Nuevo Ford Fiesta, más elegante, tecnológico y capaz

La séptima generación del Ford Fiesta ya está lista para iniciar su andadura comercial, aunque hasta mediados del primer semestre del 2017 no comenzarán a admitirse pedidos en los concesionarios. Al mercado español llegarán sus dos primeras siluetas (tres y cinco puertas) en la primavera.

Esta nueva entrega de la gama Fiesta es aún más global, tecnológica, eficiente y capaz que las anteriores. Se trata de un coche que mejora en cuanto a refinamiento, elegancia y dinamismo, aunque su imagen exterior y estilo es ciertamente continuista respecto del Fiesta que conocemos y aún permanece a la venta. Pese a ello es un coche mejor preparado para hacer frente a los nuevos tiempos y tendencias imperantes en el mercado, dotado de una imagen mucho más fluida y elegante, de líneas simples y directas combinadas mediante superficies amplias y despejadas. El nuevo Fiesta gana en cuanto a fuerza visual se refiere, gracias, en buena medida, a la adopción de distintos detalles estéticos con cierto aire de familia dados a conocer previamente por Ford en otros modelos, como por ejemplo, el Focus.

El frontal adopta nuevas formas, más redondeadas y amables, en donde destaca especialmente la nueva rejilla, más amplia y predominante, que gana fuerza gracias al nuevo diseño más simple del capó. Las ópticas delanteras cambian de forma adoptando un acabado más envolvente y afilado, creando una firma óptica más reconocible, tanto de día como especialmente de noche. Los proyectores antiniebla y la zona inferior del faldón delantero es ahora más armoniosa gracias al rediseño efectuado en la misma.

 

Además de un aspecto general más Premium, el nuevo Fiesta crece levemente en tamaño, incrementando su longitud en 71 mm y otros 12 mm en anchura. Su perfíl lateral es algo más elevado, especialmente en su zona final, lo que le permite ganar algo de altura interior, para satisfacción de los ocupantes de las plazas traseras. Su línea de cintura parece prolongarse hasta los faros y la zona acristalada está ahora más integrada con todo el conjunto del diseño, gracias a la ampliación de la línea de ventana, que ahora ya no está interrumpida por la óptica del intermitente lateral. Las llantas de 18” cuentan con diseños exclusivos que evocan movimiento incluso a coche parado.

 

En la zaga, el cambio más significativo está en las ópticas, que varían por completo de forma y disposición, pasando de su anterior ubicación vertical a posicionarse de forma horizontal aportando una aún mayor sensación de anchura al Fiesta. Están diseñadas en forma de C

 

El gran cambio de esta nueva generación del Fiesta está en el interior del coche, donde se ofrece además de un nuevo diseño un mayor espacio, confort y economía para todos sus ocupantes, y en especial para los de las plazas traseras. Y todo ello aportando además una mayor sensación de calidad, tanto percibida como real, en cuanto a los materiales empleados y la terminación alcanzada.

Salpicadero, cuadro, volante y paneles de puertas son todos de nuevo diseño en esta nueva generación del modelo, en la que por primera vez el Fiesta va a ofrecer un techo de cristal panorámio de apertura practicable para algunas versiones de la gama que cubre casi totalmente el ancho del techo.

 

En el interior, el estilo exterior de superficies fluidas se mantiene. La consola central se conecta mediante una pieza con la parte inferior del panel de la instrumentación y sin enganches visibles con el suelo del vehículo. El nuevo túnel central incorpora pantallas individuales de ventilación y climatización. La calidad de acabado y terminación, así como la de los materiales empleados mejora, contribuyendo a ofrecer en general un mayor confort y ergonomía a bordo. Tras el volante (que opcionalmente puede ser calefactado), el nuevo panel de instrumentación cuenta con una pantalla de TFT de 4,2 pulgadas.

 

Otra de mayor tamaño, de 6,5 pulgadas a todo color y de alta definición, aparece como flotando en el centro del salpicadero y es el centro del avanzado sistema de info entretenimiento SYNC 3 de última generación que incorpora el Fiesta, un modelo ampliamente conectado además de mediante bluetooth o tomas USB, gracias a la disponibilidad de uso de los sistemas Android Auto y Apple CarPlay y al equipo de sonido   B&B Play que incorpora por primera vez un modelo de Ford. El nuevo Fiesta permite el manejo de los sistemas tanto mediante órdenes táctiles a través de la pantalla como mediante sencillos y conversacionales comandos de voz.

 

La experiencia de conducción del nuevo Fiesta también mejora notablemente gracias a la disponibilidad (de serie u opcionalmente, según la variante del modelo) de hasta 15 sistemas de asistencia a la conducción a bordo así como de gran variedad de equipamientos de seguridad. Entre los primeros y como más destacados, el nuevo Fiesta contará con el asistente pre-colisión con detección de peatones, que detecta objetos hasta a 130 m de distancia por delante del coche, al que llega a frenar automáticamente en caso de que no lo haga el conductor. También dispone de active park assist, con aparcamiento en perpendicular; control de crucero adaptativo, aviso de puntos ciegos, sistema de mantenimiento de carril, de luces largas automáticas o de alerta de tráfico cruzado. El Fiesta es el primer modelo del segmento B que incorpora este último.

 

La nueva gama Fiesta va a ofrecer una gama de motores más simplificada que la anterior, aunque no por ello exenta de novedades. En gasolina contará con los eficientes motores  Ecoboost de tres y cuatro cilindros, algunos de los cuales se ofrecerán en combinación con la caja de cambios DCT. El tricilíndrico 1.0 Ecoboost ofrecerá versiones de  hasta 140 CV de potencia y contará incluso, como primicia mundial entre los motores de 1.0 con sistema de desconexión de cilindros.

 

En diésel, la gran novedad será el nuevo motor 1.5 TDCI Eco Blue de 120 CV, que se combinará con una caja de cambios de 6 velocidades y que ofrece unas emisiones de tan sólo 82 g/km.

 

Y al igual que en el resto de su oferta de modelos, Ford orienta la oferta de versiones del nuevo Fiesta en función del tipo de uso que sus clientes prefieren. Así contará con las variantes de acabado Titanium, para quienes buscan un coche elegante; ST-Line (a la espera de la versión ST de 200 CV) para quienes gustan de disfrutar de un ambiente y configuración claramente deportivo e inspirado en las prestacionales realizaciones de Ford Performance; o Vignale para quienes apuestan claramente por un producto distintivo y marcadamente exclusivo.

 

La novedad en este campo viene de la mano de las nuevas variantes Active, una de las grandes novedades de la gama del nuevo Fiesta y que anticipan la creación de una nueva subgama de modelos con este mismo nombre en el resto de las familias de modelos de Ford. Con los Fiesta Active, Ford va a entrar de lleno en el segmento de los SUV de pequeño tamaño, donde ya está presente con el EcoSport.

 

Los Fiesta Active ofrecen una nueva variante de estilo y carácter claramente crossover inédita en la gama del polivalente modelo de Ford en sus 40 años de historia. Para ello, la marca del óvalo ha dotado al Fiesta de un aire campero y off road gracias a la adopción de distintos elementos plásticos de defensa en su exterior situados en los pasos de rueda, faldones laterales, y la zona inferior del frontal; de rieles de techo, para soportar cargas en el mismo, y de una suspensión sobre elevada que incrementa la distancia al suelo lo justo para ofrecer una mayor capacidad fuera de territorios urbanos.