Nuevo Mazda MX-5, más enérgico y tecnológico

 Mazda renueva su icónico MX-5 dotándole de mayor energía y tecnología y adaptándole a los nuevos tiempos y deseos de los compradores actuales sin desvirtuar su concepto origina de deportivo ligero, sencillo, accesible y, muy especialmente, divertido de conducir. Para ello incorpora a su peculiar roadster a su actual línea de diseño “Kodo” e introduce en el modelo la tecnología “Skyactive” dotándole de motores y transmisiones especialmente adaptados a la configuración de motor delantero y tracción trasera.

El nuevo Mazda MX 5 es uno de los icónicos modelos con los que la marca japonesa está presente en el Salón de Francfort. La cuarta generación de este atractivo deportivo, el más vendido de todos los tiempos incorpora las últimas tendencias en materia de diseño, mecánica y tecnología introducidas por la marca en su gama.

 

El nuevo MX5 es el más ligero de cuantos se han producido hasta la fecha, manteniendo sus idóneas proporciones y silueta tanto con la capota abierta como cerrada, aún incorporando en su línea las cualidades de la actual línea de diseño “Kodo” que siguen las nuevas creaciones de Mazda. Pese a incorporar un mayor volumen de equipamiento en materia de seguridad y de sistemas de información y entretenimiento a bordo, el nuevo MX-5 pesa 100 kilos menos que su predecesor. Cifra especialmente relevante si tenemos en cuenta que además tanto sus nuevos motores como transmisiones se han adaptado especialmente a la particular configuración de mecánica delantera con propulsión trasera del roadster, que además mantiene su ideal distribución de peso (50:50)  pese a recortar aún más sus voladizos delantero y trasero.

 

Pero vayamos por partes. Exteriormente, la nueva estética del MX-5 consigue gracias a su adaptación a la línea de diseño Kodo un notable equilibrio de formas. De fluidas líneas, los recortados voladizos de esta nueva generación contribuyen a dotarle de una imagen más ancha en la que destaca el potente y elegante frontal de agresivo aspecto dotado de unos ultracompactos grupos ópticos LED de cuatro lámparas y unas luces diurnas (de serie en toda la gama) de igual tecnología lumínica.

 

Visto lateralmente, su habitáculo parece ahora haberse desplazado hacia la zona trasera. Así ha sido efectivamente para dotar de un mayor equilibrio sus proporciones tanto con la capota abierta como cerrada. El MX-5 sigue contando con su tradicional capota de lona negra, a juego en esta edición tanto con los pilares A como con el remate superior del parabrisas delantero, los retrovisores exteriores y las barras de los respaldos de los asientos. La capota se recoge límpia y cómodamente en un espacio muy compacto sin alterar la aerodinámica silueta del pequeño deportivo. Para rematar la vista lateral, Mazda introduce nuevos diseños deportivos de ocho radios y cuatro tuercas en las llantas de aleación de 16 o 17 pulgadas con las que se puede equipar.

 

En la trasera, aunque tienen claras reminiscencias presentes en las anteriores generaciones, las ópticas también son de nuevo diseño. El nuevo MX 5 está disponible en siete colores de carrocería diferentes entre los que elegir.

 

En el interior, se ha trabajado especialmente para mejorar tanto el confort a bordo como la ergonomía del modelo, labor en la que Mazda tradicionalmente destaca como fabricante. Los técnicos de la marca se mostraron especialmente interesados en lograr que la transición del exterior al interior fuera lo más continua posible visualmente. Para ello han introducido un plano exterior que se extiende desde las aletas delanteras hasta la parte superior del guarnecido de las puertas (en igual color al resto de la carrocería).

 

Todo está centrado en el conductor. Volante, panel de instrumentación, pedalier y controles se han situado de forma idealpara garantizar el uso más eficiente de los mismos en función del espacio disponible. Un espacio que se incrementa tanto para las rodillas como para la cabeza, evidentemente con la capota desplegada. Por cierto, que esta se acciona desde el interior de forma más fácil gracias a la inclusión de unos nuevos muelles de asistencia que facilitan su manejo desde los asientos. Estos son ahora más deportivos, cómodos y ofrecen una mayor sujeción.  El maletero ha modificado levemente sus formas buscando una optimización del espacio para dar cabida a dos maletas de mano.

 

Independientemente de su talla y tamaño El conductor puede disfrutar plena y cómodamente del manejo del coche gracias a la idónea ubicación del pedalier, volante, palanca de cambio y del mando HMI. El nuevo MX-5 se ha diseñado bajo el concepto Head Up cockpit, que ayuda a explotar al máximo la tecnología disponible a bordo sin perder la concentración en la conducción del coche.El cuadro dispone de elegantes relojes analógicos con el tacómetro en el centro, el velocímetro a la derecha y el resto de indicadores situados a la izquierda. Además, una pantalla de 7 pulgadas en el salpicadero (de serie en todas las versiones) ofrece información sobre los sistemas de comunicación y entretenimiento disponibles a bordo. El mando giratorio HMI (también de serie en toda la gama) facilita el uso de estos sistemas sin necesidad de desviar la vista de la conducción . Y mediante el smartphone MZD Connect (de serie igualmente) se dispone, además de conexión telefónica, de acceso a internet para enviar y recibir mensajes de texto, correo electrónico, etc, todo en manos libres gracias a distintas aplicaciones (Aha, Stitcher, …). Todo ello en combinación, como es lógico, con avanzados sistemas de navegación y sonido Premium (BOSE) con nueve altavoces especialmente diseñados para ofrecer una experiencia acústica adaptada especificamente a un roadster descapotable.

 

En cuanto a las mecánicas disponibles,  para el mercado europeo inicialmente el nuevo MX-5 dispondrá de motores 1.5 litros y 2.0 litros gasolina de la familia Skyactiv. En el primero se han introducido modificaciones tanto en el calado de distribución como en distintos elementos móviles  (entre otros se ha adoptado un nuevo cigüeñal de acero especial para llevar la línea roja hasta las 7.500 rpm) con el fin de elevar la potencia máxima respecto de las versiones de esta mecánica que actualmente se montan ya en los Mazda 2 y Mazda 3. Esta mecánica entrega 131 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 150 Nm a 4800, rendimiento superiores a los del anterior 1.8 de la gama MX-5 pero con consumos y emisiones de 6.0 l/100 km y 139 g/km.

 

En cuanto al bloque 2.0 litros, se ha optimizado especialmente para ofrecer una mayor entrega de par a bajo y medio régimen. Ahora es 8 kilos más ligero y ofrece una capacidad de aceleración superior con menores consumos y emisiones. Rinde 160 Cv a 6.000 rpm y aporta 200 Nm de par máximo a 4.600 rpm. Consume 6,9 l /100 km con unas emisiones de 154 g/km de CO2.

 

Ambas mecánicas cumplen la nueva normativa Euro6 actualmente ya en vigor y se ofrecen en combinación con la caja de cambios manual Skyactive-MT de seis velocidades, adaptadas y optimizadas especialmente para su uso en el MX5.