Fiat 500 Vintage ‘57

Para rendir homenaje al icónico 500 del año 1957, Fiat ha creado una nueva e inédita serie especial Vintage´57 de aspecto retro para el nuevo 500 que, de esta manera evoca alguna de las peculiaridades que hicieron de su predecesor un coche de culto, como por ejemplo, su color azul pastel de carrocería (que ahora se combina con el blanco en el techo, alerón, antena y retrovisores) y la tapicería en piel Poltrona Frau color tabaco (o su alternativa en color cuero).  Todo ello resaltado con detalles como los logotipos históricos de Fiat insertos tanto en el exterior del coche como en el volantew, por la franja de color blanco del salpicadero o por las llantas de aleación de 16” blancas u cromadas que recrean las ruedas de antaño.

Nueva serie especial Vintage ‘57del Fiat 500, esta vez dedicada a rendir homenaje al icónico 500 de 1957, un pequeño gran vehículo que se convirtió en emblema de la motorización de masas y del cual se vendieron casi 3,9 millones de unidades .

 

Recientemente se ha celebrado en Turín, en el flamante Centro Storico Fiat de la calle Chiabrera 20, la presentación del 500 Vintage ’57, una nueva serie especial que rinde homenaje al icono Made in Italy de 1957. Tras su debut mundial en el Salón de Ginebra, la marca ha elegido el Centro Storico Fiat de Turín para desvelar el nuevo 500 Vintage ’57 a la prensa internacional.

No podía existir mejor ubicación mejor su lanzamiento, porque desde 1963 este fascinante museo alberga una exposición permanente que ilustra el nacimiento y desarrollo tecnológico, social y económico de la “Fabbrica Italiana Automobili Torino” (FIAT) y que permite descubrir la tecnología Fiat en todos sus ámbitos a través de un enorme patrimonio documental. Entre otras cosas, en el Centro Storico Fiat se han reproducido algunos entornos que están relacionados indisolublemente con el emblemático 500, como la línea de montaje de Mirafiori, tal como era en los años cincuenta, o la oficina del famoso Dante Giacosa que diseñó el Nuevo 500 en 1957.

Disponible exclusivamente sobre la actual variante de carrocería berlina, la nueva serie especial Vintage ’57 se caracteriza por un aspecto retro que evoca algunas peculiaridades del histórico vehículo como el color de carrocería azul pastel, combinado ahora con el blanco del techo, el alerón, la antena y los retrovisores, y la tapicería en piel Poltrona Frau color tabaco o, como alternativa, color cuero. Todo resulta aún más impresionante por el uso de los logos históricos Fiat en el exterior y en el volante, además de la adopción de la franja blanca del salpicadero y de las llantas de aleación de 16” blancas y cromadas que rememoran los neumáticos de antaño.

Comercializado en toda Europa y disponible en 12 colores de carrocería, el nuevo 500 Vintage ’57 presenta algunas diferencias en las motorizaciones y equipamientos, de serie y opcionales, para satisfacer las necesidades de cada país. En la región EMEA el cliente puede elegir entre los motores de gasolina 1.2 de 69 CV, 0.9 TwinAir de 65 CV, 0.9 TwinAir de 85 CV y 0.9 TwinAir de 105 CV, además del diésel 1.3 MultiJet de 95 CV.

Caracterizado por un equipamiento de serie completo, la nueva serie especial enriquece la gama 2015 del Fiat 500 que ahora se articula en dos configuraciones (berlina y cabrio), cuatro equipamientos (Pop, Lounge, S y Vintage ’57), dos cambios (manual o Dualogic) y seis motorizaciones (a los motores del Vintage ’57 se añade el 1.2 69 CV EasyPower de gasolina y GLP).

Así pues, el nuevo Fiat 500 Vintage ’57 es el homenaje perfecto al mítico “Cinquino” que, desde 1957 y hasta 1975, contribuyó a motorizar un país que evolucionaba rápidamente, convirtiéndose en un automóvil de culto del que se vendieron unos 3,9 millones de unidades. Un automóvil seguramente esencial, en muchos aspectos espartano, pero que fue el primero en hacer accesible el privilegio de la movilidad, y todo ello en menos de tres metros de longitud. El 500 de 1957 estaba equipado con un motor de dos cilindros de bajo consumo de 479 cm3 de 13 CV, que permitía alcanzar una velocidad máxima de 85 km/h. Características notables para aquella época.

Durante los dieciocho años de su producción, el 500 fue incorporando poco a poco pequeñas mejoras en tecnología y equipamiento, pero nunca perdió su peculiaridad de vehículo interclasista. En 1972, al mismo tiempo que la presentación de su heredero el 126, se lanzó el último 500, el “R”, del que se produjeron más de 340.000 unidades en tres años. Seguía siendo un automóvil de éxito, aunque los tiempos cambiaran. Sin embargo, su historia no llegó a su fin.

El homenaje al pasado se limita a la estética. De hecho, el Fiat 500 Vintage ’57 brinda un equipamiento de serie completo como lo demuestran el climatizador manual o automático en función de los mercados; el sistema manos libres Blu&Me con tecnología Bluetooth, reconocimiento por voz, reproductor de archivos de audio digitales mediante puerto USB y conector AUX, y software eco:Drive™; la autorradio CD+MP3; el ABS con EBD; los siete airbags; el sistema Start&Stop y el ESP con ASR/MSR, HBA y Hill Holder. Además, dependiendo del mercado, la gama muestra equipamientos, de serie y opcionales, diferentes, para satisfacer así las necesidades específicas de cada país.

Comercializado en toda Europa, el nuevo 500 Vintage ’57 presenta algunas diferencias en las motorizaciones y equipamientos, de serie y opcionales, para satisfacer las necesidades de cada país. En la región EMEA el cliente puede elegir entre los motores de gasolina 1.2 de 69 CV, 0.9 TwinAir de 65 CV, 0.9 TwinAir de 85 CV y 0.9 TwinAir de 105 CV, además del diésel 1.3 MultiJet de 95 CV.

Caracterizado por un equipamiento de serie completo, la nueva serie especial enriquece la gama 2015 del Fiat 500 que ahora se articula en dos configuraciones (berlina y cabrio), cuatro equipamientos (Pop, Lounge, S y Vintage ’57), dos cambios (manual o Dualogic) y seis motorizaciones (a los motores del Vintage ’57 se añade el 1.2 69 CV EasyPower de gasolina y GLP).

Así pues, con la serie especial Vintage '57 el modelo 500 sigue dando que hablar, confirmándose icono del Made in Italy, de ayer y de hoy, capaz de satisfacer a todos los que les gusta divertirse e ir a cualquier lugar al volante de un automóvil repleto de encanto, emoción e historia.

Por otra parte, algunos de los objetos resultantes de la creatividad de la industria italiana de la posguerra, como el 500 o la Vespa, no pueden ser juzgados simplemente por su apariencia, ni representan únicamente un buen ejercicio de ingeniería donde la forma sirve a la función. Son, en cambio, potentes alquimias, revolucionarias en el diseño y en el concepto, las que redefinen los puntos de referencia comunes y comparativos que se arraigan para siempre en nuestra memoria colectiva. Cuando esto sucede surgen obras maestras esenciales en la historia de la industria. El Fiat 500 es una de estas, un icono del Made in Italy en el mundo. 

Centro Storico Fiat, donde la tradición se respira y se transmite

El edificio de art nouveau de la calle Chiabrera 20 de Turín fue la primera ampliación, datada en 1907, de los talleres de Corso Dante donde nació Fiat. En 1963 se inauguró una exposición permanente que narra el nacimiento y desarrollo tecnológico, social y económico de la Fabbrica Italiana Automobili Torino. La sede se amplió y enriqueció con motivo del 150 aniversario de la unificación de Italia y en la actualidad ocupa 3.000 metros cuadrados.

En el museo se ilustra la excelencia de la tecnología Fiat en todos sus ámbitos. Se puede admirar el primer motor de aviación de 1908, la producción bélica y la agrícola, la Littorina que protagonizó el transporte por ferrocarril de los años treinta, los grandes motores para buques, pero también las bicicletas y los electrodomésticos que caracterizaron el nacimiento de la sociedad de consumo de la segunda posguerra. Por supuesto, no podían faltar los automóviles: modelos históricos, surgidos en la primera mitad del 900 y que todavía hoy transmiten el encanto de la modernidad.

Gracias a una gran colección de automóviles, objetos, maquetas, carteles publicitarios y a un enorme patrimonio documental, es posible recorrer las etapas cruciales de la historia de la empresa. En la actualidad, el Centro Storico documenta la actividad de Fiat durante el transcurso del 900, en los diferentes sectores empresariales, y recoge más de 5.000 metros lineales de documentos en papel, 300.000 dibujos técnicos, 18.000 carteles publicitarios, 1.300 bocetos, 5.000 volúmenes y revistas de la historia de la automoción y la industria, 6 millones de imágenes y 200 horas de documentales históricos.

A través de la reconstrucción de algunos entornos de las factorías - símbolo de Fiat - se perciben los cambios acaecidos en los métodos de producción: desde los albores del mecanizado "artesanal" del primer taller de Corso Dante hasta la cadena de montaje de Mirafiori, tal como era en los años cincuenta, y hasta la oficina de Dante Giacosa, el diseñador del Topolino, 600 y 500: los automóviles que motorizaron Italia. Destaca la reconstrucción de la factoría del Lingotto, inaugurada en 1923, que se hizo famosa por la modernidad y elegancia de su desarrollo vertical, tanto que llamó la atención de Le Corbusier, uno de los personajes más influyentes en la historia de la arquitectura.