Mitsubishi Eclipse Cross, un SUV deportivo compacto

Mitsubishi iniciará este mismo año la comercialización del nuevo Eclipse Cross, un nuevo vehículo SUV que se integrará en su gama a medio camino entre los ASX y Outlander, en pleno centro del segmento SUV-C, pese a sus casi 4,4 metros de longitud. Dado a conocer durante el pasado Salón de Ginebra, el Eclipse Cross hereda su denominación tomando el nombre de un deportivo que la marca de los tres diamantes comercializó de 1989 a 2012.

El amplio crecimiento que los SUV están experimentando en el mercado aporta una excepcional oportunidad para incrementar sus volúmenes de ventas y subirse por fin a una ola de crecimiento que la marca no puede ni debe dejar pasar.

El frontal sigue del Eclipse Cross sigue las actuales tendencias de diseño del fabricante, asimilando la imagen de marca vigente y aprovechando la fuerte imagen que su diseño aporta. No sucede lo mismo con el resto del coche, claramente diferencial del resto de modelos de la gama y dotado de líneas y estilo inéditos. Manteniendo la esencia deportiva de la denominación Eclipse (el nombre de un deportivo que la marca vendió desde finales de los años ’80 a primeros de los ’10), el SUV presenta un fuerte carácter tanto en su imagen frontal como especialmente en la lateral, donde el cierto aire de coupé de su parte trasera y las líneas dinámicas de estilo reflejan la idea deportiva que la marca quiere imprimir al modelo.

En el interior, el diseño es completamente nuevo, con un salpicadero de líneas marcadamente horizontales en cuya alargada parte central se aloja un panel táctil (touchpad) desde el cual se controlan todas las funciones de conectividad e info entretenimiento a bordo. La conectividad es una de las grandes diferencias en las que, de momento, el Eclipse Cross mejora claramente al resto de los modelos de la marca. Además, también dispondrá de Head up display

Cuando llegue al mercado, el Eclipse Cross contará con versiones dotadas bajo el capó bien con un motor 1.5 litros gasolina turboalimentado, bien con el 2.2 litros DI-D de gasóleo. Este último estrenará una transmisión automática convencional de ocho relaciones de marcha, mientras que el primero podrá contar con un cambio automático de variador continuo de ocho relaciones prefijadas además de con la versión de cambio manual. Eso sí, los dos ofrecerán versiones dotadas de tracción integral con control electrónico del reparto de par sobre el eje trasero en combinación con un sistema de frenado selectivo individual para cada rueda con el fin de ayudar a que el conjunto ofrezca ese comportamiento deportivo que la imagen exterior del vehículo transmite.

De lo que Mitsubishi aún no ha hablado es de una posible versión híbrida del modelo que sumar a la familia de sus modelos PHEV.

Para Mitsubhisi, el Eclipse Cross es un modelo estratégico y global. Las primeras unidades de producción se destinarán en primer lugar para arrancar a finales de este mismo año con la comercialización del modelo en los mercados europeos, siendo España uno de los principales mercados que la marca contempla para el mismo. Posteriormente, el Eclipse Cross también se se lanzará sucesivamente en Japón, Norteamérica, Australia y otras regiones del mundo.