Grand Sport, primera carrocería del nuevo Opel Insignia

Será el próximo mes de marzo de 2017 cuando Opel presente en el Salón del Automóvil de Ginebra la primera de las tres carrocerías que conformarán la gama del nuevo Insignia, pero antes ya ha avanzado fotografías y datos del que será el nuevo buque insignia de la marca durante los próximos años.

 

Para su desarrollo, Opel ha partido del Monza Concept que mostró durante el Salón de Francfort de 2013 y tres serán las siluetas que ofrecerá la gama del nuevo Insignia. La Grand Sport, correspondiente a la carrocería 5 puertas (no habrá de 4) que presentará en marzo;  Sport Tourer, la familiar que llegará apenas dos meses más tarde, antes del verano de 2017; y Country Tourer, la variante SUV o Crossover que se incorporará a partir del mes de octubre de ese mismo año.

 

El nuevo Insignia parte de una arquitectura completamente nueva, de proporciones más atléticas y apariencia mucho más baja, larga y ancha que la anterior. Decimos apariencias porque pese al cambio de imagen y estilo exterior, las dimensiones prácticamente no difieren salvo en la batalla, 9,2 cm más larga (distancia lograda básicamente reduciendo en consonancia los voladizos delantero y trasero) y una altura reducida en 29 mm frente a la del anterior modelo. En anchura, lo que se ha agrandado es el tamaño de las vías, que ha crecido en 11 mm.

El nuevo Insignia mide ahora 4,897 mm de largo, y parece un coche sensiblemente más largo y bajo que el anterior. Su silueta es mucho más fina y afilada y tiene el carácter y estilo de la de un coupé de gran tamaño del segmento superior. Apariencia que logra en parte gracias a su aerodinámica forma (tiene un CX de 0,26).

 

En su desarrollo se ha trabajado especialmente para reducir el peso del coche. A igualdad de equipamiento y motorización, el nuevo Insignia resta nada menos que 175 kilos a la cifra del anterior. De estos, los primeros 65 se han conseguido directamente en los componentes de la carrocería. El capó, por ejemplo, es de aluminio, y se han empleado nuevos materiales de gran ligereza en la elaboración de otros componentes y elementos de su dotación.

 

El nuevo Insignia ofrece un diseño marcado por la combinación de líneas fluidas y superficies tensas, con sus proporciones muy marcadas. El coche parece más largo, ancho y, sobre todo, bajo que el anterior. La vista frontal presenta una parrilla delantera prominente, aunque situada más abajo que en la anterior edición del modelo. Las afiladas y delgadas ópticas se inspiran directamente en el mencionado Monza Concept, del que también hereda su dinámico aspecto. El resultado es un coche de gran anchura —al menos aparente—y dotado de una apariencia más que rotunda.

 

Su silueta puede evocar en cierto modo el estilo del Calibra debido a la línea de techo extendida para alargarla. En la superficie lateral, la nervadura ha sido acentuada en su diseño. El nuevo Insignia es un coche de rotunta apariencia dotado de una elegante y sólida silueta y con las proporciones coupé idóneas para un atlético comportamiento. Las ventanillas laterales están cerradas con una franja cromada superior en vez de marco completo, logrando con ello un efecto que si bien rebaja visualmente el coche, destaca su ancha apariencia

 

La trasera es de simple y sencillo diseño. Las ópticas adoptan pilotos LED con la habitual forma de doble ala característica de los Opel y la tercera luz de freno está situada al final de la línea del techo aportando una cierta apariencia de sofisticación tecnológica al conjunto.

 

En el interior predomina el gusto por el arte y la precisión alemán. El salpicadero es más envolvente y está claramente orientado al conductor, pese a tener un diseño más horizontal que el anterior. El conductor va sentado en una posición 3 cm más baja que en el anterior Insignia todavía a la venta, a fin de proporcionar una experiencia de conducción más integrada y directa para lograr sensaciones más deportivas e intensas.

 

Los pasajeros de las plazas traseras son los que más ganan con las nuevas dimensiones del habitáculo gracias a la mayor distancia entre ejes, aunque ello no significa reducir en exceso el tamaño del maletero, que ofrece 490 litros de capacidad, ampliables a 1.450 si se abaten los respaldos de los asientos posteriores.

 

Opel anuncia avanzadas tecnologías en materia de seguridad, de asistencia a la conducción y de conectividad e infoentretenimiento a bordo. Entre estas ha avanzado la nueva tracción integral con reparto vectorial del par (la más sofisticada del segmento) que se ofrecerá en combinación con el nuevo cambio automático de 8 velocidades. También contará con el sistema lumínico Intellilux LED ya conocido sobre el Astra, que sobre el Insignia será aún más rápido, preciso y potente, y contará con una capacidad de alumbrado de hasta 400 m.

 

Y a todo esto añadira otros como el control de crucero adaptativo con frenada autónoma de emergencia, la alerta de tráfico transversal trasero, que detecta objetos que se aproximan a 20 m y hasta en un ángulo a 90 º respecto del coche; o los asientos ajustables con hasta 18 canales de inflado, masaje y ventilación. Además, también dispondrá de asistente de cambio involuntario de carril con corrección automática de la dirección, una nueva pantalla Head up Display (HUD) que proyecta los datos sobre el parabrisas, cámara de visión 360º, parabrisas térmico, y el capó activo, que en caso de colisión con peatón se eleva en milisegundos para aumentar el espacio libre bajo el capo respecto de partes duras del motor y amortiguar el impacto. En materia de conectividad, el nuevo Insignia recurre al ya conocido y eficaz sistema Intellilink en combinación con los servicios personales de asistencia Opel OnStar, toda una referencia,

 

En cuanto a las mecánicas, Opel aún no ha avanzado dato alguno, salvo que el nuevo Insignia dispondrá de una amplia gama de motores turbo de última generación en combinación con diferentes tipos de transmisión entre las cuales se encontrará el ya mencionado cambio automático de ocho velocidades, que únicamente se ofrecerá en combinación con el sistema de tracción total con reparto vectorial del par motor. El Insignia contará con motores gasolina de 140 a 250 CV y diésel de 110 a 170 CV, al menos inicialmente, así como también con una nueva evolución del chasis adaptativo FlexRide que permite adaptar a los modos de conducción Normal, Sport o Tour los parámetros de funcionamiento de la amortiguación, dirección, respuesta del acelerador, gestión del cambio y del ESP .