Del Kadett al Astra, 11 generaciones en 80 años

24 millones de compactos Opel han sido matriculadas en todo el mundo desde que la marca alemana diera comienzo a la comercialización del Kadett, primero, y posterioremente del Astra.  Si se pusieran uno detrás del otro, la fila de vehículos rodearía el globo terrestre dos veces y media a la altura del ecuador. En total, son ya once las generaciones de modelos de la marca comercializadas en el segmento de los compactos desde que en 1936 se iniciara la venta del Kadett en Alemania. Casi ochenta años de presencia ininterrumpida en el mercado con un único cambio de nombre, el de Kadett por el de Astra.

Cuando se inicie la comercialización del nuevo Opel Astra que se presenta este próximo mes de octubre en el Salón de Francfort, Opel habrá comercializado más de 24 millones de unidades de sus modelos del segmento compacto Kadett y Astra desde que en 1936 se presentó en el mismo con la primera de las once generaciones que entre ambos suman.

La inminente próxima generación del Astra se basa en una arquitectura lígera totalmente nueva, impulsada por motores de última generación y con características hasta ahora  sólo disponibles en categorías superiores. De estilizado diseño su aspecto será el más más deportivo ofrecido por el Astra hasta la fecha, combinándolo además con una gran eficiencia. Esto, junto con su elegancia y las relevantes innovaciones que presenta situarán al Astra en lo alto de su segmento. El nuevo Opel Astra se presenta en Francfort, con motivo del Salón Internacional del Automóvil (IAA) durante los próximos 17 al 27 de septiembre.

Con el nuevo Astra, Opel refrenda una vez más su fuerte presencia en el disputado y muy competitivo segmento de los compactos ofreciendo un producto de gran aceptación en los diferentes mercados en los que la marca está presente. Un segmento en el que está a punto de cumplir 80 años de presencia continuada, desde que en 1936 se iniciara la comercialización del Kadett.

De otro de los antepasados directos del nuevo Astra, el Opel Kadett B, se cumplen ahora 50 años de su lanzaminto De aquel Kadett se construyeron 2,6 millones de unidades y en 1960 fue anunciado con el lema "Das Auto". Fue un modelo que se impuso a sus competidores gracias a su espíritu dinámico, generoso espacio, gran maletero y alto nivel de seguridad.

Hasta la fecha, el best-seller absoluto en los aún 79 años de la clase compacta de Opel ha sido el Astra F de 1991 a 1997. Por primera vez a la venta en toda Europa, aquel  modelo asumió por primera vez la denominación hasta entonces utilizada únicamente en el Reino Unidod, Astra, bajo la cual se vendieron 4,13 millones de unidades. También muy cerca de los cuatro millones de unidades matriculadas estuvieron también el Kadett E (3,8 millones) y el Astra G (3,95 millones). Pero veamos mejor la historia, paso a paso, o mejor dicho, generación a generación.

1936-1940: Opel Kadett 1: El coche del pueblo       

El primer Kadett causó gran sensación, tanto por su contenido técnico, como por su precio. En la factoría de Rüsselsheim se produjeron entre 1936 y 1940 más de 100.000 unidades de este cuatro plazas. El primer Kadett, ofrecía una revolucionaria construcción autoportante de su carrocería, disponible como sedán o descapotable, por  solo 2.100 marcos. Era un coche rápido; alcanzaba casi los 100 km/h y gozó de una gran aceptación entre los consumidores de la época.  La prensa también emitió verdictos favorables: “Según confirman las primeras pruebas, el Kadett no es un vehículo común en este rango de precios” escribió el diario alemán “Braunschweiger Tagezzeitung” el 5 de diciembre de 1936. Su chasis, con suspensión delantera independiente Dubonnet y trasera de ballesta, provenía del Opel Olympia y su motor cuatro cilindros con bloque de fundición era el del Opel P4. Entregaba 23 CV de potencia máxima  con un cubicaje de 1.073 cm3. Buena parte del secreto de su asequible precio residía en el precursor sistema modular de su ingeniería.

1962 – 1965: Opel Kadett A: Por el milagro económico

Un gran maletero y un amplio habitáculo para cuatro pasajeros, además de un nuevo y alegre motor y muy bajos costes de mantenimiento, fueron algunos de los componentes de la receta que hizo triunfar al Kadett A. Opel fabricó cerca de 650.000 unidades de este modelo entre 1962 y 1965. El contorno de tres volúmenes y dos puertas era al mismo tiempo serio y moderno. La línea de cintura se había rebajado, las grandes ventanillas ofrecían una muy buena visibilidad y la línea cromada que las recorría acentuaba la forma alargada. El paragolpes delantero remarcaba los faros y la parte trasera se diseñó como aletas. El interior impresionó por su espacio a los propietarios de coches pequeños. ¡El maletero era realmente un espacio para llevar el equipaje y el tapón de llenado de combustible estaba fuera! “El Opel Kadett en resumen: Ok” fue el slogan que anunciaba este Opel en su época, sin resistirse a meterse con sus colegas de Wolfsburg. “Nunca olerá a gasolina en el maletero”, decían con un guiño. Con su moderno motor delantero refrigerado por agua, el Kadett tenía otra gran ventaja de diseño comparado con el Escarabajo. El motor de cuatro cilindros y 993 cm3 desarrollaba 40 CV y desde marzo de 1963 también propulsaba al Kadett Caravan.

1965 – 1973: Opel Kadett B: “Das Auto”

Tras del A, llegó el B. En 1965 una nueva generación reemplaza al primer Kadett. Esta tenía un poco más de cuatro metros y, por tanto, suponía un reto mayor. Igual que lo fue su moderna figura, inspirada por los diseños de vehículos del otro lado del atlántico. Su parte trasera emparentaba con los populares modelos fastback de Estados Unidos. En 1966, “Automobil Illustrierte” decía de él: “Puedes casi apreciar la potencia y la velocidad antes de poner en marcha el motor”. No sólo era su alargada longitud, también su potencia conquistó a la crítica. Los ingenieros de Opel aumentaron el diámetro del motor de cuatro cilindros en 3 mm. La unidad de 1.078 cm3 ofrecía ahora 45 CV. También hubo por entonces una versión de alta compresión del motor 1.1 S que ofrecía 55 CV. El Kadett  B fue un éxito inmediato, con más de 2,6 millones de unidades producidos entre septiembre de 1965 y julio de 1973. Y su éxito no se limitó a su país de origen. En 1966, la cuota de exportación llegó al 50%, de forma que clientes de 120 países de todo el mundo quedaron “enganchados” por el Kadett.

1973 – 1979: Opel Kadett C: El atleta

Con el se ampliaron las versiones. La gama Kadett C tuvo muchas caras: un pequeño coche familiar, un elegante segundo coche con un práctico portón trasero o un competitivo coupé deportivo con pintura de guerra. En total se fabricaron más de 1,7 millones de unidades entre 1973 y 1979. El Kadett C de tracción trasera hizo su debut en agosto de 1973 con una carrocería de diseño limpio y un nuevo eje delantero de doble brazo. Las características de diseño incluían una recta parrilla del radiador y un labio delantero en forma de spoiler. “El Kadett no sólo se comporta extremadamente bien, también tiene un diseño muy consistente y está muy bien hecho”, alababan los expertos en pruebas de la revista auto motor und sport en el número 20/73. El potente Kadett GT/E se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 1975. Su motor 1.9 litros con inyección Bosch L-Jetronic ofrecía 105 CV y propulsaba los escasos 900 kilos del modelo hasta una velocidad máxima de 184 km/h.

1979 – 1984: Opel Kadett D: El primer tracción delantera

La cuarta generación de Kadett de la postguerra inició una nueva era en los modelos compactos de Opel. En el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 1979, el primer modelo de Opel con tracción delantera debutó en la forma del Kadett D. La arquitectura era muy convincente. A pesar de medir 126 mm menos que su antecesor, con 3,998 m ofrecía un habitáculo más largo y ofrecía significativamente más espacio que la mayoría de sus rivales. Pero no fue sólo el esquema de tracción y el chasis con una suspensión con eje torsional trasera lo que rompió con la tradición del modelo: al Kadett se le dotó de un nuevo motor OHC de 1.3 litros que entregaba 60 o 75 CV. Y la revolución continuó con las diferentes versiones de carrocería. Además del espacioso station wagon con un volumen de carga de hasta 1.425 litros, Opel sólo ofrecía modelos de dos volúmenes. En enero de 1983, llegó el deportivo Kadett GT/E, con una velocidad máxima de 187 km/h y equipado con un motor de cuatro cilindros y 1.8 litros que rendía 115 CV. Otras modificaciones técnicas incluían un chasis rebajado más rígido, nuevos amortiguadores para la dirección y discos de freno delanteros ventilados. En total, entre 1979 y 1984 se fabricaron 2,1 millones de Kadett D.

1984 – 1991: Kadett E: El campeón de la aerodinámica

El segundo Kadett de tracción delantera, fabricado entre 1984 y 1991, fue elegido “Car of the Year” en 1984 y era un absoluto ganador. Con unas ventas totales de 3.779.289 coches en su ciclo de vida, ha sido el Opel más vendido hasta la fecha y un auténtico campeón de la aerodinámica. Los ingenieros de Opel realmente “dieron en el clavo” en 1984. Basado en la ingeniería del modelo anterior, pero con un diseño dos volúmenes completamente nuevo, el Kadett E estaba listo para su carrera de estrella. Con un coeficiente aerodinámico de 0,39, el Kadett D ya era de lo mejor de su clase, pero esta cifra pareció mediocre comparada con la de su predecesor. Tras pasar 1.200 horas de concienzuda puesta a punto en el túnel de viento, el modelo E alcanzó un sensacional valor de Cx de 0,32. El deportivo GSi, con un Cx de 0,30 y una superficie frontal de 0,57 m2, era el dos volúmenes más aerodinámico del mundo. Los clientes se enamoraron del nuevo modelo inmediatamente, sentando las bases para una historia de éxito que se cerró con unas ventas de 625.000 unidades en toda Europa en 1987. En ese momento, la versión station wagon ya había alcanzado la primera posición en su segmento. Desde el otoño de 1985 volvía a estar disponible en la gama una versión tres volúmenes, la primera desde el Kadett C. Además, la versión deportiva GSi se había convertido en un icono. Cuando en 1987 llegó el legendario motor de 16 válvulas, todos sus competidores se quedaron atrás.

1991 – 1997: Opel Astra F: El bestseller

Alrededor de 4,13 millones de Astra F fueron fabricados entre 1991 y 1997, haciendo de este modelo el Opel más vendido de la historia. El trabajo de desarrollo se centró en combinar un moderno diseño con un mayor espacio interior, mejor confort y aumentar el respeto medioambiental. El sucesor del Kadett asumió el nombre de su hermano comercializado en el Reino Unido (la cuarta generación del Kadett se había comercializado en el reino Unido con el nombre de Vauxhall Astra desde 1980). Opel también se embarcó en una gran ofensiva por la seguridad con este nuevo modelo. Todas las versiones del Astra ofrecían un sistema activo de cinturones de seguridad delanteros con pretensores, regulación de los cinturones en altura y rampas anti hundimiento en los asientos, así como protección lateral incluyendo barras dobles de refuerzo en las puertas. Por primera vez, todos los motores venían dotados con catalizador.

1998 – 2004: Opel Astra G: El modelo versátil

En la primavera de 1998, el Astra con diseño semejante a un coupé se ofreció con carrocerías de tres puertas, cinco puertas y station wagon. El sedán de tres volúmenes, el coupé y el cabrio se añadieron a la gama posteriormente. Un diseño progresivo e independiente, un chasis dinámico y una nueva tecnología de propulsores, así como casi el doble de rigidez torsional respecto a su antecesor, fueron algunas de las características de la segunda generación Astra. La carrocería completamente galvanizada del nuevo modelo jugó un papel fundamental en el alto valor de reventa de este modelo. La seguridad activa se mejoró con el 30% más de iluminación que ofrecían los faros halógenos H7 y con el nuevo chasis de seguridad dinámica DSA completamente rediseñado. Combinaba el confort con un comportamiento ágil y seguro, incluso a plena carga. La distancia entre ejes era alrededor de diez centímetros más larga, permitiendo un mayor espacio interior, en particular, mayor espacio para las piernas de los ocupantes traseros y un mayor maletero, con un volumen de 370 litros.

2004 – 2009: Opel Astra H: El coche imponente

Con una gama de doce motores, desde los 90 a los 240 CV y siete versiones de carrocería, la gama de modelos del Astra H, del que se vendieron 2,7 millones de unidades, era excepcional. Cuando fue lanzado en marzo de 2004, la tercera generación del Astra ofrecía un diseño moderno, gran dinamismo de conducción y una gran cantidad de innovaciones técnicas, lo que hizo que inmediatamente ganara muchas pruebas comparativas en las revistas especializadas. Los aspectos tecnológicos del nuevo Astra incluían un chasis adaptativo IDSPlus con control continuo de la amortiguación (CDC), que hasta entonces sólo podía encontrarse en coches mucho más lujosos y en los deportivos más exclusivos. También contaba con el sistema de iluminación adaptativa (AFL) con luz dinámica de curva. El Astra también ofrecía un alto nivel de seguridad. La organización independiente de protección a los consumidores Euro NCAP (Programa de Evaluación de Coches Nuevos Europeos) otorgó al Astra la máxima calificación de cinco estrellas en la protección a pasajeros adultos. Con un total de 34 puntos, el Astra fue considerado uno de los coches más seguros del segmento compacto.

2009 – 2015: Opel Astra J : La pieza de diseño

Arte escultural unido a precisión alemana. El Astra J no sólo aglutinaba la nueva filosofía de diseño de la marca, también ayudaba al conductor con una amplia gama de modernas tecnologías que contribuyeron al gran éxito alcanzado por su hermano mayor, el Insignia. El sistema de cámara frontal Opel Eye reconoce las señales de tráfico e informa al conductor de los límites de velocidad o de las prohibiciones de adelantar. También alerta en caso de que involuntariamente se abandone el carril por el que se circula. Con el sistema AFL+, el Astra puede ver a lo largo de las curvas y, si es necesario, cambiar las luces de cortas a largas. Con su nuevo chasis, que puede ser mejorado con la tecnología FlexRide adaptativa, el Astra puede sacar a relucir todo su potencial dinámico. Una nueva construcción del eje trasero asegura una conducción muy dinámica, mejor comportamiento y un gran confort gracias a la timonería de Watt incorporada para un mejor control de las ruedas. Los conductores del Astra también se benefician de nuevos asientos, desarrollados de acuerdo a la última tecnología de ergonomía y seguridad que son galardonados con el sello de calidad de la organización médica independiente de expertos en la espalda AGR (asociación para las espaldas saludables).

Y a partir de septiembre de 2015: Opel Astra K: El gran salto

Hasta 200 kg más ligero, más amplio en el interior a pesar de su menor tamaño, y más eficiente gracias a la exclusiva nueva generación de motores;  el nuevo Opel Astra representa un gran salto adelante en el desarrollo del modelo se presentará al mundo en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt (IAA) en septiembre. Los pedidos de la versión de cinco puertas de nueva generación se podrán hacer en España desde principios de septiembre, cuando se darán a conocer sus precios. 53 años después de la introducción del Kadett 1, un motor de 1.0 litro de cubicaje volverá nuevamente a ocupar el vano motor de un modelo compacto de Opel, solo que ahora tiene casi el doble de potencia que el anterior. Esta mecánica tres cilindros ofrece 105 CV/77 kW gracias a las tecnologías de inyección directa y al turbo, y hará del nuevo Astra el modelo gasolina más limpio y de menor consumo de combustible del mercado presente en el segmento compacto. Continuando con la tradición que comenzó con el Astra G, el nuevo Astra K también destaca por su tecnología de iluminación. Es el primer modelo que introduce en los compactos la tecnología de iluminación matricial adaptativa IntelliLux LED®, reservada hasta la fecha a los modelos de lujo de segmentos más altos0. La nueva generación de sistemas de asistencia al conductor incluye asistente de reconocimiento de señales de tráfico, asistente de mantenimiento de carril, con alerta de cambio involuntario de carril, junto con el indicador de distancia de seguridad y la alerta de colisión frontal y el frenado de emergencia por colisión inminente. Además, el nuevo Astra K avanza un paso más en el bienestar ofrecido por unos nuevos asientos ergonómicos con nueva ingeniería, certificados por AGR. Estos nuevos asientos delanteros se pueden mejorar aún más equipándolos con ventilación y masaje.

TAGS