Bentley Fliying Spur W12 S

Bentley ha anunciado recientemente la introducción de un nuevo tope de gama en la familia del Flying Spur, una soberbia mezcla de lujo, estilo y potencia: el Flying Spur W12 S. Esta nueva versión del conocido modelo de la marca británica se ha convertido en el su primer sedán cuatro puertas que alcanza los 325 km/h de velocidad punta. Con ella, Bentley, busca ofrecer una experiencia más deportiva para aquellos propietarios que quieren disfrutar de una mecánica dotada de mayor potencia, par y capacidad de respuesta.

 El Flying Spur W12 S cuenta con una serie de elementos de estilo en color oscuro que hacen alusión a sus nuevas y mejoradas capacidades dinámicas. Así, cuenta con un conjunto de inserciones en color negro brillante que destacan el estilo y fuerza de la tradicional parrilla Beluga del radiador, las ópticas delanteras, el difusor trasero y chapas de fibra de carbono opcional, proporcionando a esta nueva variante un potente apariencia que avisa de su elevado rendimiento.

 Según Wolfgang Dürheimer, presidente y director ejecutivo de Bentley Motors,: "El Flying Spur W12 S combina nítidamente la dinámica y potencia del prestigioso motor W12 con un diseño tanto exterior como interior más asertivo para aquellos clientes que buscan un Flying Spur con actitud marcadamente deportiva ".

El Flying Spur W12 S ofrece una características mejoradas en cuanto a potencia y par motor Gracias a una precisa calibración y puesta a punto del poderoso W12 6.0 litros biturbo su potencia ha aumentado de hasta los 626 CV, ofreciendo 820 Nm de par a partir de las 2.000 rpm, un descomunal potencial gracias al cual este Bentley ofrece una experiencia de conducción aún más dinámica si esfuerzo aparente.

Sus 325 km/h de velocidad máxima le convierten en el primer cuatro puertas de la marca en superar los 320 km/h, siendo capaz de alcanzar desde parado los 100 Km/h en 4,5 segundos. Para lograrlo, Bentley ha recurrido, como viene siendo tradición últimamente en la marca, al uso de un sistema de tracción de cuatro ruedas motrices con un reparto de par en el que se prima levemente al eje trasero (40:60) para ofrecer más seguridad en todo tipo de circunstancias, independientemente de la carretera o la climatología. 

Como complemento a estas mejoras de la mecánica, el Flying Spur W12 S también incorpora un nuevo sistema de suspensión adaptado especialmente a esta versión para mejorar tanto su rendimiento como el controlar la superior capacidad de tracción que aporta el mayor potencial del que dispone. El nuevo buque insignia de la gama Flying Spur permite al conductor regular las leyes de amortiguación y del control de estabilidad a su gusto para obtener una experiencia de conducción más ágil. Esto hace del Flying Spur no sólo un vehículo en el que además de disfrutar del chofer, su propietario pueda disfrutar plenamente de emociones deportivas mientras lo conduce. Para detenerlo, Bentley recurre a unos discos carbono cerámicos sobredimensionados con las pinzas acabadas en color rojo o negro brillante.

 El equipo de diseño de Bentley ha dotado al Flying Spur W12 S de un carácter ciertamente deportivo que la berlina británica manifiesta gracias a la combinación de las tradicionales señas de identidad de Bentley con la afilada línea de su silueta, que viene a representar la posición de un atleta en el momento de la salida, con una trasera muy musculosa. En el frontal, las luces LED de circulación diurna destacan aún más gracias a los elementos en color negro brillante antes mencionados. Y los laterales llaman aún más la atención gracias a las elegantes y modernas llantas de aleación de 21 pulgadas con diseño de 7 radios que añaden un soberbio toque de distinción a todo el conjunto.

 Un conjunto en el que los marcos de la parrilla del radiador, de las ventanillas, de las ópticas , del difusor trasero así como las inserciones de los tiradores de las puertas y las cubiertas de los lavafaros están acabados en ese color negro brillante que le aporta mayor imagen deportiva.  La “S” indicativa de Sport que aparece sobre el embellecedor del pilar C nos avisa a las claras que bajo su capó se esconden muchos caballos.

 En el interior el Flying Spur W12 S hay nuevos detalles que tienden a mejorar su ya bien lograda estética de lujo aportando un claro tono más deportivo, pese a que sigue existiendo todo un vademécum de detalles con los que personalizar y adaptar el habitáculo al gusto del cliente. Su acabado prácticamente artesanal cuenta con una amplísima paleta de colores con la que definir el ambiente predominante a bordo, con distintos acabados y combinaciones posibles para salpicadero, guarnecidos y asientos que llegan hasta el último detalle. Así donde otros Flying Spur incorporan madera, el W12 S ofrece atractivos remates cerámicos en color negro pulido, elegantes elaboraciones en fibra de carbono satinada, o atractivos pespuntes y costuras, como las que bordan la leyenda W12 S en los reposacabezas.

 Aunque no ha dado muchos datos al respecto, Bentley afirma haber completado esta variante del Flying Spur con un amplio conjunto de tecnologías a bordo que hacen del habitáculo un lugar ideal donde seguir trabajando o relajarse con el coche en movimiento. Además de plena conectividad y Wifi, cuenta con una consola central trasera oculta que se abre al pulsar un botón, desde la cual se puede controlar a través de la pantalla táctil los sistemas de climatización e infoentretenimiento del vehículo

Las entregas a clientes del nuevo Flying Spur W12 S comenzarán a finales de este mismo año 2016 y, aunque no se ha facilitado el precio, a buen seguro que la versión más asequible contará con casi un 2 encabezando las 6 cifras de su valor mínimo de adquisición, cifra que se puede elevar cuantiosamente en función de los caprichos que el tamaño de la cartera de su dueño vaya expresando.