Hyundai Kona, un nuevo SUV para el segmento B

Como venimos anunciando, Hyundai acaba de dar a conocer su nuevo todocamino compacto Kona, un modelo que se sumará a la familia de modelos SUV del fabricante coreano para Europa compuesta por el Santa Fe y el Tucson, pero que antes, a finales del presente mes de junio, comenzará a venderse en Corea a partir de 15.000 euros, al cambio actual.

Para competir con la cada vez más abundante oferta de modelos SUV, todocamino y crossover del segmento B-SUV (los ya presentes Juke, Captur, 2008 y los futuros  Arona, C3 Aircross, y otros muchos entre los que se encontrará su futuro “gemelo” el Kia Stonic) Hyundai lanza el Kona, un modelo de 4,17 m de largo, 1,8 de alto y 1,55 de ancho dotado de un llamativo diseño y una gran capacidad de personalización. 

Exteriormente el diseño del Kona llama la atención de forma muy especial por su frontal, que presenta un diseño caracterizado por sus faros excesivamente rasgados, las luces diurnas situadas horizontalmente bajo la línea de cierre del capó y la baja posición que adoptan las ópticas principales situadas muy lateralmente junto a la parte inferior de la parrilla.

Un frontal de imagen poderosa y atractiva con una rejilla trapezoidal en forma de nido de abeja con un logo de gran tamaño de la marca dispuesto en posición central. Bajo ella, los antinieblas adoptan una posición más centrada de lo habitual a ambos extremos de una boca de captación de aire abierta bajo la parrilla. Un diseño que sorprende también por la configuración con forma de ondas de ola de su amplio capó delantero.

En su vista lateral —y salvando las notables diferencias de diseño y tamaño— su imagen con la línea de cintura muy elevada, nos recuerda a la del Stelvio de Alfa Romeo. Con carrocería de cuatro puertas, destacan las protecciones plásticas dispuestas en los abultados pasos de rueda, el original diseño de sus barras portaequipajes y la pronunciada caída de su línea de techo hacia la zaga. Las protecciones plásticas se extienden tanto hacia la delantera como la trasera para “abrazar” las ópticas. En la zona inferior de las puertas, un detalle cromado crea una atractiva impresión de falso estribo que, junto con las marcadas líneas de tensión laterales brindan un notable atractivo al conjunto.

Visualmente resulta muy dinámico gracias a la inclinación y extensión del parabrisas delantero, que sitúa el cénit del techo en una posición más retrasada de lo habitual para, a partir de ahí y como ya hemos comentado, descender rápidamente hacia la zaga.

El techo “acaba” en un falso voladizo sobre el portón trasero. En la zaga destacan las dobles agrupaciones de las ópticas. Una primera línea superior situada a caballo entre el portón y las aletas laterales justo bajo la luneta que alojan los intermitentes y una segunda en la parte inferior a la altura de los pasos de rueda donde se agrupan las luces de marcha atrás, los catadióptricos reflectantes y las luces de posición.

Haciendo honor a su hawaiano nombre, el Kona ofrece un colorido aspecto. Dispondrá de una amplia paleta de llamativos colores exteriores entre los que elegir combinables todos ellos con un techo acabado en otro color, creando así una amplia y alegre oferta de terminaciones bicolor, tan de moda últimamente.

En el interior, encontramos un amplio espacio de atractivo diseño bien rematado y elaborado con materiales de calidad. El reparto de los espacios está bien logrado y la sensación a bordo no es agobiante, eso sí, la estética es más bien sobria, pese a los detalles e inserciones de color situados junto a las bocas de salida del aire de la climatización o en la base de la palanca de cambios sobre la consola central. Tecnológicamente el coche está, pese a la apariencia de su aspecto, bien dotado. Ofrecerá elementos como el Head Up display escamoteable, distintos asistentes de conducción y seguridad (cámara de visión trasera, alerta de colisión frontal con frenada automática, alerta por cambio involuntario de carril, cambio automático de luces largas y cortas, avisador de ángulo muerto,...)  así como un sistema de infoentretenimiento compatible con Android Auto y Apple car Play. En la zona central del salpicadero cuenta con una pantalla (de 5, 7 u 8 pulgadas, según el acabado del coche y el mercado al que se dirija). Además, los dispositivos móviles compatibles a bordo podrán recargarse de modo completamente inalámbrico.

 

Cuando comience su comercialización a finales de este mismo mes de junio, (aunque en Europa y España no dará comienzo hasta el próximo mes de octubre), el Kona se venderá únicamente con motorizaciones gasolina. Habrá un motor 1.0 T-GDI de 120 CV con tracción delantera y cambio manual, y otro más potente, el 1.6 T-GDI de 177 CV, esta con tracción a las cuatro ruedas y cambio automático  secuencial de doble embrague y siete relaciones de marcha. Más adelante llegará un 2.0 litros de ciclo atkinson con 149 CV.

Para disponer de las versiones diesel habrá que esperar hasta 2018. Será entonces cuando se pongan a la venta las variantes de 115 y 136 CV del ya conocido propulsor 1.6 litros CDI. Como con los gasolina, el primero se ofrecerá con cambio manual y el segundo con una transmisión automática, tanto en versiones de tracción delantera como a las cuatro ruedas, lo que sin duda le destacará frente a muchos de los rivales del segmento que carecen de esta última oferta.

Hyundai también ofrecerá en Europa una variante completamente eléctrica del Kona con hasta 350 km de autonomía, aunque no llegará hasta finales de 2018. Esta versión se incluye dentro de la estrategia de electrificación de la gama del fabricante coreano, que le llevará a disponer de vehículos eléctricos —primero— y de tecnología de pila de combustible —algo más adelante—en todos los segmentos de su gama. Las previsiones son que dentro de apenas tres años, su gama ofrezca hasta 14 modelos dotados de propulsión eléctrica, híbrida o bien alimentados mediante tecnología de pila de combustible.

Igualmente, Hyundai también ampliará su gama de vehículos SUV. Hasta 2020, el fabricante coreano lanzará al mercado hasta ocho modelos diferentes de vehículos de estas características, entre los cuales se incluyen uno de tamaño superior al del actual Santa Fe y otro de dimensiones menores a las de este Kona.