Fiat 500, nueva edición 2015

En septiembre y con los mismos precios que el actual modelo, Fiat iniciará la comercialización del nuevo 500, su icónico modelo y el que mejor refleja la esencia de una marca que comienza a reinventarse después de su integración en el grupo FCA surgido de la fusión entre los grupos Fiat y Chrysler junto con sus respectivas marcas.

Al igual que su antepasado el Fiat 500 del año 57 que conquistó el corazón tanto de los italianos como de muchos otros clientes en toda Europa, el 500 se ha ganado el respeto y la admiración del mercado actual tanto en su versión más normal como en todas las que, a partir de la primera presentada en 2007 han ido llegando al mercado. Su éxito es innegable, tanto que se ha convertido sin ninguna duda en el gran puntal de la marca en uno de los momentos más difíciles para Fiat de toda su historia.

El 500 y su éxito comercial en todos los mercados donde está presente es uno de los actuales puntales de Fiat. Como a todos, le ha llegado la hora de la renovación, y la marca italiana la ha realizado de forma inteligente, dotando al pequeño de la familia de todo cuanto necesita pero sin transformar ni variar una esencia que tanto gusta a sus clientes.

La marca italiana está aprendiendo la lección y, al contrario que en otras muchas ocasiones, ha decidido que si un concepto funciona ya no es necesario cambiarlo simplemente porque el paso del tiempo así lo indica. Cambiar no es igual a mejorar y Fiat lo tiene claro. Por eso ha mejorado todo lo posible el modelo sin cambiar un concepto que gusta y atrae por igual en los principales mercados del mundo.

Más calidad, más funcionalidad, más fiabilidad y mucha más personalización son los ejes sobre los que se aplican las mejoras en aspectos tan importantes como el diseño, la ecología, la seguridad y la tecnología aplicada a la movilidad y a la conectividad. Y todo ello sin verse obligado a cambiar lo más importante: su tamaño, su fantástico concepto de coche multitodo de carácter urbano y, muy especialmente ese diseño neo-retro que tantos y tantos adeptos tiene en el mundo del automóvil, especialmente entre aquellos que vivieron en su niñez experiencias con su ancestro y que hoy las pueden volver a experimentar con el nuevo 500.

Cambios hay muchos, pero perceptibles son pocos. Según Fiat, hay casi 2000 nuevos componentes en esta actualización del 500, pero pocos de ellos son visibles. Exteriormente su diseño es prácticamente idéntico. Los leves cambios introducidos afectan al frontal y la trasera, y siguen el tan actual concepto de “si algo funciona, no lo toques”.

En la parte delantera lo más llamativo es que el nuevo estilo de diseño del mismo adoptado para cumplir con futuras normativas de seguridad ante posibles atropellos de peatones no ha supuesto una fuerte ruptura con el conocido hasta la fecha. Dentro de ese nuevo y continuista estilo, lo más llamativo son las nuevas luces diurnas tipo LED diseñadas con la forma tan peculiar del cero del anagrama 500 que Fiat emplea para identificar su creación. En la trasera el gran cambio son las nuevas y originales ópticas en forma de “U” invertida para enmarcar… un trozo visible de carrocería sin ningún tipo de función, al menos por el momento. Los cambios se introducen por igual tanto en la carrocería tres puertas como en la variante cabrio, que continuará con su ya tradicional capota de lona. Lateralmente, las nuevas colecciones de llantas disponibles serán las que aporten la mayor diferenciación visual.

En el interior, nuevas tapicerías y materiales, ajustes de más calidad y el tradicional colorido se ven acentuados gracias al incremento de posibilidades de personalización del nuevo 500. Pero también hay cambios que afectan a todas las posibles particularidades de los clientes, como son la nueva guantera con tapa frente al asiento del acompañante, las mejoras introducidas en los reposacabezas de las plazas delanteras, o la nueva pantalla multifunción del sistema U-Connect  inserta entre las bocas del ventilación del salpicadero.

En cuanto a las mecánicas, todas son ahora Euro6. Al menos inicialmente, la gama disponible se limita a dos opciones gasolina  y a una tercera en combinación con el GLP. Cuenta con el propulsor 0.9 Twin Air de 105 CV y con el 1.2 de 69 CV. De esta última se ofrecerá una variante ECO de tan sólo 99 g/km de emisiones CO2,  las mismas que el eficiente Twin Air, así como otra ya comentada que puede usar tanto gasolina como GLP.

Por el momento, la variante diesel no estará disponible cuando se inicie la comercialización del nuevo 500 el próximo mes de septiembre. Esta no llegará hasta unos meses más tarde que será cuando se ponga a la venta el 500 con la mecánica 1.3 Mjet II de 95 CV.