Volvo adquiere Polestar

Con la firme intención de desarrollar bajo tal denominación su propia división de vehículos especiales de alto rendimiento —para asemejarla a las AMG, Motorsport o S de, respectivamente Mercedes, BMW o Audi,—Volvo Cars ha adquirido la totalidad de las acciones de Polestar Performance, fabricante de coches sueco de alto rendimiento. Además, Polestar también dedicará especial atención al desarrollo y aplicación de la tecnología de electrificación Twin Engine de Volvo buscando aplicarla a una nueva generación de vehículos de alto rendimiento.

Al igual que las grandes marcas presentes en los subsegmentos Premium de las distintas categorías del mercado, Volvo quiere desarrollar su propia división de vehículos de altas prestaciones y para ello ha adquirido a su habitual cooperador Polestar Performance.

Vinculados mediante distintos acuerdos desde 1986, Volvo y Polestar han desarrollado una amplia colaboración tanto  en el mundo de la competición primero, como en el de los turismos de serie, donde el fabricante sueco ha comercializado distintas versiones y series especiales de sus modelos bajo la denominación Polestar, ofreciendo vehículos de elevado confort, potencia y nivel de conducción.

Este mismo año 2015, Volvo cuenta con vender en todo el mundo 750 unidades Polestar de sus modelos V60 y S60, cifra que se incrementará a medio plazo en hasta 1500 unidades año. Los detalles del acuerdo de compra no se han dado a conocer, salvo que los empleados de Polestar Performance pasarán a integrarse en la plantilla de Volvo a excepción del equipo de carreras Polestar, que seguirá bajo el control de Christian Dahl, su propietario hasta la fecha, quien continuará operando con él aunque bajo otra denominación diferente. En todo caso, la marca Polestar seguirá trabajando con Christian Dahl.

“Conducir un Volvo Polestar es una experiencia muy especial. Por eso hemos decidido llevar esta experiencia a un mayor número de conductores de Volvo, dedicando todos nuestros recursos al desarrollo de Polestar, que será el nombre de la versión de nuestros vehículos más potentes”, declaró Häkan Samuelssen, presidente y director ejecutivo de Volvo Cars.

Para Christian Dahl esta es una oportunidad excelente de avanzar. “Estamos enormemente satisfechos de la colaboración con Volvo en el campo del alto rendimiento, pero por encima de todo somos un equipo de carreras. Ahora tenemos la oportunidad de volver a concentrarnos en nuestra actividad principal, desarrollar vehículos Volvo y poder competir con ellos”, declaró el hasta ahora propietario de Polestar Performance