Fractal, asi suena el futuro de Peugeot

Un coupé urbano eléctrico dotado de un inédito sistema sonoro y que dá un paso más en el desarrollo del i-cockpit desarrollado por Peugeot es el nuevo concept car que la marca del león mostrará en este Salón de Francfort.

 Dotado con las ultimas innovaciones en materia de seguridad, como la firma sonora identificativa para advertir a peatones y ciclistas, piezas producidas por impresión 3D o la avanzada conectividad con el smartwatch del conductor, el Fractal nombre con el que Peugeot a bautizado a este modelo, es un vehículo de tipo coupé dotado con dos motores eléctricos (uno sobre cada eje) que aportan entre ambos una potencia total equivalente a 204 CV.

Con el Fractal, Peugeot busca estimular el oído mediante un tratamiento sonoro inédito hasta la fecha en el mundo del automóvil. Se trata de un modelo en el que la percepción auditiva de las informaciones que proporciona enriquecen aún más la experiencia de conducción.

Buscando ampliando las posibilidades que ofrece su innovador i-Cockpit, — puesto de conducción convierte la experiencia al volante en mucho más intuitiva y aumenta el placer gracias a su innovadora ergonomía— ,Peugeot presenta en esta edición del Salón de Francfort un  concept car que aventura un cupé urbano eléctrico en el que el sentido del oído de conductor y pasajero tiene especial importancia. Para ello, ha desarollado un innovador sistema acústico 9.1.2. de alta calidad mediante cajas de infra-bajos situadas en el respaldo de cada uno de los asientos disponibles a bordo. Este sistema proporciona una información enriquecida con el sonido gracias a la espacialidad y dinamización que se produce del mismo.

Su elevada instrumentación, que combina una pantalla digital con presentación holográfica de alta definición y una lámina de policarbonato inclinada 45°, permite que el conductor gestione a su gusto la presentación de la información disponible, gracias a que la lámina de policarbonato inclinada proporciona informaciones complementarias con un efecto de profundidad.

Planteado como un laboratorio de ideas. Peugeot explora con el Fractal nuevos procesos de producción y desarrollo para sus modelos en serie. Así cuenta con un 80 por ciento de las piezas que componen la superficie de su habitáculo que han sido impresas mediante tecnología 3D, cuyas anecoicas superficies han sido concebidas mediante un diseño generativo, un proceso que permite conseguir la pieza ideal.

La batería de iones de litio de 40 kW/h alimenta los motores eléctricos situados en los ejes delantero y trasero y que generan una potencia total de 150 kW / 204 CV. La autonomía en ciclo mixto alcanza los 450 km.

La altura libre al suelo variable adapta el coche al tipo de terreno por el que circula. Con sólo 7 cm de altura libre cuando rueda en vías rápidas se consigue mejorar la aerodinámica en beneficio de la autonomía. En ciudad, la altura puede elevarse hasta 11 cm para superar sin problemas los ralentizadores y los accesos a los parkings.

El Peugeot Fractal se desplaza en ciudad con facilidad y en armonía con su entorno. Extremadamente compacto, sus 3,81 m de largo y 1,77 m de ancho le permiten integrarse en la circulación sin ningún tipo de problema. Para facilitar las maniobras, las ruedas Tall&Narrow de 19’’ están situadas en los extremos del coche de manera que los voladizos delantero y trasero miden apenas 0,52 m.

Con un equilibrio natural en sus formas, el Fractal aprovecha su motorización eléctrica para crear una nueva arquitectura. Cada componente está dispuesto en el emplazamiento más eficiente. Las baterías de iones de litio se sitúan así en el túnel central para rebajar el centro de gravedad y conseguir el mejor reparto de pesos.

Las baterías alimentan los dos motores eléctricos, cada uno de los cuales desarrolla 75 kW / 102 CV, instalados sobre los ejes delantero y trasero. Este sistema de tracción eléctrica permite mejorar la aerodinámica del vehículo. Esta aportación se pone de manifiesto mediante las pequeñas aperturas practicadas en la parte delantera ya que el volumen de aire necesario para alimentar y refrigerar la mecánica es claramente menor.

Las líneas del Fractal ponen de manifiesto esta facilidad de movimientos en ciudad. Las líneas dinámicas dibujan una carrocería desprovista de todo tipo de asperezas. El efecto Coupe Franche refuerza esta vitalidad al combinar un blanco nacarado intenso y un negro mate a la altura de la articulación de las puertas. En la parte superior, el techo es desmontable para transformar el cupé en un descapotable.

En la parte trasera, por encima del difusor, una banda luminosa informa del estado de recarga por inducción de la batería gracias a una animación de tipo ecualizador. Compuesta de LED, esta banda asume la función de los pilotos cuando el Fractal está en movimiento. En la parte frontal, la firma luminosa nace en la base de la parrilla y asciende hasta los faros. Asimismo, alberga el intermitente de iluminación progresiva.

En ciudad, su entorno natural, su nivel sonoro, —ya de por sí muy bajo gracias a su motor eléctrico— se reduce todavía más gracias al empleo de neumáticos Tall&Narrow con la banda de rodadura estrecha. Para un máximo rendimiento acústico, los cubos de rueda integran unos elementos en forma de diedro para atenuar los ruidos aerodinámicos. Inspirados en las cámaras anecoicas, estos elementos reducen la intensidad de las ondas y, con ello, su nivel sonoro al conseguir que reboten de una superficie a otra. Estos cubos, imposibles de fabricar mediante procesos clásicos, se han realizado recurriendo a la impresión 3D.

Para una perfecta armonía con el resto de usuarios de la vía, especialmente peatones y ciclistas, el Fractal dispone de una firma sonora específica. Así, el vehículo advierte a los peatones que se apresten a atravesar la calzada sin percatarse de la presencia del vehículo.

Finalmente, este concept car facilita el día a día de su propietario mediante el reloj conectado Samsung Gear S. Éste le informa de manera permanente del nivel de carga de la batería, de la progresión de la carga, de la temperatura del habitáculo y de la localización del vehículo. Con una simple presión en el reloj, el conductor maneja la apertura de puertas y adecúa el habitáculo a sus deseos ya que tanto el climatizador como el equipo HiFi adoptan reglajes personalizados.

El Peugeot i-Cockpit® ofrece una experiencia incomparable que combina ergonomía instintiva y una ambientación inédita. Los materiales utilizados están inspirados en los auditorios y los estudios de grabación. En el salpicadero, las contrapuertas y la parte trasera de los asientos tipo báquet se han adornado con madera de roble negro mientras que una hoja de cobre que recuerda las conexiones de audio recorre todo el habitáculo y una serie de motivos anecoicos, realizados con impresión 3D, contribuyen al confort acústico. Finalmente, una tela en malla textil 3D viste los asientos en combinación con cuero blanco.

Para controlar el vehículo en todo momento, el conductor se acomoda en un asiento cuya sujeción proporciona una sensación kinestésica del comportamiento dinámico del Fractal. Sus manos se posan de manera intuitiva en el compacto volante con un touch pad integrado en cada uno de sus brazos. Estas pantallas táctiles gestionadas con los pulgares controlan diferentes funciones y equipamientos del Fractal.

Delante del conductor, en su ángulo de visión, la instrumentación elevada combina una pantalla digital holográfica con una lámina de policarbonato inclinada 45°. El conductor puede organizar como desee la información de la pantalla digital de 12,3’’ y alta definición. La lámina de policarbonato inclinada refleja, con un efecto de profundidad, las informaciones complementarias proyectadas por una pantalla Amoled de 7,7’’.

A ambos lados del volante, el conductor dispone, al alcance de la mano, de diferentes toggle switches dispuestas en arco. El arco de la derecha incluye asimismo el botón de puesta en marcha de los motores eléctricos. Finalmente, una pantalla táctil Amoled de 7,7’’ se integra en la consola central para gestionar el conjunto de funciones del Fractal. Los pasajeros traseros disponen también de una pantalla para gestionar su propia ambientación.

Las superficies de diseño anecoico ocupan más de 15 m2 en el habitáculo y están desarrolladas mediante diseño generativo. La potencia de cálculo de los ordenadores actuales permite explorar la integralidad de las formas y estructuras posibles para una misma pieza. El diseño generativo consigue la pieza ideal mediante el uso de algoritmos que generan las formas más eficientes. El Fractal utiliza la materia estrictamente necesaria asegurando al mismo tiempo la máxima eficiencia acústica.

El StelLab, entidad de investigación del Grupo PSA ha desarrollado en el Fractal un conjunto 9.1.2 y el software necesario para una inmersión sonora integral. El tratamiento digital aplicado a los sonidos simula el sistema auditivo humano. Las fuentes sonoras se crean de manera virtual y su localización se dinamiza para enriquecer la información que se transmite al conductor.

En el caso de un trayecto guiado por el navegador, la fuente de la síntesis vocal se localiza en el eje del coche, a cierta distancia. A medida que el vehículo avanza, la fuente se acerca al habitáculo desplazándose hacia el lado del cruce que hay que tomar a continuación. Al nivel de la intersección, el aviso sonoro se sitúa en el habitáculo, muy cerca del conductor para avisarle de la inminencia del cambio de dirección.

Además, la espacialidad permite adaptar el sonido a la morfología del vehículo y a su evolución. El sistema desarrollado por el StelLab configura así de manera autónoma las diferentes fuentes sonoras entre los modos cupé y descapotable del Fractal.

Para explotar todo el potencial del sistema, esta instalación 9.1.2 está compuesta de un sistema 9.1 que integra delante tres medios agudos, dos tweeters, dos woofers y un subwoofer y detrás dos medios, dos tweeters y un woofer. Para garantizar la fidelidad del sonido, Focal, reconocido especialista francés en equipos de audio de gama alta, ha creado las membranas de estos altavoces utilizando fibras de lino.

Además, el Fractal integra, en primicia mundial en los respaldos de cada asiento una caja de infra-bajos conectada a dos vías. Este dispositivo revolucionario explica la denominación de esta instalación: 9.1.2.?

Desarrollada por Subpac, start up americana, esta caja de infra-bajos permite vivir una nueva experiencia sensorial. En efecto, los bajos no se difunden por vía aérea sino mediante una vía sólida. Las ondas acústicas llegan al oído interno del oyente a través de su propio organismo. De este modo, el ocupante del asiento disfruta de unos bajos más intensos y de manera exclusiva sin generar molestias en su entorno.

El Fractal explota asimismo la dimensión acústica atribuyendo una identidad sonora a su cadena de tracción eléctrica. En efecto, esta última está desprovista de las referencias habituales vinculadas a las motorizaciones térmicas. La Marca ha confiado esta tarea al diseñador sonoro brasileño Amon Tobin. La firma sonora exterior del Fractal le permite una armoniosa cohabitación con el resto de usuarios. Estos, especialmente peatones y ciclistas, reciben informaciones de la evolución del Fractal mediante sonidos que distinguen los diferentes estados: aceleración, deceleración o velocidad estabilizada.

En el habitáculo, la identidad de la Marca se revela a través de una concepción de audio inédita que sonoriza funciones como el contacto, los intermitentes, el warning, la iluminación o las diferentes indicaciones del navegador.

Además de permitir la optimización aerodinámica, la cadena de tracción eléctrica ofrece prestaciones desconocidas en el segmento. El equilibrio general del Fractal está asegurado por la implantación de las baterías de iones de litio en el túnel central. De este modo se consigue centrar los pesos y rebajar el centro de gravedad.

La batería de 40 kW/h alimenta dos motores eléctricos de 75 kW / 102 CV cada uno situados en los ejes delantero y trasero y proporcionan al Fractal una autonomía en ciclo mixto de 450 km.

La gestión del sistema genera la potencia en función de cada situación de marcha. Los 150 kW / 204 CV se reparten según la adherencia con el fin de optimizar la motricidad así como la recuperación de la energía. Además, para compensar las transferencias de masas, las relaciones de reducción de los motores eléctricos son diferentes. En las aceleraciones, entre 0 y 100 km/h, el motor trasero actúa inicialmente y, al superar los 100 km/h el motor delantero toma el relevo de manera progresiva.

Para una gran eficacia en ciudad y para mantener una elevada estabilidad a alta velocidad, la dirección eléctrica actúa sobre las cuatro ruedas. Los muelles neumáticos, gestionados de manera automática o a voluntad del conductor, permiten variar la altura libre al suelo entre 7 y 11cm. El valor inferior optimiza la aerodinámica en carretera y prolonga la autonomía del Fractal. En la posición más elevada, permite al coche moverse con facilidad en ciudad y superar los ralentizadores y los accesos a los parkings.

Gracias a un peso de sólo 1.000 kilos, el Fractal acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 s en un ambiente sonoro nuevo y abate los 1.000 metros con salida parada en 28,8 s.

El Peugeot Fractal presenta una visión prospectiva del Peugeot i-Cockpit® para que la conducción sea todavía más intuitiva y una fuente de placer. Después del tacto y la vista, el oído también tiene su papel protagonista en este cupé urbano eléctrico inspirado por el sonido.