Toyota Concept-i, ideas para el futuro que viene

Vehículos agradables, cercanos, y centrados en su conductor y ocupantes. Esa es la visión del futuro que Toyota ha plasmado en el Concept-i, el futurista prototipo que ha mostrado en el Salón de la Electrónica de Consumo (CES) 2017 en Las Vegas.

 

El Concept-i pone de manifiesto la visión de Toyota de los coches del futuro, vehículos que deberían tomar como punto de partida las experiencias de usuario de las personas que los utilicen.

 

Desarrollado por el estudio de diseño CALTY Design Research de Toyota en Newport Beach (California), y con el desarrollo de tecnologías de experiencia de usuario surgidas del Toyota Innovation Hub en San Francisco (California), el Toyota Concept-i ha sido creado bajo la filosofía ‘calidez cinética’ (‘kinetic warmth’), según la cual, las tecnologías de movilidad deben ser cálidas, acogedoras y, sobre todo, divertidas.

 

El Concept-i se ha desarrollado profundizando en torno a la relación entre conductor y vehículo, buscando crear una experiencia de usuario envolvente y activa. Para lograrlo, aprovecha la potencia de un sistema de inteligencia artificial (AI) para prever las posibles necesidades de los usuarios, inspirar su imaginación y mejorar su calidad de vida.

El corazón del Toyota Concept-i es un potente sistema de AI que aprende del conductor para entablar con él una relación lo más “humana” posible. Más allá de los patrones de conducción y de las programaciones, el prototipo se ha diseñado tratando de aprovechar múltiples tecnologías y medir la emoción del conductor en función de los momentos y los lugares por los que viaje el conductor en todo el mundo. La combinación resultante confiere al Toyota Concept-i la capacidad excepcional de utilizar la movilidad para mejorar la calidad de vida.

 

El sistema inteligencia artificial se vale de avanzadas tecnologías de automatización para ayudar a potenciar la seguridad de la conducción en combinación con estímulos visuales y táctiles, e incrementar así la comunicación en función de la respuesta del conductor. Aunque en determinadas circunstancias el usuario puede escoger entre conducción autónoma o manual en función de sus preferencias personales, el Toyota Concept-i supervisa constantemente la atención del conductor y el estado de la vía con el objetivo de potenciar la conducción autónoma del vehículo cuando así sea necesario de forma que bien aumente la implicación del conductor o asista a la navegación en condiciones de tráfico potencialmente peligrosas.

Para ayudar a garantizar que incluso las tecnologías de automoción más avanzadas sigan siendo acogedoras y accesibles, los diseñadores del CALTY Design Research crearon el Toyota Concept-i de dentro a fuera. Para ello, partieron de una interfaz de usuario de nueva generación, que sirve de plataforma para la inteligencia artificial del vehículo, apodado ‘Yui’.

 

La interfaz parte de la representación visual de ‘Yui’ y está diseñada para comunicar a un público global, más alla de las culturas. Con el inicio de ‘Yui’ centrado en el salpicadero, el interior del Toyota Concept-i envuelve la zona del conductor y acompañante delantero, así como el resto del vehículo, en unas líneas de diseño fluidas y unas formas creadas para potenciar la capacidad del sistema de utilizar la luz, el sonido e incluso el tacto para comunicar información importante.

 

El Toyota Concept-i carece de pantallas en la consola central y presenta la información cuando y donde esta es precisa. Las luces de color en la zona de los pies indican si el vehículo está en modo autónomo o manual; unos discretos proyectores en la bandeja trasera presentan imágenes en el pilar de los asientos para avisar de ángulos muertos; y un sistema de información proyectada en el parabrisas de nueva generación ayuda a mantener la mirada y la atención del conductor en la carretera.

Incluso el exterior del vehículo ha sido diseñado para que el Toyota Concept-i pueda interactuar con el mundo a su alrededor. ‘Yui’ aparece en los paneles exteriores de las puertas para saludar a conductor y ocupantes cuando Yse acercan al vehículo. La parte posterior del prototipo muestra mensajes para avisar sobre curvas que se acercan o posibles peligros. Y el frontal informa de si el Toyota Concept-i está funcionando como coche autónomo o si su conductor está 100% a los mandos.

 

El Vicepresidente Sénior de Operaciones de Automoción de Toyota, Bob Carter, explicó sobre el nuevo Toyota Concept-i: “En Toyota somos conscientes de que lo más importante no es si los vehículos del futuro estarán equipados con tecnologías automatizadas o conectadas. Lo que de verdad cuenta es la experiencia de las personas que interactúen con esos vehículos. Gracias al Concept-i y a la potencia de la inteligencia artificial, creemos que el vehículo del futuro podrá interactuar a su vez con las personas”.