Toyota i-Road, arranca la segunda fase

El peculiar y atractivo vehículo i-Road desarrollado por Toyota continúa su camino hacia la comercialización. Dentro del denominado proyecto Open Road, la marca japonesa ha iniciado la segunda fase del proyecto de desarrollo y comercialización del i-Road iniciando la colaboración con otras empresas y con el público en general. Así, hasta marzo de 2017, Toyota ofrecerá en Tokio este medio de transporte a distintos usuarios durante un tiempo determinado para valorar así las diversas necesidades de movilidad.

Toyota prosigue con el desarrollo del I-Road un nuevo tipo de vehículo eléctrico con el que la marca Japonesa quiere facilitar los desplazamientos en la movilidad urbana. Tras finalizar con la primera fase experimental del mismo, ahora inicia en Tokio la segunda, con la vista puesta en las distintas posibilidades de uso y comercialización del mismo.

 

En esta segunda ronda del proyecto Open Road y con la intención de determinar mejor las futuras posibilidades de comercialización del i-ROAD, Toyota también lo pondrá a disposición de empresas operadoras, además de usuarios generales como en la primera ronda, a fin de valorar sus necesidades y la aceptación que puede tener este vehículo eléctrico ultracompacto en el mercado. Gracias a estos “pilotos de prueba” Toyota podrá valorar los posibles usos y aplicaciones del i-Road en entornos de uso compartido y los fines a los que podrá dedicarlo.

 

Al igual que sucediera en la primera fase del proyecto, desarrollada entre julio de 2015 y julio de 2016, Toyota irá aumentando gradualmente el número de emplazamientos donde ofertará los servicios asociados al i-Road, entre los que ya tiene previsto ofrecer plazas de aparcamiento exclusivas —algunas de ellas con sistemas de recarga—, durante el periodo de prueba, así como probar otros nuevos servicios actualmente en desarrollo.

Toda la evolución y validación del proyecto se puede seguir a través de la página web http://openroad-project.com en la que Toyota irá publicando todo lo relacionado con el mismo. Durante la primera fase del proyecto, Toyota seleccionó 96 ‘pilotos de pruebas’ entre 3.500 solicitantes, para quienes el i-Road, resultó ser un vehículo “realmente práctico porque se puede aparcar en plazas muy pequeñas”. Muchos de los usuarios indiicaron especialmente haber ampliado su “radio de desplazamiento en la ciudad porque con el i- ROAD puedo ir fácilmente a cualquier parte”.

 Gracias a esas pruebas con usuarios, Toyota espera poder estudiar las mejores formas de desarrollar productos y servicios que aprovechen los puntos fuertes del i- ROAD y abran un nuevo campo de interesantes posibilidades para la movilidad.