del Consejo de Administración del Consejo de Administración del Grupo PSA:  "Estamos orgullosos de unirnos a Opel/Vauxhall y profundamente comprometidos con el desarrollo continuado de esta gran empresa y la intensificación de su estrategia de cambio. Apreciamos todo lo que han logrado los excelentes equipos de Opel/Vauxhall, y también las atractivas marcas y el importante legado de la empresa. Nuestra intención es gestionar PSA y Opel/Vauxhall aprovechando sus respectivas identidades de marca. Ya hemos trabajado juntos en la creación de productos ganadores para el mercado europeo, y por eso sabemos que Opel/Vauxhall es el socio adecuado. Lo consideramos una ampliación natural de nuestra relación y estamos deseando poder llevarla un paso más allá. Estamos seguros de que el cambio estratégico de Opel/Vauxhall recibirá un impulso importante con nuestro apoyo, al tiempo que respetará los compromisos adquiridos por GM con los empleados de Opel/Vauxhall", afirmó Tavares.

Para la directora general del Grupo GM, Mary Barra, la operación realizada acelera el actual proceso de transformación que está llevando a cabo la corporación americana y permite generar más valor a ambos grupos automovilísticos. “Estamos —dijo Barra— muy satisfechos de que juntos, GM, nuestros apreciados colegas de Opel/Vauxhall y PSA hamos creado una nueva oportunidad de mejorar los resultados de nuestras respectivas empresas a largo plazo aprovechando el éxito de nuestra anterior alianza. Para GM, esto representa un nuevo paso importante en la labor que estamos llevando a cabo para mejorar nuestros resultados e impulsar nuestra dinámica. Estamos transformando nuestra empresa y registrando de manera uniforme resultados sin precedentes para nuestros accionistas, a través de estrictos criterios de asignación de capital en favor de inversiones de mayor rentabilidad en nuestra actividad central de automoción, y en las nuevas tecnologías que nos permiten liderar el futuro de la movilidad individual.

 

Creemos que este nuevo capítulo sitúa a Opel y Vauxhall en una posición todavía más fuerte a largo plazo y estamos deseosos de participar en el futuro éxito y en el potencial de creación de valor de PSA a través de nuestros intereses económicos comunes y nuestra colaboración continua en los trabajos en curso y en nuevos e interesantes proyectos", concluyó Barra.

La operación de integración de Opel/Vauxhall en el Grupo PSA permitirá realizar importantes economías de escala y desarrollar aún más las sinergias en compras, fabricación e I+D. El Grupo PSA espera alcanzar unas sinergias anuales de 1.700 millones de euros de cara a 2026, de las cuales una parte significativa está prevista para 2020, acelerando el cambio de rumbo de Opel/Vauxhall. Aprovechando la exitosa alianza con GM, PSA espera que Opel/Vauxhall logre un margen operativo corriente del 2% en 2020 y del 6% en 2026, con lo que se espera generar un flujo de caja operativo positivo en 2020.

Además de las marcas europeas de automóviles de GM, el Grupo PSA, junto con BNP Paribas, también ha adquirido todas las actividades europeas de la financiera GM Financial a través de una joint venture 50%/50% de nueva creación que conservará la plataforma y los equipos europeos actuales de GM Financial. Esta joint venture estará plenamente consolidada en BNP Paribas y contabilizada según el método de participación por PSA.

La operación supone otro paso más en el trabajo que está llevando a cabo GM para transformar la empresa, que ha arrojado tres años de resultados récord y una buena perspectiva para 2017, además de un importante capital distribuido entre los accionistas. Reforzará la actividad principal de GM, respaldará su inversión constante en recursos para las oportunidades de mayor rentabilidad, incluidas las tecnologías avanzadas que lideran el futuro, y generará un valor considerable para los accionistas.

Al mejorar inmediatamente el EBIT, los márgenes EBIT y el flujo de caja ajustados por la actividad del automóvil, y eliminar riesgos del balance general, la operación permitirá reducir las necesidades de liquidez de GM en el marco de su asignación de capital en 2.000 millones de dólares, que se utilizarán para agilizar las recompras de acciones, según las condiciones del mercado.

GM también participará en el éxito futuro de la entidad fusionada a través de la disponibilidad de bonos de suscripción de acciones de PSA. GM y PSA también esperan colaborar en el desarrollo posterior de las tecnologías de electrificación y los acuerdos de suministro existentes para Holden y algunos modelos de Buick; además, PSA podrá abastecerse a largo plazo de los sistemas de pila de combustible de la joint venture GM/Honda.

Las condiciones básicas del acuerdo alcanzado entre ambas entidades contemplan la adquisición por parte de PSA de las operaciones de automoción de Opel/Vauxhall por 1.300 millones de euros, mientras que las actividades europeas de GM Financial fueron adquiridas conjuntamente por PSA y BNP Paribas por 0,8 veces su valor contable pro forma en el momento del cierre de la operación, lo que supone un valor aproximado de 900 millones de euros.

De esta forma el valor total de la adquisición de las actividades de automoción de Opel/Vauxhall y el 100% de las actividades europeas de GM Financial. se cifra en 2.200 millones de euros. De ellos, el coste para PSA, que adquirió Opel/Vauxhall y el 50 % de las actividades europeas de GM Financial, será de 1.800 millones de euros.

En relación con esta operación, GM o sus filiales han suscrito garantías por valor de 650 millones de euros. Estas garantías tienen un vencimiento de nueve años y son ejecutables en cualquier momento, en su totalidad o en parte, a partir de los 5 años posteriores a la fecha de emisión, con un precio de ejercicio de 1 euro. Basándose en un precio de referencia de 17,34 euros para la acción de PSA, las garantías corresponden a 39,7 MM de acciones de PSA, o el 4,2% de su capital social totalmente diluido. GM no tendrá derechos de gerencia ni de voto con respecto a PSA y se ha comprometido a vender las acciones de PSA recibidas tras el ejercicio de las garantías en el plazo de 35 días del ejercicio.

La operación abarca todas las actividades de automoción de Opel/Vauxhall, que incluyen las marcas Opel y Vauxhall, seis plantas de montaje y cinco de fabricación de componentes, un centro de ingeniería (Rüsselsheim, Alemania) y aproximadamente 40.000 empleados. GM conservará el centro de ingeniería de Turín, Italia.

Opel/Vauxhall también seguirá beneficiándose de las licencias de propiedad intelectual de GM hasta que sus vehículos se conviertan progresivamente a las plataformas de PSA en los próximos años.

En relación con la operación, GM asumirá una carga específica de 4.000 o 4.500 millones de dólares que no impactará en el flujo de caja.

Todos los planes de pensiones de Opel/Vauxhall en Europa y el Reino Unido, financiados y no financiados, con excepción del Plan Actives alemán y otros planes más pequeños seleccionados, permanecerán en GM. Las obligaciones vinculadas al Plan Actives alemán y a estos planes más pequeños de Opel/Vauxhall se transferirán a PSA. GM pagará a PSA 3.000 millones de euros por la liquidación completa de las obligaciones de pensiones transferidas.

Condiciones de cierre

La operación está sujeta a una serie de condiciones de cierre, incluidas las aprobaciones normativas y reorganizaciones, y está previsto que se cierre antes de finales de 2017.

Garantías

La emisión de los bonos de suscripción está sujeta al voto de los accionistas de PSA en la junta general del 10 de mayo de 2017. Los tres principales accionistas de PSA (el Estado francés, la familia Peugeot y DongFeng), que representan en total el 36,6% del capital social y el 51,5% de los derechos de voto de PSA, se han comprometido a votar a favor de la emisión para GM. En caso de que la emisión reservada a GM y sus filiales no fuera aprobada por la junta general de PSA, PSA liquidará los 650 millones de euros en efectivo en cinco años.