Nissan Bladeglider, mirada a la futura movilidad

Nissan ha mostrado su prototipo de vehículo del futuro, el BladeGlider, un modelo que combina altas prestaciones con las cero emisiones en un vehículo ciertamente revolucionario y dotado de un diseño marcadamente deportivo.

Desarrollado a partir del concept car que Nissan mostró por primera vez en 2013 con motivo del Salón del Automóvil de Tokio, la marca japonesa ha querido aprovechar el momento olímpico para mostrar en Brasil las futuras tecnologías que combinarán la movilidad inteligente y el respeto por el medio ambiente con la conducción de un vehículo deportivo.

“Estos prototipos –afirma Carlos Ghosn, Presidente y CEO de Nissan Motor— son el mejor ejemplo de la expansión de nuestra filosofía de movilidad inteligente, que combina el placer de conducción con el respeto por el medio ambiente. Nissan cree que los amantes de este tipo de vehículos desean un futuro de cero emisiones, y el BlideGlider es la mejor demostración de que este futuro ya está aquí. Es el vehículo eléctrico ideal para los amantes de los coches”.


Con el BlideGlider, la idea de Nissan era crear un vehículo eléctrico ágil y eficiente, que ofreciera nuevas dimensiones de emoción y placer de conducción, un coche que “se deslizase” gracias al funcionamiento silencioso de su tren motriz eléctrico y a su forma aerodinámica.

Después de dos años dedicados al diseño, la ingeniería y el desarrollo, el Nissan BladeGlider ha seguido evolucionando hasta convertirse en un emocionante estudio real sobre el potencial de rendimiento de los Vehículos Electricos (VE) avanzados. El BladeGlider encarna la movilidad inteligente, una filosofía que inspira coches más emocionantes gracias a que se replantea la forma en la que estos se conducen, se impulsan y se integran en la sociedad.

Los modelos de demostración presentados en Brasil, varían respecto del mostrado en 2013. Los nuevos, disponen de una configuración avanzada del chasis con una vía delantera estrecha y una vía trasera más ancha para lograr una eficiencia aerodinámica y una estabilidad de conducción óptimas.

Su talle alto y sus puertas con articulación posterior y en ángulo diedro proporcionan una fantástica entrada y salida al habitáculo. El techo abierto  reforzado con una estructura de protección anti-vuelco integrada, proporciona a los viajeros la emoción de desplazarse en un coche de techo abierto al tiempo que mantiene la seguridad de un coupé.

Todos los sistemas del BladeGlider están integrados en los mandos del volante y se controlan en una avanzada pantalla en la que se muestran los datos de velocidad, estado de carga de la batería, modo de regeneración y el mapa del par motor. A ambos lados, otras dos pantallas proyectan las imágenes captadas por las cámaras instaladas justo detrás de las ruedas delanteras. Este diseño de doble pantalla, alternativa a los tradicionales retrovisores de las puertas, mejora la eficiencia aerodinámica del BladeGlider.

El conductor va sentado en la punta de flecha que dibuja la forma del habitáculo, ligeramente por delante de dos pasajeros, que disponen así de un amplio espacio para las piernas. Gracias a la amplitud de la luna del habitáculo, todos los ocupantes pueden disfrutar en todo momento de una vista panorámica.

Para desplazarse, el BladeGlider recurre a un motor 100 % eléctrico de excepcional rendimiento gracias a la tecnología de la batería y del propio motor desarrollada por el socio técnico de Nissan para este proyecto, el estudio de ingeniería británico Williams Advanced Engineering. La velocidad máxima alcanzada por los modelos de demostración supera los 190 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos. Dos motores eléctricos de 130 kW, uno para cada rueda, suministran la tracción trasera.

El coche cuenta con un sistema sensible al par motor, que controla en todo momento la cantidad que se  envía a las ruedas motrices y mejora aún más la conducción del vehículo. De este modo, si el coche empieza a subvirar el sistema lo detecta y envía automáticamente más par a la rueda exterior contrarrestando así el subviraje. El sistema está diseñado para contribuir a la experiencia de conducción en lugar de controlarla, aún así, el sistema sensible al par presenta tres modos de configuración: desactivado, ágil y drift.

La potencia se obtiene a través de una batería de iones de litio de 220 kW. Está compuesta de cinco módulos de alto rendimiento, que cuentan con unos sistemas de refrigeración diseñados especialmente tanto para la batería como para los motores.

El interior del BladeGlider refleja su espíritu deportivo. Tanto es así, que todos los ocupantes disponen de un cinturón de seguridad de 4 puntos de anclaje y todos los asientos, tanto el del conductor como el de los pasajeros ofrecen un apoyo excepcional a los costados y a las piernas. Están confeccionados con una mezcla de tejidos sumamente agradables al tacto y cuentan con un recubrimiento de resina epoxi, un material que destaca por su resistencia y agarre y que “fija” a los pasajeros en su posición de forma cómoda y segura.

La tapicería ofrece dos gamas de colores a elegir: Cyber Green y Stealth Orange. Estos colores se emplean en las zonas superiores del respaldo de los asientos y están enmarcados con un material plateado reflectante, que les confiere un toque atractivo y deportivo. La base de los asientos está tapizada con un material estampado de color negro, con una franja de color verde y naranja que enmarca el asiento.

Aprovechando el “momento olímpico”, Nissan ha presentado dos unidades del BladeGlider en Río de Janeiro. Una ha permanecido expuesta de forma estática en el Parque Olímpico, mientras que la segunda está sirviendo para transportar a representantes de los medios de comunicación y a los VIP.

 

Principales Características del BladeGlider

Velocidad máxima

>190 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h

< 5 segundos

Potencia

200 kW (268 CV)

Par motor

707 Nm

Peso

1300 kg

Longitud

4300 mm

Anchura

1850 mm

Altura

1300 mm

Distancia entre ejes

2800 mm