Lamborghini Aventador LP750-4SV

Haciendo honor a su logotipo y tomando el nombre de un toro bravo lidiado en Zaragoza en 1993, Lamborghini acaba de lanzar el Aventador SV, una versión superextrema y radical de su deportivo de 750 CV con una producción limitada a 600 unidades, de las cuales 500 ya han sido reservadas desde que se contemplara por primera vez este modelo durante el pasado Salón de Ginebra. Habrá asimismo una variante roadster del modelo, de las cuales también está previsto producir el mismo número de unidades.

Lamborghini celebra el actual buen momento de la marca con una serie especial limitada del Aventador bajo la denominación SV

 

Sus siglas ya dan a entender su capacidad. SV es el acrónimo de Super Veloce. Una denominación bajo la cual Lambirghini ofrece la versión más radical y extrema hasta la fecha de su ya conocido superdeportivo Aventador. Para distinguirlo su estética cambia gracias a la adopción de distintos elementos aerodinámicos en el frontal y, sobre todo, en la zaga del coche, donde incorpora un alerón regulable en hasta tres diferentes posiciones.

El diseño de la carrocería también varía, aunque lo hace levemente, aligerando su carga y dejando ver en distintas partes del vehículo su carrocería monocasco elaborada en carbono. Una forma inteligente de reducir aún más el peso de este vehículo elaborado íntegramente bajo las avanzadas pautas de producción ultraligera y siguiendo un poco el estilo anunciado por la propia marca en el Sesto Elemento, prototipo de 2010 con el que Lamborghini mostraba sus avances en materia de reducción de pesos y emisiones. El monocasco tiene el mismo peso que el del Aventador ya conocido, 229.5 kg, pero el peso de la carrocería se reduce.

Dispone del ya conocido motor V12 atmosférico de la marca, dispuesto longitudinalmente en la trasera del vehículo, esta vez con 750 CV de potencia máxima. Esta mecánica ha sido objeto de mejoras, como la optimización de la variación de la apertura y cierre de las válvulas, gracias a lo cual se incrementa la eficiencia volumétrica en el interior del cilindro, lo que tiene importantes repercusiones tanto en los consumos como en el rendimiento del motor.

Para enviar semejante caudal de potencia al suelo con total garantía, las condiciones del SV mejoran frente a las del Aventador del que deriva. El rendimiento de su motor se extrae mediante el manejo de una optimizada transmisión manual robotizada de siete marchas, de rápido y eficaz funcionamiento: bien manejado, apenas emplea 50 milisegundos en efectuar las transiciones entre una y otra marcha. Y dispone asimismo de un sistema Haldex electrónico de tracción a las cuatro ruedas.

De igual modo que se ha reforzado su bastidor, la suspensión también ha sido objeto de diferentes mejoras para garantizar el mejor control del vehículo en carretera. Así, se incorporan amortiguadores de tipo magnético a la suspensión push-rod. Esta combina la doble horquilla (elaborada íntegramente en aluminio) con el conjunto formando por el resorte helicoidal y el amortiguador, que, al igual que sucede en los monoplazas de la F1, está dispuesto en posición horizontal. En cuanto a la dirección, mantiene la adaptativa de desarrollo variable ya incorporada en el Aventador.

Todo ello se combina con los tres programas de Drive Select Mode, mediante el cual se permite al conductor optar por distintas variaciones tanto en el funcionamiento del motor, como de la caja de cambios, la dirección o el control de estabilidad del coche, pudiendo así adaptarlo a su estilo y modo de conducción, según el momento. Strada es el nombre del modo de uso más habitual, Sport es el que indica a las claras sus intenciones y Corsa el elegido para extraer a tope las prestaciones del coche. Para detenerlas, el Aventador emplea unos discos carbono-cerámicos de muy elevado rendimiento y capacidad. 

Para disfrutar del modelo necesitas disponer de una más que saneada cuenta corriente, pues su precio es de 445.000 euros… y de algunos más para alquilar una pista o circuito donde poner a prueba tanto las brutales prestaciones del coche como las de su conductor.