Lotus Exige Race 380, nacido para competir

Arrogante, intransigente y construido para ganar. Lotus ha anunciado el desarrollo del poderoso Exige Race 380, la versión de competición del que ya ha sido aclamado como uno de los coches más significativos y sensacionales jamás producido por la marca, el Exige Sport 380.

 

Combinando las habilidades de desarrollo de vehículos de Lotus con su pedigrí automovilístico, esta versión de competición no empezará a marcar el ritmo en los circuitos hasta que las primeras unidades del modelo de producción del que se deriva comiencen a entregarse a sus propietarios durante el próximo mes de mayo de 2017. Como parte del actual ciclo de desarrollo del Exige, el Race 380 se convertirá en el coche de carreras elegido tanto por los equipos como por los particulares para la temporada 2017-2018.

Desarrollado a partir de una de las mejores bases posibles, la del Exige Sport 380, la variante de carreras del Exige proporciona lo último en cuanto a ingeniería deportiva y se entregará  dotado ya de serie con un elevado número de componentes enfocados directamente a su uso en la competición.

Caja de cambios, suspensión, aerodinámica y sistemas eléctricos se encuentran entre los elementos modificados para reflejar el rol competitivo que el coche ha de desempeñar. Pese a que esta variante de carreras no puede legalmente circular por carretera abierta, conserva la mayoría de la configuración original del Exige Sport 380 gracias al desarrollo muy avanzado del mismo.

 

Presentado a finales del año pasado, el Lotus Exige Sport 380 ha demostrado ya ser uno de los modelos de mayor éxito Lotus en los últimos años. Desde su lanzamiento el modelo ya cuenta con pedidos en firme para los próximos cuatro meses de producción.

 

Según Jean-Marc Gales, director ejecutivo del Grupo Lotus plc, "El Lotus Exige Sport 380 es un verdadero matagigantes de la carretera, y uno de los súper deportivos más rápidos de los segmentos A y B de esta tipo de modelos. Este modelo nos ha proporcionado la plataforma ideal para desarrollar el nuevo Exige Race 380, un coche de competición sin igual diseñado para vencer a los mejores. Al establecer su peso por debajo de 1000kg, su relación peso/potencia es insuperable en su categoría. Corriendo en Hethel, es 1,5 segundos más rápido que el anterior Exige Cup R, una masiva y fenomenal ganancia en cuanto a rendimiento. Es un incomparable coche de carreras que sigue fielmente la inspiradora filosofía de Colin Chapman. Estamos ansiosos de que los futuros clientes puedan experimentar sus capacidades”.

 

De acuerdo con su nombre, el nuevo Exige Race 380 incluye una amplia gama de opciones orientadas a las Series de competición, que cubren todo, desde el sistema de transmisión hasta el sistema de información del conductor, todo diseñado para aumentar las capacidades del coche. El coche está desarrollado para competir en la serie mundial de la  LotusCup y en un amplio número de campeonatos Clubman. Cada pulgada del coche es la de un coche de carreras ganador.

 

Manteniendo el compacto motor V6 3.5 litros sobrealimentado, el Exige Race 380 rinde 375 CV a 6.700 rpm y 410 Nm de par máximo a 5.000 rpm. Para extraer al máximo su posible está acoplado a una transmisión secuencial Xtrac de 6 velocidades con refrigeración por aceite y diferencial de deslizamiento limitado con placa tipo cassette. Para manejarlo, cuenta con levas de carbono trás del volante. Adicionalmente, los clientes pueden eliminar otros diez kilos más de peso suspendido más allá del eje trasero si optan por el sistema de escape elaborado por completo en titanio.

 

El Exige Race 380 es extremadamente rápido en curvas y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos, completando la vuelta a la pista de Hethel (la pista de pruebas de Lotus) en un excelente 1 minuto 23,5 segundos; la más rápida lograda con un Exige.

 

Generando aún más carga gracias a la cuidadosamente revisada aerodinámica del coche, el Race 380 produce unos fenomenales 240 kg a 170 mph. Se han abierto respiraderos en la zona delantera de la carrocería y en el paragolpes trasero para reducir la presión alrededor de las ruedas y aumentar así la fuerza aerodinámica. Y una rejilla montada en la parte posterior ayuda a la circulación de los flujos de aire a través del compartimiento del motor. Un nuevo deflector delantero reduce la presión bajo el piso del Exige, mientras que el difusor trasero y aumenta su tamaño y montado sobre la carrocería se añade un alerón de competición de corte recto (straight-cut) para modificar los flujos de aire en la parte posterior del coche.

 

El Exige Race 380 monta de serie los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, de predecible manejo y muy elevada adherencia, más anchos (215/45 ZR17) en el eje delantero que en el trasero (265/35 ZR18) instalados en el coche sobre forjadas llantas ultraligeras de aleación. La misma atención por los detalles se ha aplicado a los frenos un sistema AP Racing forjado con  pinzas de cuatro pistones y discos de freno de doble pieza acanalados que proporcionan una excepcional potencia de frenado.

 

El Exige Sport 380 es una referencia en cuanto a su equilibrio y agilidad. Esta variante Race 380 lo mejora gracias a su revisada configuración de suspensión, que incorpora amortiguadores ajustables Öhlins de 2 vías y barras estabilizadoras ajustables en ambos ejes. Junto con el Sistema de Control de Tracción Lotus —que habilita al conductor ajustar la cantidad de deslizamiento de la rueda desde la cabina— permite a los propietarios afinar las características de manejo del vehículo a su gusto.

 

El Exige Race 380 viene ya con la jaula de seguridad integrada, el cockpit ligero de conductor FIA Carbon (compatible con HANS), arnés de seis puntos, ventanas laterales de policarbonato ultraligero, extintor de competición, mando de desconexión de la batería y anillas de remolque deportivas delante y detrás. Un panel de portón trasero con persiana específica de fibra de carbono ultraligera está montado sobre el motor, y las vainas de fibra de carbono para la entrada de aire están instaladas a cada lado del coche por delante de las ruedas traseras. Al igual que en otros de sus modelos destinados a la competición, Lotus reemplaza los faros de la versión de calle por fundas en negro mate. Las especificaciones del Exige Race 380 no incluyen ningún tipo de airbags.

 

Para ayudar al conductor a mantener el ritmo de carrera, la nueva instrumentación TFT en color del Exige Race 380 ofrece numerosas configuraciones de pantalla personalizables y programables por el usuario. Además, gracias a la incorporación de un registrador de datos de pista y de una unidad GPS, los propietarios tienen la oportunidad de actualizar sus datos y prestaciones con software profesional de análisis de datos.

 

Diseñado para ganar, el Exige Race 380 ofrece una muy atractiva imagen exterior. Para ello conserva muchos de los componentes de fibra de carbono hechos a mano del Exige Sport 380, entre los cuales se incluyen su cubierta de inspección frontal, el techo duro y el difusor que lo circunda.

 

Aunque como ya hemos anticipado el modelo no comenzará a llegar a manos de sus propietarios hasta el próximo mes de mayo, Lotus ya acepta pedidos del mismo. Eso sí, poder utilizar este modelo como la base de nuestro equipo de competición supone aceptar su precio de casi 115.000 euros (99.500 libras esterlinas), antes de ni tan siquiera ponerle una pegatina con nuestro número de dorsal.