Madrid prohibirá los coches diésel en 2020

A partir de 2020 los vehículos que dispongan de motor diésel no podrán circular por las calles de Madrid. En virtud del acuerdo alcanzado entre las ciudades de París, Ciudad de México y Madrid durante la reciente Cumbre de Alcaldes C40: Ciudades liderando acciones climáticas” que se ha celebrado esta semana en la capital mexicana, las tres grandes capitales legislarán para tratar de evitar que los vehículos diésel anteriores a la normativa Euro 5 circulen por sus calles.  Madrid va a anticiparse y procurará que estos modelos abandonen las calles en 2020.

 Anne Hidalgo, Miguel Ángel Mancera y Manuela Carmena han suscrito un compromiso mediante el cual las tres ciudades “impulsarán y promoverán el uso de vehículos eléctricos, de hidrógeno e híbridos con el fin de eliminar el uso de automóviles que utilizan combustibles fósiles” de las calles de sus respectivas ciudades. El compromiso prevé también “invertir en infraestructura sustentable para mejorar la movilidad de la población”.

 Además, los alcaldes también han convenido solicitar a las diferentes marcas vinculadas a la industria automotriz para que “contribuyan a la transición de vehículos tradicionales a eléctricos e híbridos”.

La C40 se ha reunido durante dos días en Ciudad de México para acordar la hoja de ruta que permitirá a las ciudades cumplir con los objetivos marcados en el Acuerdo de la Cumbre del Clima celebrada en París con vistas a evitar un aumento de 1.5 grados centígrados en la temperatura global. El acuerdo suscrito por alcaldes de 86 ciudades contempla reducir a la mitad las emisiones de carbono que las mismas realizan, fin al que destinarán una financiación estimada en 375.000 millones de dólares.

Así, en París los vehículos diésel de más de 20 años de edad tienen restringido su acceso a la ciudad desde el pasado 1 de julio, se ha peatonalizado el uso de un mayor número de calles y, recientemente, se ha cerrado la circulación al tránsito de vehículos a lo largo de tres kilómetros en el margen derecho del río Sena.

 

Tanto París como Ciudad de México han impulsado y están en proceso de expansión de sus respectivos sistemas de metro, metrobus y de sistemas de transporte mediante el uso compartido de bicicletas en sus calles., Por su parte, en Ciudad de México se han incrementado el número de días a la semana que los vehículos tienen restringida la circulación en función de su antigüedad.

 

París tiene actualmente unos niveles de contaminación aérea superiores en un 80 por ciento a los permitidos y Ciudad de México duplica los contemplados en la escala de contaminación del aire recomendada por la organización mundial de la salud.

 

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, trabaja ya en un plan de reorganización del tráfico en la ciudad que será aprobado a primeros de 2017 para su progresiva implantación en la ciudad con vistas a la creación de zonas de bajas emisiones de carbono en el centro de la ciudad. La capital española se ha planteado como objetivo limitar el tráfico de vehículos diésel en 2020, cinco años antes que las capitales de Francia y México. La próxima semana se cerrará experimentalmente al tráfico la Gran Vía Madrileña, con vistas a un próximo cierre durante las próximas navidades y de forma previa a la implantación de fuertes restricciones al tráfico de vehículos privados que el Ayuntamiento quiere generalizar en toda la zona centro de la ciudad a partir de primeros de 2017.