CXperience, el concept de Citroën en el Salón de París

Citroën ha anticipado la revelación del concept car que expondrá en su stand del Salón del Automóvil de París a primeros del próximo mes de octubre. Se trata del Citroën CXperiencie Concept, un vehículo que muestra la capacidad de la marca del doble chevron para trasladar su actual filosofía de producto “Be Different, Feel Good” al segmento de las grandes berlinas.  Dotada con un diseño distintivo, este nuevo concept también se beneficia de los avances logrados con el  programa “Citroën Advanced Comfort®”.

 

El CX Concept es una berlina dos cuerpos de alta gama de 4,85 m de longitud. (casi seis cm menos que el C6 que Citroën vendió hasta 2013)  Su silueta muestra las aspiraciones de la marca por volver a intentar situarse a escala internacional en ese segmento de las grandes berlinas , en el que tradicionalmente las marcas generalistas no han logrado demasiados éxitos. Para ello, la propuesta de este CXperience Concept, rompe —como siempre trató de hacer Citroën en este segmento— con los criterios establecidos, buscando con ello crear un nuevo camino que ampare la nueva ofensiva en la estrategia de la marca.

El CXperience Concept sirve a Citroën para mostrar las posibilidades de desarrollo que busca obtener con su programa “Citroën Advanced Comfort”, pensado para proporcionar bienestar y confort a las personas que viajan a bordo del vehículo. Las bases que rigen el programa están presentes en cada etapa del proceso de desarrollo de sus modelos, y en ellas toma como referencia las expectativas de los clientes para apoyar tanto la creación estilística como la técnica. 

El CXperience Concept reinterpreta los códigos de la gran berlina de alta gama. Para ello ha  trabajado hasta en los más pequeños detalles. Destaca por ofrecer un diseño muy aerodinámico Sus formas son 100% Citroën, fácilmente identificables y memorizables. Diseñado en el centro Citroën de Vélizy, este concept introduce los nuevos códigos estéticos de la marca en un nuevo segmento, mostrando para ello una propuesta innovadora inspirada en el universo high-tech en su exterior y en el del mobiliario y los viajes, en su interior.

 

En su carrocería dos volúmenes de postura realzada, las puertas disponen de apertura inversa. Sus audaces y dinámicas líneas combinan las generosas dimensiones del modelo y con unos volúmenes suaves dotados de lenguaje estilístico propio. El coche mide 4,85 m de largo por 2m de ancho, con una línea de techo muy baja (1,37 m de altura) y voladizos muy cortos para dotar de máxima amplitud (3 m) a la distancia entre ejes, lo que augura un interior de gran habitabilidad y espacio disponible. Para dar mayor sensación de pertenencia a la gama superior, el CXperience Concept reposa sobre grandes ruedas de 22 pulgadas sobre unas atractivas llantas de cinco brazos.

 

En su frontal, la firma luminosa innova al reinterpretar la iluminación a dos alturas, una de las actuales señas de identidad de Citroën que destaca en el liso diseño a ambos lado de la calandra específica. Los chevrones y su doble barra cromada se alargan hasta las luces acentuando la anchura del vehículo. La atención se dirige así hacia las luces diurnas en forma de “V”,. Una mirada tecnológica, firmada por finas láminas de 3 mm de ancho, entre las cuales se integran de manera elegante los intermitentes. En la parte inferior hay 3 proyectores de LED direccionales a cada lado del vehículo. Para mejorar su eficiencia, los paragolpes delanteros acogen entradas de aire pilotadas. A cada lado del vehículo se encuentran unos flaps móviles que se abren o cierran con el fin de contribuir a la mejora de la aerodinámica en marcha y a la practicidad en las maniobras.

En su parte trasera, CXperience Concept confirma su carácter con unas aletas bien marcadas y una luneta trasera de forma cóncava, completada en su parte inferior con un alerón móvil que mejora su aerodinámica. Las ópticas traseras 3D con fibra óptica laser retoman la forma en “V”. Los intermitentes están integrados en su parte central y disimulados bajo una fina lámina cromada no plateada.

 

Este conjunto luminoso está encastrado en una zona técnica negra que sigue el contorno del maletero de una manera armoniosa, subrayando la anchura del vehículo. Como los nuevos productos de la marca, los chevrones implantados en la parte trasera del concept car son negros con un acabado lacado.

Otro importante elemento estilístico característico: sus puertas de apertura inversa. Su forma de autoclave sube hacia la parte superior del techo y la apertura perpendicular a 90° (en el eje de la llanta) hace más fácil el acceso al interior. Ofrecen una vista inigualable del habitáculo, a la vez espacioso y de alta gama. Una puesta en escena del confort, que invita a viajar.

El habitáculo está inspirado en el universo de la arquitectura, la decoración y el mobiliario, y se ha  diseñado en un estilo contemporáneo muy depurado y realizado con materiales de alta gama.

 

Además del volante monobrazo, guiño a la innovadora historia de la marca, el salpicadero flotante se ha trabajado en sentido horizontal. Aparece en 3 dimensiones, como un tubo cortado y esculpido que se prolonga de la puerta trasera derecha a la puerta trasera izquierda en un único elemento. Tal presentación aporta una impresión de ligereza, espacio y amplitud. En cuanto al ambiente, los tonos amarillos, aportan alegría y continuidad visual entre la persona que conduce y sus compañeros de viaje.

Los asientos, objeto de especial atención, están revestidos en la superficie con una malla tejida con efecto acolchado en cálido tejido amarillo,. Los respaldos están tratados, como el salpicadero, con una elegante madera de nogal, de tonos claros. Los interiores de las puertas, con formas que crean relieves y hornacinas, están elaborados con materiales de calidad.

Desde siempre, Citroën ha cuidado mucho el confort a bordo y en el CXperience Concept no iba a hacer una excepción. Luminosidad, habitabilidad, ergonomía y conectividad, aportan bienestar y favorecen el diálogo y la convivencia a bordo

.

El programa Citroën Advanced Comfort, bajo el que se ha diseñado el CXperience Concept, revoluciona los códigos del confort.  Pensado como “segundo hogar” el CXperience Concept filtra el mundo exterior y las exigencias de la carretera e incorpora un novedoso módulo de suspensiones, con topes hidráulicos progresivos. Esta tecnología, exclusiva de Citroën y presentada hace algunas semanas, permite mejorar notablemente la calidad del filtrado, independientemente del estado del firme, garantizando un agrado de conducción sin igual. El resultado: un confort máximo, al más puro estilo Citroën

.

A bordo, todo está pensado para favorecer el bienestar. Los asientos constituyen el elemento del coche que más en contacto está a bordo con los pasajeros. Amplios y envolventes, ofrecen un mullido y una sujeción únicos, gracias a una espuma suave con memoria de formas, que invitan a una experiencia de viaje diferente. En la primera fila, la persona que conduce y su copiloto disponen de asientos individuales desbordantes y muy acogedores. Estos rasgos se mantienen en la segunda fila, con asientos envolventes. Una sensación física amplificada por la utilización de materiales cálidos y naturales. Los  asientos delanteros se han diseñado de tal manera que, gracias al ajuste de la altura de los respaldos y al emplazamiento de los reposacabezas, ofrecen una mejor visibilidad para los pasajeros de las plazas traseras.

Volúmenes amplios e ingeniosos huecos portaobjetos, que hacen la vida más fácil completan la vida a bordo. La percepción de espacio también procede del salpicadero,; gracias a su tratamiento gráfico de gran transversalidad. La consola central, de  fluido diseño, proporciona un hueco portaobjetos adicional, así como un compartimento destinado a recargar el smartphone por inducción. Otros espacios repartidos por el habitáculo contribuyen también al confort de los ocupantes y a su bienestar cotidiano.

Cada ocupante dispone de un espacio bañado por la luz gracias a ll gran superficie acristalada lateral que engloba toda la cabina y a dos zonas acristaladas que recorren todo la longitud del techo. La iluminación ambiente, lo mismo que el purificador del aire, sumergen a los ocupantes en un espacio “Feel Good”: una burbuja de bienestar que resulta ideal para recargar energías.

También, y para asegurar la tranquilidad de la persona que conduce y aligerar su carga mental, los datos útiles para la conducción se proyectan sobre su campo de visión en el parabrisas, en una gran lámina “head up display”.

El CXperience Concept Citroën CXPERIENCE es acogedor, confortable e hiperconectado. Dispone para ello de una interfaz hombre-máquina muy intuitiva, pensada para asegurar una continuidad digital entre la persona que conduce y sus pasajeros. La inteligencia tecnológica favorece la interacción y hace más sencilla la utilización del vehículo y de sus equipamientos. Beneficia tanto a quienes viajan en las plazas delanteras como en las traseras, con especial atención para estos últimos.

 

Integrada en el centro del salpicadero, la pantalla panorámica de 19’’de formato 16/3 constituye la pieza maestra a bordo. Como centro de control del vehículo, permite liberar el salpicadero de mandos superfluos y refuerza la impresión de anchura y de espacio que reina a bordo. Su tamaño permite agrupar todas las funcionalidades: climatización, ayudas a la conducción, navegación y dispositivos multimedia. Está formada por zonas muy distintas que muestran información tanto a la persona que conduce como al pasajero mediante un sistema “multi-ventana” reconfigurable en 1/3-2/3 o 2/3 -1/3 o a pantalla completa siguiendo la experiencia a bordo deseada. La puesta en escena del sistema de info-entretenimiento  permite navegar y disponer de información sobre el trayecto, de elegir su propia música o, incluso, ver su película favorita. El CXPERIENCE CONCEPT ofrece servicios conectados, con el fin de poder, por ejemplo, gestionar a distancia la apertura del portal o la recepción de una entrega a domicilio.

 

La continuidad digital y la activación de ciertas funcionalidades a bordo está asegurada mediante otros dos elementos de control: un smartphone y una tablet. Delante, la consola central incluye un soporte específico para el smartphone. Recargable mediante inducción magnética y conectado a las pantallas,el smartphone sirve de llave para arrancar el vehículo y de controlador para activar numerosos reglajes (confort, fotos, vídeos, etc.).

 

Detrás, una tablet se pone a disposición de los pasajeros. Presentada en un refinado estuche, permite regular al mismo tiempo los asientos o la climatización y compartir, de manera intuitiva y lúdica, datos y funcionalidades, sobre todo a través de la nueva aplicación Share with U. Ese nuevo servicio permitirá compartir con los compañeros de viaje ficheros multimedia (juegos, música, vídeos) de manera sencilla y disfrutar al máximo de la estancia a bordo del vehículo.

 

El Citroën CXPERIENCE CONCEPT apuesta por retrovisores high-tech. Como complemento de las cámaras delantera y trasera, los tradicionales retrovisores exteriores han dejado su lugar a dos discretas cámaras laterales cuyas imágenes se retransmiten a pequeñas pantallas digitales. Rodeados de círculos cromados, están situados a lo largo del interior de las puertas y sobre el mismo elemento decorativo en el que están los altavoces y los aireadores.

 

Esta visualización óptima del entorno del vehículo en 360° hace más fáciles las maniobras y los desplazamientos. Hiperconectado y en sintonía con los tiempos, el concept car también recibe la ConnectedCAM Citroën™ estrenada en primicia mundial en el nuevo C3. Situada justo detrás del retrovisor interior, esta cámara HD con objetivo gran angular, conectada, que graba todo cuanto la persona que conduce ve frente a él. Testigo de sus experiencias sobre la carretera, captura en imágenes o en vídeos instantes de la vida para compartirlos en las redes sociales o como un recuerdo puramente personal.

 

Para estimular las sensaciones a bordo, los diseñadores también han puesto un especial cuidado en la espacialización del sonido en el habitáculo. Los equipos de Diseño Citroën han trabajado en este aspecto siguiendo el mismo principio que el utilizado en el concept car Citroën AIRCROSS, un SUV presentado en primicia mundial en Shanghái el año pasado. Los reposacabezas delanteros y traseros disponen de 2 altavoces, una base y micros integrados. En busca de una mayor facilidad en las conversaciones o en la vigilancia de los más pequeños, hay cámaras integradas que sirven para visualizar a cada uno de los pasajeros y que permiten, incluso, abrir una sesión de videoconferencia.

 

Para su impulsión, el CXperience Concept recurre a una solución híbrida plug-in. Su motor gasolina desarrolla de 150 a 200 CV y a la energía suplementaria aportada por su motor eléctrico (hasta 107 CV / 80 kW), puede funcionar en modo 100% eléctrico (ZEV -Zero Emission Vehicle) con una autonomía de 60 km en uso eminentemente urbano y ayudarle a limitar el consumo en carretera al usar al tiempo las dos energías en las sucesivas aceleraciones. En autopista, el motor térmico completa al de combustión para ofrecer una potencia acumulada de 300 CV.

 

La batería de 13 kWh se recarga en 4h30 con un dispositivo de recarga standard, o en menos de 2h30 con una solución de recarga ultra fácil gracias a un cargador de 6,6 kW adaptado para una conexión a una toma de 32 A.

 

La arquitectura del CXperience Concept es ingeniosa y única. La caja de cambios automática electrificada  de 8 velocidades se sitúa transversalmente entre el motor térmico y el eléctrico; una batería compacta bajo el habitáculo permite la electrificación del tren trasero. La habitabilidad de los pasajeros y el volumen de carga del maletero se ven así preservados.

 

El Citroën CXperience Concept se podrá contemplar desde primeros del mes de octubre en el Salón del Automóvil de París, donde Citroën también mostrará al nuevo C3, con el que la marca busca recuperar terreno en el competitivo y plagado segmento B.