Audi virtual cockpit, prosigue su implantación

Audi prosigue con la implantación de su innovador sistema de instrumentación digital, el Audi virtual cockpit, en los distintos modelos de su gama. Además de por su gran atractivo visual, esta nueva tecnología de la marca de los cuatro aros ofrece todas las ventajas habituales de una instrumentación analógica a la que se le añaden las múltiples posibilidades que ofrece un sistema digital configurable que facilita el trabajo del conductor, lo que añade importantes ventajas en materia de seguridad y confort.

 

Los últimos modelos de Audi en contar con el sistema Audi virtual cockpit son el nuevo Audi Q2 y la renovada gama Audi A3, pero Audi estrenó el sistema Audi virtual cockpit en 2014 en la tercera generación del Audi TT Coupé. En la actualidad, la marca de los cuatro aros ofrece este revolucionario sistema de instrumentación digital en las gamas Audi Q2, A3, A4 y A4 Avant, A5 Coupé, TT Coupé y TT Roadster, así como en el SUV de alta gama el Audi Q7 y en el deportivo de altas prestaciones, el R8. En este último, junto a los Audi S5 y S5 Coupé, los TT Coupé y Roadster y los Audi SQ7 y Q7 e-tron quattro, el Audi virtual cockpit forma parte del equipamiento de serie.

El sistema Audi virtual cockpit presenta las imágenes en un display TFT de 12,3 pulgadas con una gran resolución, que alcanza 1.440 x 540 píxeles. El secreto de la extraordinaria nitidez y del contraste que ofrece esta pantalla está en el procesador gráfico que trabaja en segundo plano, un Tegra 30 de la serie Tegra 3, fabricado por Nvidia. Con cuatro núcleos y una frecuencia de ciclo superior a 1 GHz, este microprocesador se combina con un programa especial que puede generar gráficos animados en 3D y es capaz de realizar ocho mil millones de operaciones de cálculo por segundo.

Para conseguir una calidad de imágenes superior, Audi utiliza una serie de sofisticados efectos. La aguja del cuentarrevoluciones, por ejemplo, se mueve con total fluidez y precisión gracias a que su posición se recalcula con una velocidad de hasta 60 fotogramas por segundo. Y los reflejos del cristal del display en función del ángulo visual se imitan de forma muy realista, para que la impresión sea la de estar contemplando una instrumentación convencional, pero con las ventajas de contar siempre con la mayor nitidez. Además, los desplazamientos entre la listas y los menús están basados en un modelo físico que tiene en cuenta factores como la inercia, para ofrecer al conductor una experiencia lo más realista posible.

Una ventaja adicional para el conductor es que el Audi virtual cockpit ofrece distintas posibilidades de configuración, que se pueden seleccionar a través de la tecla correspondiente en el volante multifunción plus. En la vista clásica los relojes se presentan con un tamaño y disposición similar al de la instrumentación analógica de cualquier modelo de Audi. El modo Infotainmet ofrece un gran espacio central para mostrar el mapa de navegación o las listas de los menús Teléfono, Audio y Radio en primer término, desplazando el velocímetro y el cuentarrevoluciones a ambos lados en la parte inferior. El conductor puede consultar así el mapa del sistema de navegación, por ejemplo, sin apenas tener que apartar la vista de la carretera.

En función del modelo, el Audi virtual cockpit puede contar con modos adicionales o funciones ampliadas. En el Audi TTS o en el Audi R8 el modo deportivo ofrece un cuentarrevoluciones central dominando la imagen, con un anillo interior que presenta la velocidad mediante cifras digitales. El modo Performance en el Audi R8 incluye un indicador luminoso para informar al conductor si se alcanza el régimen máximo de giro del motor. Otras funciones adicionales son, por ejemplo, la indicación de la presión de sobrealimentación en el Audi TTS, los indicadores de potencia y par y el medidor de fuerzas G en el Audi R8 o las informaciones sobre el flujo de energía y el estado de carga de la batería en el caso del Audi Q7 e-tron, que añade pantallas específicas con estadísticas de ahorro de combustible y visualizaciones gráficas con la autonomía eléctrica. En el caso del Audi TT, cuando se equipa la cámara de visión trasera, el Audi virtual cockpit también puede mostrar una imagen de la zona posterior del vehículo, así como el ángulo de giro de la dirección, lo que facilita las maniobras de aparcamiento.

En función del modelo, el precio del Audi virtual cockpit oscila entre los 365 y los 735 euros. En todos los casos puede formar parte también de algunos de los paquetes opcionales, y su montaje está siempre vinculado al sistema Audi Navegación plus y al volante multifunción plus.