Seat convence a la policía italiana

La Polizia di Stato y los Carabinieri, cuerpos de las fuerzas del orden italianas han adjudicado a SEAT el contrato para el suministro de hasta 4000  unidades de modelos de la marca para sus flotas de vehículos durante los próximos tres años. Básicamente, el León ha sido el modelo elegido y los primeros 206 vehículos ya se han empezado a entregar en Verona, 106 a los Carabinieri y otros 100 a la Polizia di Stato. Por el momento, ya se han efectuado 925 pedidos, 475 “panteras” (Polizia di Stato) y 450 “gacelas” (Carabinieri). 

El Seat Leon 2.0 TDI 150 CV ha sido elegido por las flotas de los cuerpos de seguridad italianos como su nuevo coche policial para los próximos tres años

 

Se trata de la primera vez que ambos cuerpos de seguridad italianos adjudican un contrato a la misma marca y al mismo modelo. Los principales factores que han llevado a esta decisión son los reducidos niveles de consumo y emisiones, además de la alta calidad y el excelente coste total de uso, todos ellos valores en los que destaca SEAT. 

“Es un honor que la policía italiana confíe en SEAT y en el León. Y nos enorgullece poder contribuir a la seguridad ciudadana con unos vehículos fiables, seguros y de máxima calidad”, ha afirmado el presidente del Comité Ejecutivo de SEAT, Jürgen Stackmann. “Este acuerdo también es un excelente ejemplo del gran éxito y crecimiento de la marca SEAT en el canal de flotas”.

En 2014, SEAT aumentó un 33% la comercialización de vehículos de flotas a empresas hasta alcanzar las 68.900 unidades, lo que contribuyó de manera importante al crecimiento de las ventas globales de la compañía en un 10% registrado el año pasado. La familia del León, en especial el León ST con carrocería familiar, está siendo altamente valorada como vehículo de flota. El incremento de las ventas de SEAT en el canal de flotas se ha producido principalmente en los grandes mercados europeos como Alemania, España, Reino Unido, Francia e Italia. 

El vehículo elegido por los cuerpos de la policía italiana es el León cinco puertas equipado con motor 2.0 TDI de 150 CV (110 kW). El nuevo coche policial precisa de   mucha potencia de tracción y elevado par motor porque el frontal de estas unidades del León ha sido objeto de un blindaje especial para proteger a los agentes de los disparos de armas pequeñas. 

El equipamiento también incluye neumáticos especiales con reglajes de suspensión adaptados a las necesidades policiales. Los vehículos se completan con, entre otros elementos, luces de alarma y advertencia, un equipo de radio y comunicaciones y soluciones para el transporte de armas. El asiento trasero ha sido configurado como una “celda de detención” ; los agentes de policía se sientan delante, con el habitáculo dividido en dos por una mampara de seguridad.

Los exhaustivos ensayos de prototipos se han realizado con dos vehículos cuyos nombres en clave son “gacela” y “pantera”. Además, una completa batería de pruebas de resistencia garantizará el rendimiento de los vehículos, que tendrán que soportar unas condiciones especialmente duras durante su uso diario. Una de las pruebasconsistía en someter la puerta blindada a 100.000 operaciones de apertura y cierre. Ambos vehículos rodaron, además, de manera continua un total de 30.000 kilómetros, con paradas únicamente para repostar y relevar a los conductores. 

Los vehículos se fabrican en la planta de SEAT en Martorell y posteriormente se envían a Chivasso (Italia), donde reciben adaptaciones específicas en las instalaciones de la empresa N.C.T.: Nuova Carrozzeria Torinese, que se dedica a transformar la mayoría de la flota italiana de coches policiales desde 2003. Este proceso recibe el apoyo de expertos de SEAT y del Grupo Volkswagen en Italia.