Ford Mustang, el Convertible asume los cambios del Coupé

Aunque hasta el próximo otoño no se pondrá a la venta, Ford ya tiene lista la actualización de su Mustang Convertible, que sigue los pasos marcados por la versión cupe que comentamos hace unos días.

Al igual que la versión Coupé, el Mustang Convertible ofrece una serie de interesantes mejoras que afectan especialmente tanto al diseño exterior como interior y que le permiten incorporar a bordo modernas tecnologías en matera de navegación, conectividad y seguridad y asistencia a la conducción.  Además Ford también dota al Convertible de un más que interesante programa de personalización del vehículo con el cual los propietarios del mismo podrán adaptar el coche a sus preferencias personales.

 

La nueva gama del Mustang Cabriolet dispone de una paleta de colores de terminación que aumenta sus posibilidades con la incorporación de tres nuevos colores de pintura. Además se añaden hasta 12 nuevas opciones en cuanto al diseño de las llantas y un grupo de elementos de instrumentación digital personalizable.

 

En cuanto a la mecánica, los motores aumentan por lo general su potencia y prestaciones s opciones mecánicas, prácticamente todas incrementan sus potencias y se adopta la nueva suspensión magnética MagneRide, gracias a los cuales el rendimiento del coche mejora.

 

Los principales cambios exteriores se centran tanto en el frontal como en la zaga del vehículo. Por delante, adopta un nuevo capó más bajo y afilado y ópticas de tecnología LED; las tomas de aire también han sido rediseñadas.  En la trasera, varía el diseño de los faros, que ahora adoptan forma de C e incorpora unos nuevos escapes más deportivos. Opcionalmente, el nuevo Mustang Convertible puede disponer de un escape dotado de una válvula activa que proporciona un completo control del sonido que emite el motor, permitiendo que este ruja en mayor o menor medida, para deleite de cuantos contemplan su elegante y rabioso galopar.

 

La capota del Mustang Convertible seguirá siendo eléctrica y de lona. Con todo lo dicho, el diseño es más elegante y atlético, dentro de un estilo que aporta ligereza y facilita una mejor aerodinámica a la vez que dota al Convertible de una imagen más agresiva.

 

En cuanto a la tecnología embarcada, incluye una nueva pantalla digital de instrumentación de 12 pulgadas que el conductor puede personalizar a su gusto gracias al sistema MyMode. Este cuenta con función de memoria, lo que le permite recordar las preferencias de cada conductor para la próxima vez que utilice el vehículo, al tiempo que añade nuevas aplicaciones de asistencia a la conducción como el asistente de aviso de colisión inminente, el control de crucero con detección de peatones, asistente de cambio de carril, etc. .

 

La mecánica que monta el Mustang Cabriolet sigue siendo la 2.3 litros EcoBoost y las mejoradas mecánicas V8 de 5.0 litros que se ofrecen opcionalmente con una mejora transmisión automática de 10 velocidades que añade levas tras el volante para su control y contribuye a mejorar el rendimiento del vehículo. Eso sí, desaparece de la gama el actual V6 de 3.7 litros.