HONDA HRV 2015

A finales del pasado siglo, en 1998, Honda sorprendía con su HR-V. Aportaba originalidad y un concepto que, como el tiempo demostró, era demasiado prematuro para un mercado aún no necesitado de aquel modelo de coche. La intención era buena, el coche también, pero sencillamente no era el momento. Hoy ese concepto se ha impuesto y gana adeptos día a día. Es lo que conocemos como SUV.

Han pasado 17 años y Honda mantiene en el mercado el modelo, del cual ahora acaba de presentar una nueva generación que se pondrá a la venta este próximo mes de septiembre a partir de 21.200 euros. No es tan fresca y original como lo fue en su día, sino que sigue más los actuales cánones del vigente concepto de SUV compacto que impera en el mercado y que estableció su actual dominador, el Nissan Qashqai.  Aún así está dotado de un atractivo estilo visual que lo asemeja a un coupé pese a que se trata de un cinco puertas que ofrece un amplio y versátil espacio interior.

Honda renueva su HR-V ofreciendo un modelo mucho más acorde con los actuales cánones del segmento de moda, el de los SUV compactos, y dotado de un completo conjunto de sistemas de seguridad avanzada, un interior más cuidado y atractivo y un robusto aspecto exterior.

Los crossover están de moda y Honda, uno de los pioneros del concepto, no podía dejar de reforzar su presencia en el segmento de los SUV compactos aportando todo aquello que precisaba su HR-V para disputar a sus rivales la tarta de un creciente y cada vez más poblado mercado.

Dotado de un diseño que busca asemejarlo a un coupé, pese a ser un cinco puertas, el nuevo HR-V quiere conquistar a nuevos y más jóvenes clientes que antaño. Su imagen no refleja la realidad de su tamaño. Mide 4,3 metros, pero su estilo coupé hace que parezca más pequeño y esconde la realidad de su tamaño, pues se trata de un modelo claramente perteneciente al segmento de los compactos, que apunta al Qashqai, al CX-3 o al ASX como sus principales rivales a batir.

Esa falsa imagen de coupé está combinada con una línea robusta y muy marcada que aporta una sensación de confianza de que estás ante un producto bien hecho que va a durar y resistir sobradamente los esfuerzos a los que le vas a someter. Una “dinámica solidez”, tal cual la define Honda, buscada adrede por el fabricante.

En el interior se ha trabajado buscando ofrecer en todo momento el mayor equilibrio entre una amplia oferta de espacio tanto de carga como para los ocupantes, un diseño armónico e inspirador y un puesto de conducción que facilite al máximo el control absoluto del vehículo. Todo ello con la necesaria y obligada versatilidad que los SUV ofrecen y su total garantía de confort dinámico. Para lograrlo más fácilmente, los diseñadores de Honda han varíado la posición del depósito de combustible a fin de disponer del mayor espacio libre posible. Ahora va dispuesto en una posición central, lo que ha facilitado la integración en la plataforma del vehículo del sistema Honda Magic Seats, que permite el abatimiento y modularidad de los asientos con la máxima seguridad.

La nueva estética interior del vehículo es muy diferente de lo habitual. Cuenta con una gran consola central entre los asientos delanteros, muy elevada de altura y muy plana, pero con una palanca de cambios muy corta, excesivamente corta. Frente al acompañante destaca un salpicadero con hasta tres rejillas de ventilación. Lo primero es atractivo, pero semejante caudal de aire frente al pasajero delantero puede llegar a parecer excesivo, También genera opiniones diversas el tipo de materiales empleados en el salpicadero, con algunos que aportan elevada sensación de calidad y otros a priori not tan acertados. En todo caso no perjudican porque el ambiente general a bordo del coche transmite buenas sensaciones.

Y las transmite porque la sensación de espacio disponible a bordo es muy buena, tanto para los pasajeros de la primera fila como para quienes viajen en las posteriores.Y siempre acompañados de buen equipaje, pues desde los 470 litros de capacidad del maletero a los 1.533 posibles para carga que se logran abatiendo los respaldos, las posibilidades son muchas gracias al sistema antes mencionado de abatimiento y versatilidad de uso de los asientos. Además, bajo la bandeja del maletero hay otros 70 litros de capacidad adicional utilizables salvo que se decida optar por incorporar al equipamiento una rueda de repuesto de las del tipo galleta en lugar del kit antipinchazos que se ofrece de serie.

Tecnológicamente el HRV incorpora una amplia dotación de elementos, entre los cuales destacan el limitador de velocidad inteligente, capaz de leer las señales en la carretera y adaptar de forma automática la velocidad a la que circula el coche; el sistema de freno automático con función Hold, que mantiene el coche frenado si abandonamos la presión sobre el pedal cuando estamos detenidos en un semáforo y los ya habituales elementos, sistemas y controles (Airbags, ESP, avisador de colisión frontal, de cambio involuntario de carril, luces de carretera automáticas,etc).

En cuanto a motores disponibles, la gama apenas ofrece variedad en su lanzamiento, pues tan sólo dispone de dos bloques, ambos de cuatro cilindros. En gasolina cuenta con el 1.5 litros i-VTEC de 130 CV y en diesel con el 1.6 litros i-DTEC de 120 CV. Pertenecen a la última generación de mecánicas Honda y han sido diseñados para ofrecer la máxima eficiencia con una elevada capacidad de respuesta.

La mecánica gasolina destaca por ofrecer una elevada potencia con un reducido consumo combustible, Para ello, incorpora control variable de apertura y elevación de válvulas (VTEC) y control de distribución variable (VTC) en combinación con la alimentación mediante inyección directa, colectores de admisión variable y pistones con el perfil optimizado. Además ofrece una importante reducción de peso gracias al aligeramiento efectuado en el cigüeñal como al haber adoptado tapas independientes para los cojinetes. Esta mecánica aporta 130 CV a 6.600 rpm rindiendo un par máximo de 155 Nm a 4.600 rpm. Gracias a todo ello, el nuevo HRV gasolina acelera de 0 a 100 en 10,7 segundos y un consumo combinado de 5,32 l/100 km con unas emisiones CO2 de 120 g/km. Opcionalmente se le puede dotar de cambio automático, en este caso una transmisión del tipo CVT.

En cuanto al diesel, el 1.6 litros que se monta únicamente se comercializa para los mercados europeos. Se ha minimizado la fricción, reducido las emisiones y mejorado los consumos. Esta eficiente mejora se logra gracias a la adopción de un nuevo  turbocompresor, al rediseño tanto del sistema de recirculación de gases (EGR) –ahora de baja presión- como de la  culata (de alta turbulencia) y al mayor flujo de admisión ahora disponible. Gracias a la adopción de un nuevo cigüeñal, al mayor uso de aluminio en la fabricación del motor y a la estructura más abierta de este, el peso en conjunto del bloque también se reduce significativamente. Esta mecánica genera 120 CV a 4,000 rpm aportando 300 Nm de par máximo a partir de 2000 rpm, con unos consumos reducidos, de tan solo 4,0 l/100 km en el ciclo combinado y una brillante capacidad de aceleración y respuesta, pasando de 0 a 100 en 10 segundos justos. Las emisiones también están a la altura: 104 g/km de CO2.

La nueva generación del Honda HRV estará disponible a partir de 23.000 euros con la mecánica diesel y de 21.200 euros con la de gasolina. Se ofrecerá en el mercado con tres posibles acabados (Comfort, Elegance y Exclusive), dotados desde la versión más asequible de un amplio nivel de equipamiento. Además, Honda ofrece descuentos por valor de aproximadamente 2000 euros para su adquisición, que ya se puede gestionar en todos los concesionarios de la marca en nuestro país.