Lamborghini Centenario Roadster

Con el lanzamiento del Centenario Coupé, Lamborghini quiso homenajear a su fundador Ferruccio Elio Arturo Lamborghini, con motivo de la conmemoración de su nacimiento un siglo atrás, el 28 de abril de 1916. Un vehículo muy exclusivo del que tan sólo se van a producir 20 unidades para todo el mundo.

Ahora, apenas unos meses después, la marca del grupo Volkswagen riza el rizo de la exclusividad anunciando el lanzamiento de la versión roadster del Centenario, un vehículo por el que para poder sacarlo a pasear el jeque o futbolista o personaje pudiente de turno tendrá que pagar la nada despreciable cantidad de dos millones de euros… antes de impuestos, seguro, etcétera. Aunque claro está que allá donde vaya será difícil encontrarse a nadie en la carretera que porte un “traje” semejante, pues serán tan sólo 19 adinerados más lo que puedan acceder a disponer de un vehículo semejante en todo el mundo. Mucha coincidencia sería ¿no?

Partiendo de la versión cerrada, Lamborghini dio libertad a sus diseñadores para crear el diseño abierto de este Centenario Roadster, en el que estos han querido plasmar las cualidades progresistas que tenía el visionario fundador de la marca. Elegante y dinámico, el diseño del Roadster acentúa las superficies grandes y limpias y encarna a la perfección el espíritu de la marca bajo el cual se han desarrollado sus productos: “la forma sigue a la función”. En el que se mantienen rasgos de algunos predecesores, como los cortos voladizos que aporto el Sesto Elemento.

Para desplazarse, el Centenario Roadster recurre a lo mejor de la casa, el potente motor V12  atmosférico de 770 CV de potencia. La joya de la corona que lucen los modelos del toro, permite al roadster alcanzar con suma facilidad los 350 km/h de velocidad y acelerar de 0 a 100 km/hora en apenas 2,9 segundos. ¿El secreto?  Aparte de la potencia desmedida de su propulsor, la fantástica aerodinámica de su estilizada silueta, los materiales empleados en su construcción y su relativamente bajo peso (1570 kilos). Gracias a que su Chasis y carrocería son de fibra de carbono, la relación peso-potencia es de 2,04 kg / CV. Como no podía ser de otra manera, monta frenos cerámicos para detener semejante potencial. Su capacidad de frenado es realmente impresionante, pudiendo pasar de 100 a 0 en apenas 31 m.   

 Al igual que en el Coupé, en el Roadster Lamborghini también ha introducido eje trasero con capacidad direccional, alerón trasero activo (de mayor tamaño), tres modos de conducción (Strada, Sport y Corsa), suspensión activa de amortiguadores magnéticos, frenos cerámicos,… Pero al mismo tiempo ha realizado todo lo necesario para adecuar esta carrocería abierta a los cambios aerodinámicos. Así, varía el diseño del parabrisas delantero y las ventanillas laterales (sin marco), hay nuevos conductos por todo el coche para garantizar flujo del aire como el necesario aislamiento de los pasajeros a las turbulencias.

 Según el CEO de Lamborghini, Stefano Domenicali, “el Centenario Roadster conjuga las características de vanguardia de su hermano coupé con la libertad de un verdadero súper coche deportivo descapotable, ofreciendo una experiencia de conducción pura de primer orden y muy exclusiva”.