Así será la nueva Serie 6 Gran Turismo de BMW

Para reemplazar al Serie 5 GT, un modelo dotado de gran elegancia, confort, cualidades dinámicas, espacio y tecnología pero carente de la estética deportiva que el mercado espera de un vehículo Gran Turismo, BMW ha decidido dar un paso adelante y crear este Serie 6 Gran Turismo.

El cambio de nombre lo dice todo. Las cifras pares en la marca bávara se reservan a las variantes más deportivas de las series impares del guarismo precedente y esta nueva Serie 6 GT aporta justo lo que le faltaba al anterior Serie 5 GT: un diseño marcadamente deportivo y dinámico a tono con su denominación Gran Turismo.

El nuevo BMW Serie 6 Gran Turismo combina el confort de una berlina del segmento automovilístico superior con la expresión estética de un modelo cupé. La gran funcionalidad de la carrocería y el confort dinámico y la comodidad del habitáculo, apropiados para viajar relajadamente, son cualidades que ya acuñaron el carácter del modelo anterior, y que ahora perfecciona esta nueva Serie 6 Gran Turismo. En comparación con el BMW Serie 5 Gran Turismo el progreso de esta nueva Serie 6 GT queda reflejado en la elegancia deportiva, en el equipamiento, en los innovadores sistemas de mando y de asistencia, así como en el evidente aumento del comportamiento dinámico y la eficiencia.

El nuevo BMW Serie 6 Gran Turismo se presentará en septiembre con motivo del próximo salón de Fráncfort. Cuando se inicie su lanzamiento comercial (a partir del mes de noviembre), los compradores podrán elegir entre tres motores de última generación de los cuales dos podrán acompañarse con el sistema inteligente de tracción total xDrive de BMW.

Respecto del anterior Serie 5 GT, el Serie 6 Gran Turismo alarga sus proporciones para ganar en dinamismo. Mide 5.091 milímetros de largo, 87 milímetros más que el modelo antecesor, mantiene su anchura (1.902 milímetros) y reduce su altura en 21 milímetros (1.538 milímetros).

Su agresivo frontal expresa potencia. Los protectores plásticos de sus faros se prolongan hasta casi tocar la doble parrilla ovoide de gran tamaño diseñada con las formas típicas de la marca. La imagen lateral evidencia los rasgos típicos de la clásica elegancia deportiva característica de BMW: capó alargado, jaula del habitáculo desplazada hacia atrás, gran distancia entre ejes (3.070 mm), puertas con ventanas sin marco así como amplias y alargadas superficies acristaladas que se prolongan hacia la parte posterior.

Siguiendo la estética coupé del conjunto, su línea de techo se prolonga hasta la zaga, cuya altura es sensiblemente inferior (64 mm más baja). En ella, el diseño tridimensional de las luces posteriores es uno de los elementos que más le caracterizan.

En el interior, encontramos un habitáculo especialmente espacioso con un ergonómico puesto de conducción en el que todos los elementos se encuentran claramente orientados al conductor, como es tradición en la marca bavara. La posición más elevada del asiento optimiza la visibilidad y permite —gracias a la óptima distribución de los mandos— disfrutar de una conducción realmente segura. El diseño interior, la elección y alta calidad de los materiales y la precisión de los acabados configuran un ambiente moderno y selecto.

Tres cómodos asientos ofrecen espacio holgado para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras quienes, gracias a que la línea del techo es más plana que la del modelo anterior, disfrutan asimismo de mayor altura interior a bordo para sus cabezas, lo que también redunda en un mayor confort de marcha. Confort al viajar que también se incrementa debido a la nueva forma que adquiere la banqueta posterior y a la optimización del sistema de aislamiento acústico. Opcionalmente, BMW ofrece además unos asientos traseros de confort con regulación eléctrica de la inclinación de  los respaldos,

El compartimiento de carga tiene ahora 610 litros, 110 más que su antecesor, y cuenta con un umbral de carga más bajo (5 cm) que ahora coincide con la altura del piso de la zona de carga, cuyo volumen puede ampliarse hasta los 1.800 litros de capacidad (100 litros más que el Serie 5 GT) abatiendo los respaldos de los asientos (en proporción 40:20:40) fácilmente pulsando un botón. En este caso, bajo el piso del maletero el Serie 6 GT cuenta con un espacio específico habilitado para guardar el cobertor que cubre el compartimento de carga.

Respecto del Serie 5 GT, la nueva Serie 6 Gran Turismo ha reducido su peso en aproximadamente 150 kilos de media gracias al empleo de materiales ligeros y aceros de alta resistencia en su carrocería y chasis.

Los nuevos Serie 6 Gran Turismo se benefician de la innovadora tecnología de la suspensión BMW. De serie todas las versiones adoptan amortiguación neumática en el eje posterior con regulación automática del nivel. A fin de aumentar el confort dinámico, opcionalmente se ofrece la suspensión adaptativa con amortiguación neumática en ambos ejes, con control dinámico de amortiguación  y con control dinámico de los amortiguadores. Quienes opten por incorporar el Executive Drive —dotado a su vez con el sistema activo de supresión de inclinaciones que se ofrece en combinación con la dirección integral activa— disfrutarán de un comportamiento deportivo aún superior.

Con la amortiguación neumática en ambos ejes se puede ajustar manualmente la altura del coche. Basta pulsar un botón para elevar la distancia al suelo 20 milímetros, facilitando así el uso del coche en caminos o permitiéndole superar la inclinación de algunas rampas.  

Activando el modo SPORT con la tecla de la función de reglaje personalizado Driving Experience Control, sólo con pulsar un botón el coche reduce su altura en 10 milímetros, la misma distancia en que la reduce automáticamente cuando se circula por encima de los 120 km/h. Todos los sistemas opcionales del chasis pueden combinarse ahora también con el sistema de tracción total BMW xDrive.

Dependiendo de la variante del motor, la aceleración de 0 a 100 km/h es hasta 0,7 segundos (BMW 630i Gran Turismo) más rápida que su correspondiente versión anterior. Y los valores de consumos y emisiones —según el nuevo ciclo de pruebas europeo NEDC— hasta un 15 por ciento menores (BMW 640i Gran Turismo, BMW 630d Gran Turismo).

Todos los motores disponibles para el nuevo BMW Serie 6 Gran Turismo están dotados de la tecnología Twin Power Turbo más moderna y se combinan de serie con una caja de cambios Steptronic de ocho marchas. El cuatro cilindros gasolina 2.0 litros del nuevo BMW 630i GT rinde una potencia máxima de 190 kW/258 CV y su par máximo es de 400 Nm. Con este motor, el coche para el crono en 6,3 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h y ofrece un consumo combinado desde 6,6 a 6,2 l/100 km (según versiones) con unas emisiones CO2 que varían entre los 152 y los 142 g/km.

Por su parte, el gasolina 3.0 litros de seis cilindros en línea aporta una potencia máxima de 250 kW/340 CV y su par máximo es de 450 Nm. Disponible en los nuevos 640i Gran Turismo y en el nuevo BMW 640i xDrive Gran Turismo permite acelerar de 0 a 100 km h ambos modelos en apenas 5,3 segundos. Sus consumos en la medición combinada son de 7,4 hasta 7,0 litros y, desde 8,2 hasta 7,7 litros/100 km, respectivamente, con valores CO2 que oscilan entre los 169 y 159 gramos para el primero y entre 187 y 177 g/km para el dotado con tracción a las cuatro ruedas.

En cuanto a las mecánicas diesel, el nuevo BMW 630d Gran Turismo tarda  6,1 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h, mientras que el BMW 630d xDrive Gran Turismo logra hacerlo en 6,0 segundos. En el caso del BMW 630d Gran Turismo, los valores combinados de consumo y de emisiones son de 5,3 hasta 4,9 litros a los 100 kilómetros y de 139 hasta 129 g/km, mientras que los valores correspondientes para el BMW 630 xDrive Gran Turismo son de 5,9 hasta 5,5 l/100 km y, , de 154 hasta 144 g/km,  respectivamente.