Audi Q2, llega en otoño

Audi amplía su gama con la llegada del Audi Q2, un SUV compacto de 4,20 m de longitud  de vanguardista diseño  con apariencia de coupé, para cinco ocupantes y con maletero de 450 litros de capacidad, que se produce en la factoría que la marca de los cuatro aros tiene en Ingolstadt (Alemania). El nuevo Audi Q2 llegará a los mercados europeos durante el otoño de este mismo año 2016.  La marca ya ha anunciado un precio de salida para la versión 1.0 TFSI: 25.950 euros

La gama del Audi Q2 se articula inicialmente en torno a seis posibles motorizaciones, tres gasolina TFSI y tres diésel TDI, cuyas potencias van desde los 116 CV hasta los 190 CV, todas ellas con cambio manual de seis marchas de serie y S tronic de siete velocidades en opción (estos últimos siempre con levas en el volante), salvo en las versiones más potentes que será de serie, al igual que la tracción quattro con embrague multidisco. Esta última será opcional únicamente para la mecánica 2.0 TDI de 150 CV.

Como modelos de categoría Premium, los nuevos Audi Q2 dispondrán en su equipamiento de elementos distintivos tanto en acabados como técnicamente. Así, cuentan con dirección progresiva de serie, suspensión trasera de cuatro brazos (versiones quattro), con el sistema de conducción dinámica Audi drive select, y control de amortiguación (ambos opcionales), control electrónico de estabilización (ESC) desactivable en dos etapas, control selectivo de par individual para cada rueda, modo off road, sistema Audi pre sense front (de serie en toda la gama) con sistema de detección de peatones, control de crucero adaptativo con función stop&go, asistencia a la conducción en atascos Audi traffic jam assist,  Audi side assist, Audi active lane assist, sistema de reconocimiento de señales de tráfico mediante cámara, Audi park assist, Audi cross traffic assist y Audi emergency assist, entre otros muchos elementos.

Audi amplía su familia Q con un nuevo SUV compacto. El Audi Q2 es un vehículo urbano para el uso diario y el ocio, que combina un diseño progresivo con un alto nivel de funcionalidad. Los sistemas de conectividad, infotainment y de asistencia al conductor son propios de la clase superior.

 

El diseño del Audi Q2, desarrolla un lenguaje de formas geométricas con características propias que le aportan un carácter independiente respecto al resto de la familia Q de Audi. El resultado de ello es un  SUV poderoso y enérgico, con un frontal de fuerte imagen en el junto a las amplias entradas de aire, la parrilla Singleframe de diseño octogonal adopta una posición elevada. También resulta especialmente llamativa la baja línea del techo, que desciende progresivamente hasta integrarse en los pilares C mediante unos blade de color personalizables que acentúan la deportividad del Audi Q2. En la parte trasera, un spoiler largo y el difusor en la parte inferior junto a la protección para los bajos ofrecen una apariencia dinámica.

Visto desde el lateral,la alta línea de cintura del Audi Q2 resulta especialmente llamativa, al igual que los flancos, cuyo diseño se mueve hacia el interior de la zona de las puertas, enfatizando los pasos de rueda y con ello el carácter quattro del SUV compacto. El coche mide 1,51 metros de alto y 1,79 metros de ancho. Los voladizos son cortos, con una longitud total que alcanza los 4,19 metros y una distancia entre ejes de 2,60 metros. Medidas compactas que facilitaran el acceso a cualquier plaza de aparcamiento

Audi permite a cada cliente configurar el nuevo Q2 a su gusto en muchos aspectos ofreciendo para ello accesorios que varían según la línea de acabado para dar al vehículo un aspecto deportivo o realzar su apariencia todo terreno. Las ediciones design y sport se diferencian tanto exterior como interiormente. Esto se puede acentuar con los paquetes deportivo S line y exterior S line. Bien como opción o instalados de fábrica, la línea de accesorios originales de Audi ofrece soluciones de personalización adicionales, como elementos de fibra de carbono para la carrocería, el pack offroad o láminas adhesivas decorativas para distintas zonas de la carrocería, entre otras muchas posibilidades.

 

La amplitud de sus puertas y el alto umbral característico de los SUV facilitan el acceso a su interior. En él, encontramos espacio para cinco pasajeros. Al volante, la posición de conducción transmite sensaciones deportivas a su conductor a la vez que la amplia visibilidad característica de un SUV.. El habitáculo ofrece una elevada rigidez, gracias a los aceros de alta resistencia empleados en su construcción. Esto, junto con la carrocería especialmente optimizada para absorber vibraciones y la  experiencia constructiva de Audi en materia de aeroacústica y aerodinámica, permiten reducir al máximo el nivel de ruidos a bordo, garantizando elevado confort a los ocupantes. El modelo base de la gama Q2 alcanza un Cx de 0.30, un valor extraordinario para un vehículo de su segmento.

 

En el interior, los clientes también tienen muchas maneras de expresar su estilo personal. Colores como el amarillo, naranja y rojo pueden ser seleccionados para elementos decorativos y ciertas zonas de los asientos, así como costuras de contraste. Los guarnecidos también están disponibles en material plástico de colores a juego con los asientos o en aluminio. Las opciones de tapicerías van desde telas de gama alta al cuero napa fina. Por la noche, el paquete de iluminación opcional LED hace que el interior se muestre especialmente atractivo. En la versión superior, bandas de luz LED iluminan la parte frontal del salpicadero y la zona de las piernas con una luz homogénea. Hay diez colores disponibles, que se pueden seleccionar a través del MMI.

El maletero tiene una capacidad de 405 litros y puede aumentar hasta los 1.050 litros cuando se abate el respaldo de los asientos traseros. Las opciones incluyen portón de accionamiento eléctrico y respaldos de los asientos traseros divididos en tres secciones; la sección central sirve como un gran paso directo de carga, práctico para el transporte de objetos largos como por ejemplo unos esquís o una estantería.

El manejo del Audi Q2 es fácil y ergonómico. La pantalla de 7 pulgadas del MMI radio plus (de serie) está colocada en una posición alta en el salpicadero. Las funciones se manejan desde el pulsador de control giratorio y dos botones situados en la consola central. Su tamaño puede llegar hasta las 8,3 pulgadas en el caso de escoger el MMI Navegación plus con MMI Touch. Su estructura de menús y la superficie táctil del mando de control giratorio permite navegar y ampliar la imagen con un funcionamiento rápido y preciso. El control por voz y la función de búsqueda mediante el MMI resultan muy intuitivos: apenas se necesitan unos pocos caracteres para acceder a la función deseada.

El Audi virtual cockpit está disponible como alternativa al sistema de información al conductor (FIS) de fácil lectura. Su pantalla de 12,3 pulgadas muestra gráficos muy detallados y ofrece dos modos de visualización: uno se centra en el cuentarrevoluciones y el velocímetro, y el otro hace hincapié en los datos de navegación e infotainment. El modo de visualización se selecciona a través de los mandos del volante multifunción, que es de serie en el Audi Q2. Además de la instrumentación completamente digital y de los avanzados sistemas de infotainment se ha incorporado una tercera tecnología de vehículos de la categoría superior, el head-up display. Proyecta información importante sobre un panel de vidrio en el campo visual directo del conductor. Esta información puede incluir datos de navegación, la velocidad del vehículo, información de los sistemas de asistencia y mensajes de advertencia.

En colaboración con Cubic Telecom, Audi ha desarrollado la Audi connect eSIM para facilitar la máxima conectividad y acceso  a soluciones del Audi Q2. Se trata de una tarjeta SIM (conocida como eSIM) instalada de forma permanente, que los clientes adquieren en combinación con el paquete opcional Audi connect.que incorpora los servicios Audi connect a bordo del vehículo, incluyendo la navegación con Google Earth y Google Street View, información sobre tráfico, viajes y aparcamiento y acceso a Twitter o al correo electrónico.

La nueva tarjeta SIM integrada incluye un plan de tarifa plana de datos para utilizar estos servicios. No se requiere proceso de activación, permite el roaming en la mayoría de los países europeos, y puede acceder de forma automática al proveedor de cada país específico, si fuera necesario. Así, se eliminan los elevados costes de roaming específicos en cada país y las inconvenientes confirmaciones de itinerancia. Independientemente de los servicios de Audi connect integrados, los clientes también pueden adquirir paquetes adicionales de datos para el punto de acceso Wi-Fi, componente adicional de los sistemas de navegación opcionales. Esto permite a los pasajeros navegar por internet con tarifas especiales con sus smartphones, tablets y otros dispositivos. Si un cliente selecciona un paquete de datos europeo con roaming, la transferencia de datos también trabajará automáticamente en 4/29 consecuencia cuando se cruce una frontera –y por lo tanto cambiará de proveedor de internet– a precios fijos.

Con la nueva eSIM al usuario se le concede el acceso al uso de los servicios Audi connect cuando adquiere el vehículo y, en combinación con el MMI Navegación plus, el uso es gratuito durante tres años. Con el MMI Navegación el uso está incluido durante tres meses, ampliable a tres años por una cuota adicional. Pasado este período, los clientes pueden extender el acceso a los servicios comprando una nueva licencia a través de su concesionario oficial.

Además, atractivos módulos de info entretenimiento a bordo, como el Audi smartphone interface, de serie en las ediciones sport y design, completan la gama. Vincula teléfonos móviles iOS y Android a Apple Car Play y Android Auto. La aplicación gratuita Audi MMI permite reproducción en streaming y la posibilidad de transferir un calendario desde un smartphone al MMI. La app para sistema operativo iOS también incluye la función de destinos myAudi, que permite enviar datos de un destino al sistema de navegación del Audi Q2.

En cuanto al sistema de sonido, el equipo de radio dispone de sintonizador digital DAB (Digital Audio Broadcasting) y sistema de sonido Bang & Olufsen, con 14 altavoces decorados en aluminio brillante anodizado en el caso de los altavoces y con bandas de luz LED de color blanco que brillan en la oscuridad en el caso de los altavoces situados en las puertas delanteras.

Los sistemas de asistencia al conductor para el Audi Q2 proceden directamente del segmento superior. El Audi pre sense front, un elemento de serie, reconoce situaciones peligrosas que puedan ocurrir con el cruce de peatones u otros vehículos en la parte delantera del vehículo gracias a la utilización de un radar El sistema avisa al conductor y a velocidades bajas puede incluso iniciar una frenada, si es necesario, hasta detenerlo por completo.

Los sistemas opcionales son muy variados y ofrecen un alto rendimiento. Audi ha incluido algunos de ellos en el paquete de asistencia, como el control de crucero adaptativo (ACC) con función Stop&Go y asistente de conducción en atascos. El primero opera con apoyo del radar para mantener la distancia deseada respecto al vehículo precedente. Otro elemento destacado del Q2, el asistente de conducción en atascos Audi traffic jam assist, hace uso de sensores de ultrasonido adicionales y una cámara frontal. También puede hacerse cargo de la dirección en carreteras con buen firme a velocidades de hasta 60 km/h. El Audi side assist monitoriza los cambios de carril utilizando el radar, y el Audi active lane assist, con el apoyo de una cámara de vídeo, ayuda al conductor a mantener la trayectoria en el carril. Si el conductor no reacciona a los avisos en caso de una salida involuntaria de carril, el nuevo asistente de emergencia es capaz incluso de detener el vehículo de forma autónoma. El sistema de reconocimiento de señales de tráfico muestra gráficamente los límites de velocidad al conductor, las zonas de paso y zonas de acceso restringido, así como señales auxiliares.

La última generación del sistema de ayuda aparcamiento puede maniobrar el SUV compacto en espacios de estacionamiento en línea o en batería. Al realizar la maniobra en batería, el asistente de tráfico cruzado Audi rear cross traffic entra en juego; utiliza sus sensores de radar para supervisar el tráfico detrás del Audi Q2.

Audi ofrece una selección de seis motores para el Q2: tres TFSI y tres TDI cuya potencia está comprendida entre 116 CV (85 kW) y 190 CV (140 kW). La gama de motores sigue el principio del rightsizing: se ha buscado el equilibrio perfecto entre el tamaño y categoría del vehículo, la cilindrada del motor, la potencia, el par y un comportamiento eficiente en condiciones de uso cotidiano. Las cilindradas de los motores en el Audi Q2 van de 1.0 a 2.0 litros.

El motor de acceso a la gama Audi Q2 es el excepcionalmente eficiente 1.0 TFSI de tres cilindros. Con una cilindrada de 999 cc, rinde 116 CV (85 kW) y un par máximo de 200 Nm. Con el motor 1.0 TFSI y cambio manual, el compacto SUV pesa sólo 1.205 kg.

Por encima está el 1.4 TFSI (150 CV/110 kW) equipado con el sistema de desactivación de cilindros COD (cylinder on demand). Combinado con el cambio manual de seis velocidades, el COD desactiva los cilindros número 2 y 3 cuando se funciona con cargas de hasta 100 Nm y al rodar por inercia cuando el régimen de giro del motor está entre 2.000 y 3.200 rpm. Con la caja de cambios de doble embrague, la desactivación de los cilindros se produce antes, entre 1.400 y 3.200 rpm. Con el cambio S tronic este motor consume de media apenas 5,2 litros de combustible cada 100 km, equivalente a unas emisiones de CO2 de 119 g/km.

El tope de la gama gasolina es el potente 2.0 TFSI (190 CV/140 kW), para el que Audi ha desarrollado un nuevo proceso de combustión que permite que el motor de cuatro cilindros consiga los beneficios de economía de combustible de un motor de menor cilindrada cuando funciona a carga parcial, con las ventajas de un motor con gran cilindrada funcionando con cargas elevadas. Esto se traduce en una excelente eficacia y rendimiento en todo el rango de funcionamiento del motor.

La puerta de entrada a los motores diésel es el cuatro cilindros con 1,6 litros que entrega 116 CV (85 kW). Por encima está el 2.0 TDI, disponible con dos niveles de potencia: con tracción delantera rinde 150 CV (110 kW) y en su variante de 190 CV (140 kW) se asocia al cambio S tronic y a la tracción quattro. El consumo es muy reducido a pesar de unas ágiles prestaciones.

Audi ofrece el Q2 con transmisión manual de seis velocidades y transmisión de doble embrague S tronic de siete velocidades en combinación con todos los motores. Las excepciones son el 2.0 TDI y el 2.0 TFSI, en los que el cambio de doble embrague de nuevo desarrollo es de serie. Este cambio destaca por su rapidez en la transición de marchas que permite una aceleración constante sin que apenas se note un vacío en la potencia de propulsión y por su elevado nivel de eficiencia, que se puede atribuir al nuevo sistema de circulación de aceite y a la reducción de la fricción.

La dirección progresiva es de serie en todas las versiones. En este sistema. el dentado de la cremallera de la dirección está diseñado para variar la relación de desmultiplicación en función del ángulo de giro del volante. Con grandes movimientos de dirección es más directa, haciendo la conducción más dinámica.

El sistema de tracción total permanente quattro es estándar con el motor TDI más potente y con el 2.0 TFSI. Los clientes también pueden elegir opcionalmente la tracción quattro con el 1.4 TFSI COD y con el 2.0 TDI de 150 CV (110kW), un atractivo nivel de entrada al mundo quattro. El embrague multidisco hidráulico controlado electrónicamente transfiere el par casi en su totalidad a las ruedas delanteras en conducción normal, pero puede repartir el par de forma variable y rápidamente hacia el eje trasero. De esta forma, la tracción quattro combina el placer de conducción y la seguridad, elevándolos a un nuevo nivel. El sistema torque vectoring, una sub función del ESC, complementa su rendimiento.

El sistema Audi drive select opcional permite al conductor elegir entre cinco modos de conducción: auto, comfort, dynamic, efficiency e individual. El Audi drive select tiene efecto sobre los sistemas del vehículo; por ejemplo, influye en el funcionamiento de la dirección, el cambio automático, así como en la amortiguación adaptativa opcional. El Audi Q2 también está equipado para adaptarse a las condiciones fuera de la carretera con el modo offroad para el ESC, y con una altura libre al suelo de casi 15 centímetros.

El SUV compacto se fabrica en la planta principal de Audi en Ingolstadt. Desde mediados del mes de julio se admiten pedidos, y el lanzamiento en el mercado europeo tendrá lugar en otoño de 2016. El precio base para el 1.0 TFSI es de 25.950 euros.