Nuevo Nissan Qashqai, a la venta en julio

El nuevo Nissan Qashqai comienza a calentar motores de cara al inicio de su lanzamiento comercial previsto para este próximo mes de julio. La marca japonesa añade nuevos argumentos de compra para conseguir que su renovado crossover mantenga su liderazgo en el segmento C-SUV.

Una renovada imagen, más actual y atractiva; un interior elaborado con materiales de mayor calidad; una dotación tecnológica de primer nivel, —especialmente cuando incorpore en 2018 las innovadoras funcionalidades del avanzado sistema Nissan ProPilot que le acercan a la conducción autónoma—,niveles de acabado nuevos y más completos, y mejoras de rendimiento y agrado de conducción son los principales cambios de esta nueva entrega del Nissan Qashqai.

El cambio de imagen exterior le sienta bien al Qashqai. Su estilo es ahora más actual y moderno y la inserción de nuevos elementos estéticos de color por toda su carrocería alegran su presencia, especialmente en el frontal, donde se incorpora la nueva y atractiva parrilla V-Motion, que gana en imagen gracias al contraste que ofrece su gran V cromada en combinación con los elementos acabados en negro que la rodean.

El resultado es una imagen más poderosa y dinámica, que varía en la gama, pues los elementos cambian en función de la versión elegida, aunque las nuevas ópticas con forma de boomerang se mantienen en todas ellas. Destacar que las versiones Visia no disponen de luces antiniebla y que las luces de tecnología Full LED serán equipamiento de serie en las versiones alto de gama Tekna y Tekna + (un nuevo acabado que se incorpora) y disponibles como elemento opcional para las N-Connecta.

En la vista lateral destacan la nueva antena con forma de aleta de tiburón y el nuevo diseño de las llantas (de 17 a 19 pulgadas según versión), pensado especifícamente para aportar mayor eficiencia. Las ópticas LED que muerden su parte final también son nuevas y trasladan a la trasera ese estilo boomerang de las delanteras. Uno de los detalles distintivos del nuevo Qashqai serán las inserciones cromadas dispuestas en la parte inferior del paragolpes, disponibles a partir del nivel de acabado N-Connecta. La renovación del Qashqai trae dos nuevas posibilidades de acabado exterior en su paleta de colores: Azul vivid y Bronce chestnut.

Las dimensiones del SUV de Nissan se mantienen prácticamente sin variación, siendo la mayor diferencia los 17 mm en los que crece su longitud exterior. Esto no significa que no haya cambios en su interior. Al contrario, pues es donde los ingenieros y diseñadores de Nissan más se han aplicado en este nuevo Qashqai.

La habitabilidad sigue siendo uno de los puntos fuertes del modelo, valor que ahora también conjuga con un elevado nivel de calidad de materiales que crean un muy agradable ambiente al que apetece entrar nada más verlo. El nuevo volante con forma de D (que acertadamente sigue los pasos del que estrenó el nuevo Micra) tiene mucho que ver en esto. Su acabado es de serie para toda la gama. Con tecnología multimedia incorporada, su tacto resulta especialmente agradable y ofrece unos botones de más calidad y agrado de uso que los empleados hasta ahora por la marca.

Tapicerías y guarnecidos también son de nuevo diseño y están elaborados con materiales de mayor calidad percibida y real que antaño. En el salpicadero, las bocas de aireación tienen un nuevo diseño, al igual que las manillas de las puertas o la consola apoyabrazos situada entre los dos asientos delanteros. Los elevalunas son eléctricos y cuentan con función de cierre remota desde el mando a distancia. Los mandos de manejo de estos también son nuevos e incorporan la función one touch que permite su total accionamiento con un solo toque.

Los asientos delanteros también han sido rediseñados, aunque para disfrutar de ellos hay que acceder a la versión N-Connecta o a las de superior nivel. Sus formas son más ergonómicas y acogedoras que en la anterior entrega del Qashqai y el confort de marcha que aportan muy superior. Esto último también se logra gracias a las mejoras de insonorización y reducción de ruidos aerodinámicos realizada por los técnicos de la marca para la cual se ha trabajado especialmente en la zona de los bajos del coche.

Cuando el próximo mes de julio se ponga a la venta en toda Europa el nuevo Qashqai, lo hará con una nueva variante de acabado en su gama, que será el nuevo tope de la misma. Se trata del acabado Tekna+, que incluye asientos de cuero Nappa con acolchado 3D que, y que en el caso del conductor completa sus funcionalidades añadiendo regulación eléctrica (4 posiciones) del apoyo lumbar y función de memoria conectada con los espejos retrovisores exteriores. Como opción para completar este nivel de acabado, Nissan ofrece el sistema de sonido Bose Premium con ocho altavoces.

Tecnológicamente más avanzado, el nuevo Qashqai es el portaestandarte de la gama de cara a la progresiva implantación de la conducción autónoma en sus productos y hacerlos llegar al mayor volumen de público posible. Así, en 2018 el nuevo Qashqai incorporará en sistema Nissan ProPilot, que controlará la dirección, la aceleración y los frenos al circular por carril único en autopista, en situaciones de tráfico congestionado y al circular a alta velocidad. Se basa en tres tecnologías: asistente de mantenimiento de carril  (LKA), control de crucero inteligente (ICC) y piloto de atascos (TJP). El sistema ProPILOT tiene un uso intuitivo y se activará mediante un botón situado en el volante del Qashqai. La información aparecerá en el panel de instrumentos, entre los indicadores.

También se han incorporado en el Qashqai nuevas tecnologías de Movilidad Inteligente como el sistema de aviso de tráfico trasero, (reduce riesgo de colisiones a baja velocidad al salir marcha atrás de un aparcamiento), el sistema anti-colisión frontal inteligente, con detector de peatones, control de ángulo muerto y otros, que se suman a los ya disponibles en el Qashqai comercializado hasta la fecha como son el identificador de señales de tráfico, el detector de fatiga inteligente, el asistente inteligente al aparcamiento, la cámara inteligente de visión 360º y la alerta de cambio de carril involuntario. Además, los ingenieros de la marca han incorporado módulos de control de nueva generación en muchas de las tecnologías del coche para mejorar su rendimiento.

Otra de las novedades del nuevo Qashqai es el asistente de bloqueo (SSA) que complementa al sistema de asistencia al arranque en pendiente (HSA) en los modelos con transmisión manual. El sistema SSA mantiene el coche estático hasta tres minutos y después activa automáticamente el freno de mano. El SSA funciona tanto en pendiente como en superficie plana, lo que permite al conductor quitar el pie del freno. Un piloto verde situado en el panel de instrumentos indica la activación del sistema.

En cuanto a los motores disponibles, la gama del Qashqai contará —al menos inicialmente— con cuatro únicas posibilidades, dos diesel y dos gasolina, que se ofrecerán acoplados a cajas de cambio manuales de seis velocidades o automáticas CVT X-Tronic ¡, bien con tracción delantera, tanto con tracción delantera como a las cuatro ruedas. En gasolina dispondrá de las ya conocidas mecánicas DIG-T de 115 y 163 CV y en diesel de las también conocidas dCi 1.5 de 110 CV y 1.6 de 130 CV.