Ford amplia su gama ST-Line con el nuevo Mondeo

Ford ha presentado recientemente la nueva versión deportiva ST-Line del nuevo Mondeo, que se añade a la reciente gama de modelos ST-Line de de la marca del óvalo ofreciendo —al igual que todos los demás modelos de la misma—, un atrevido estilo inspirado en la imagen de los modelos de altas prestaciones elaborados por su filial deportiva Ford Performance, así como una gama de potentes motores EcoBoost gasolina y TDCi diésel, de 150 a 240 CV que destacan además de por sus brillantes prestaciones por ofrecer bajos consumos.

Entre los elementos distintivos respecto del resto de versiones de la gama, los Mondeo ST-Line incorporan a su equipamiento suspensión y estilo de carrocería deportivos, diseños de llantas de aleación exclusivos,  asientos sport, volante acabado en piel perforada y pedales de aleación para el interior. El Mondeo ST-Line ya está a la venta en los concesionarios de la marca a partir de 30.950 € .

Este nuevo modelo se une a los ya comercializados Fiesta ST-Line y Focus ST-Line disponibles desde principios junio y diseñados para aquellos clientes que si bien buscan la imagen deportiva de los Fiesta ST y Focus ST de Ford Performance, no precisan las elevadas prestaciones que ofrecen tanto los motores como el chasis de estos modelos optimizados al máximo con la más avanzada tecnología deportiva.

El nuevo Mondeo ST-Line está disponible en su distintas variantes de carrocería (cuatro, cinco puertas y familiar), a las que se ha dotado con elementos habituales de las realizaciones homólogas elaboradas por Ford Performance como son el diseño en nido de abeja para las parrillas superior e inferior delanteras acabadas en negro brillante; luces diurnas LED con estilo de luz en tubo, nuevas luces antiniebla rectangulares, spoiler delantero y faldones laterales esculpidos en el mismo color de la carrocería, parachoques trasero deportivo con una inserción tipo difusor acabado en negro brillante, embellecedores de salida de escape plateados, una línea de cintura negra bajo las ventanillas y símbolos ST-Line exteriores en los guardabarros delanteros.

También incorporan unas nuevas y exclusivas llantas de 18 pulgadas de aleación con superficie mecanizada brillante o las llantas de aleación de 19 pulgadas en gris metálico Rock Metallic Grey, asientos deportivos en tela o (en opción) tapizados parcialmente en piel con costuras rojas exclusivas; volante estilo ST acabado en piel perforada, y apliques de puerta interiores en negro.

En su interior añaden una palanca de cambio deportiva en las versiones de transmisió manuales y como detalles de exterior placas protectoras de puerta ST-Line y spoiler de techo trasero de serie para el familiar y spoiler trasero opcional de techo para el cinco puertas

Como todos los modelos de la nueva gama ST-Line, el Mondeo ST-Line está disponible únicamente con motores de alta potencia, que complementan la mejorada dinámica de conducción lograda gracias a la rebaja de 10 mm en el tarado de la suspensión deportiva. Las versiones con motor gasolina son la EcoBoost 1.5 litros de 160 CV, que se ofrece acoplada a una transmisión manual o automática de seis velocidades (desde 136 g/km de emisiones CO2 y  consumo combinado de 5,9 litros/100 km), y la EcoBoost 2.0 litros en sus variantes de de 203 CV y 240 CV ambas con la transmisión automática de seis velocidades, que ofrecen a partir de 171 g/km de emisiones CO2 y consumos desde 7,4 litros/100 km.

En cuanto a las posibles opciones con motor Diesel, los Mondeo ST-Line cuentan con el TDCi 2.0 de 150 CV con transmisión manual de seis velocidades o PowerShift automática de seis velocidades (desde 112 g/km de CO2 y 4,3 litros/100 km); con el TDCi 2.0 de 180 CV acoplado a las mismas transmisiones que el anterior (117 g/km de CO2 y 4,5 litros/100 km); y con el TDCi 2.0 Biturbo de 210 CV este exclusivamente en combinación con la transmisión automática PowerShift de seis velocidades (130 g/km de CO2 y 5,0 litros/100 km). Todas las versiones dotadas con el cambio automático de seis relaciones y con el Powershift automático se ofrecen con levas de cambio en el volante y también con la tracción total inteligente de Ford Intelligent All Wheel Drive disponible únicamente para las variantes diésel TDCi 2.0 de 150 CV dotadas con la transmisión manual de seis velocidades y la versión de 180 CV con PowerShift automática de seis velocidades.