Volkswagen avanza en los salpicaderos de realidad aumentada

Firme apuesta por la seguridad, simplicidad y por el control intuitivo del vehículo. Volkswagen trata de adelantarse al futuro que el actual proceso de digitalización plantea para el automóvil desarrollando nuevas tecnologías que redefinan por completo el concepto del salpicadero de los vehículos tal cual lo conocemos actualmente.

La digitalización llega masivamente al automóvil y ello va a modificar el comportamiento de los usuarios. Cambiarán no sólo las prestaciones, manejo y funciones de los instrumentos, indicadores y demás elementos abordo, también las exigencias que los conductores y pasajeros tendrán al respecto de los mismos. Por esta razón las marcas en general y Volkswagen en particular buscan adelantarse a los nuevos requerimientos redefiniendo cómo será el concepto del salpicadero que el futuro depara a los automóviles.

Mejorar el acceso a la información, la seguridad (de todo tipo) en la conducción del vehículo, ofrecer al conductor toda la información disponible en su campo visual sin necesidad de apartar la vista de la carretera son las principales preocupaciones y objetivos a alcanzar por todas las nuevas tecnologías que en este sentido se están planteando.

 

Durante la aún reciente celebración del CES de Las Vegas, Volkswagen ha mostrado una serie de nuevas tecnologías orientadas a lograr que el control del vehículo por parte del conductor se realice de forma mucho más intuitiva, ofreciendo además un acceso a toda la información disponible de forma más segura y simple. Pantallas de instrumentación con efecto tridimensional, información ofrecida en función del seguimiento visual efectuado por el conductor, o la información ofrecida mediante sistemas de realidad aumentada son algunas de ellas.

 

Volkswagen trabaja en el desarrollo de una nueva pantalla que facilite la información para su Digital cockpit. En ella, mediante la superposición de dos pantallas consigue un efecto tridimensional que aporta un efecto de profundidad. Esta representación espacial en combinación con la mayor calidad de la imagen facilita que el usuario acceda más rápida y sencillamente a la información que se le ofrece.

 

Además, esta nueva pantalla estará dotada con la tecnología de registro visual “Eye Tracking”, que permite que la información seleccionada no tenga que permanecer constantemente visible en la pantalla, sino únicamente cuando la mirada del conductor recae sobre la misma. En ese momento y, de modo selectivo, es cuando se representarían las animaciones gráficas. Esto permite que, al mismo tiempo, el usuario acceda al elemento de manejo de la información de forma aún más rápida sin necesidad de realizar pasos intermedios en la búsqueda de la misma a través del elemento de control del volante. Esto permitirá que muchos de los instrumentos de control insertos en los volantes multifunción puedan eliminarse, con el agradable efecto secundario que ello produce en el conductor.

 

Otra de las novedades que la marca de Wolfsburg ha presentado en el CES es la nueva evolución del sistema Head-up-display basada en la incorporación de tecnologías de realidad aumentada. El Head-up-display proyecta información sobre el parabrisas. La nueva pantalla permite proyectar gráficas informativas virtualmente por delante del automóvil y se convierte así en una acción que cansa menos al conductor que tener que buscar la información en las pantallas interiores del vehículo, incrementando además con ello la seguridad en la conducción.

El sistema que plantea Volkswagen ofrece dos niveles a la hora de ofrecer la información. En el primero se ofrecen de forma detallada datos importantes sobre la ruta, datos de navegación o la distancia respecto del vehículo que circula por delante de nosotros. El conductor visualiza los datos como si estos fueran proyectados en la carretera aproximadamente a ocho metros por delante de la situación real del coche. Los datos se visualizan posicionados directamente sobre el carril por el cual el coche circula, lo que permite que el conductor perciba la información de forma rápida y sencilla, evitando distracciones.

 

En el segundo nivel de información, se pueden visualizar datos del resto de información disponible como pueden ser las indicaciones del sistema de info-entretenimiento a bordo. Estos datos aparecen situados virtualmente sobre el parabrisas a una distancia más cercana, aproximadamente a unos tres metros por delante del automóvil, lo que permite que el conductor “maneje” las funciones asociadas al sistema de info-entretenimiento sin necesidad de apartar la vista de la carretera.