Mercedes Benz GLE, la renovación del ML

Mercedes ha renovado tan a fondo su ML que incluso le ha cambiado el nombre por el de GLE. Así, su nuevo representante en el segmento SUV ofrece ahora un nuevo diseño mucho más atractivo tanto en su frontal como en la trasera, motores y transmisiones mejorados para alcanzar cifras optimizadas en rendimiento con consumos y emisiones que se llegan a reducir en promedio hasta en un 17 por ciento.

Además. la marca de la estrella añade en el GLE por primera vez en la gama de sus SUV una variante híbrida enchufable, el 500 GLE e 4Matic, que ofrece valores de consumo aún más contenidos que los de su GLE 250d a la vez que igual en potencia a versiones equipadas con motores V8

El 24 de septiembre llegan al mercado español las primeras unidades del nuevo Mercedes GLE, modelo con el que la marca de la estrella renueva al ML de forma tan profunda que hasta le cambia el nombre

Junto a un diseño atractivo y renovado, los distintos modos de conducción que permite el DYNAMIC SELECT y los sistemas de asistencia a la conducción ya conocidos de la Clases E y S, el GLE aporta además una amplia oferta de motores. Así, es posible elegir entre cinco eficientes y potentes mecánicas de cuatro, seis u ocho cilindros. Entre ellas cabe destacar la diesel cuatro cilindros que se monta en el GLE 250 d, que, con una potencia de 204 CV, proporciona excelentes prestaciones, y consumos (5,4 l/100 km) con unas emisiones récord en este segmento de apenas 140 g CO2/km.

Y no menos impresionante es el GLE 500 e 4Matic, el primer SUV de la marca de tecnología híbrida enchufable. Con 442 CV (325 kW) de potencia combinada, garantiza prestaciones de vértigo con una emisiones de tan sólo 78 g/km de CO2, con un consumo de gasolina de apenas 3,3 l/100 km y un consumo eléctrico de 16,7 kWh/100 km. En modo completamente eléctrico, este híbrido puede recorrer hasta 30 kilómetros. 

El nuevo GLE 500 e 4MATIC combina un motor gasolina V6 BlueDIRECT de inyección directa de  333 CV con un motor eléctrico de 85 kW (116 CV). El par máximo que ambos proporcionan conjuntamente asciende a 650 Nm. En modo eléctrico puede recorrer hasta 30 km circulando a velocidades de hasta 130 km/h. Además, el conductor de esta variante híbrida puede elegir entre cuatro modos de conducción específicos para esta versión:

  • HYBRID: el sistema selecciona automáticamente el tipo de propulsión ?motor de combustión y/o eléctrico? más adecuado en cada situación para optimizar el balance energético total
  • E-MODE: conducción en régimen exclusivamente eléctrico
  • E-SAVE: conserva la carga momentánea de la batería para poder conducir más adelante en modo eléctrico puro (por ejemplo, al circular en ciudad)
  • CHARGE: recarga la batería durante la conducción y cuando el vehículo está detenido

Esta versión híbrida se ofrece con la transmisión 7G-Tronic Plus automática de siete relaciones de marcha. 

Además de esta variante híbrida, la nueva gama del GLE cuenta con otros avanzados propulsores gasolina V6 y V8 BlueDIRECT como en el GLE 500 4MATIC con motor V8 biturbo inyección directa de 435 CV de potencia y 700 Nm de par máximo En el GLE 400 4MATIC se monta un motor V6 biturbo inyección directa, con sistema de inyección guiada, nuevos inyectores piezoeléctricos y encendido multichispa (Multi Spark Ignition, MSI). Esta mecánica aporta 333 CV de potencia y rinde 480 Nm de par partir de 1.400 rpm, consume 8,8 l/100 km (209 g CO2/km) en el ciclo mixto normalizado europeo Todas las mecánicas cuentan con función de parada y arranque ECO.

En cuanto a los propulsores diesel, el GLE ofrece el eficiente y brioso cuatro cilindros de 204 CV en los GLE 250 d y GLE 250 d 4MATIC. Para el GLE 350 d 4MATIC monta el acreditado V6 de 258 CV de potencia y 620 Nm de par. En este, gracias a un completo paquete de medidas se han reducido los consumos casi en un 9% hasta los 6,4 l/100 km (ciclo mixto normalizado europeo). En el GLE 250 d con tracción trasera, esta cifra se reduce aún más hasta los 5,4 l/100 km. Es el primer SUV de tamaño grande con propulsión convencional con unas emisiones de tan sólo 140 g CO2/km (5,4 l/100 km).

Para optimizar el seis cilindros se ha modificado la gestión del motor mediante un nuevo sistema de regulación de la combustión, que dosifica la inyección de combustible en los cilindros de modo selectivo en función del aire aportado para la combustión, especialmente en la fase de calentamiento inicial. También se ha modificado la válvula de recirculación de los gases de escape y se ha adoptado una nueva bomba de aceite de aletas regulada esta vez en función de la demanda. Por último, en cuatro cilindros diesel se ha optimizado la combustión y alcanzado una considerable disminución de las pérdidas de rendimiento por fricción.

Cuando esta generación del GLE llegue al mercado, todas las versiones diésel montarán de serie la caja de cambios automática de nueve velocidades 9G?TRONIC, la cual se ofrecerá por primera vez en combinación con una reductora opcional para la práctica de actividades todoterreno y dotada asimismo con bloqueo del diferencial central.