Nuevo Opel Astra: aerodinámica eficiente

Opel ha buscado para el nuevo Astra ofrecer la máxima eficiencia posible. Por ello, ha perseguido obtener la mayor ligereza en su construcción, dotarle con los motores de menor consumo y de la mayor agilidad dinámica posible. Pero eso no basta. El diseño y la arquitectura del nuevo Astra también han sido sometidos a un profundo análisis a fin de establecer nuevos niveles en su aerodinámica que permitan obtener aún más bajos consumos de combustible y beneficiar así una mayor eficiencia del modelo.

En el nuevo Astra, Opel ha llevado a cabo un profundo estudio de su aerodinámica a fin de obtener la mayor eficiencia posible en todos los aspectos de su nuevo modelo compacto que se lanzará al mercado este próximo otoño.

Tradicionalmente, en Opel siempre se ha prestado especial atención a la eficiencia aerodinámica de sus modelos, y esta ha sido una de las principales fortalezas de la marca, como bien se encargó de demostrar uno de los predecesores del nuevo Astra que mayor éxito comercial ha tenido, el Kadett e GSI del año 1984, por aquel entonces el coche con carrocería dos volúmenes más aerodinámico del mundo con un coeficiente Cx de 0,30.

En el nuevo Astra Opel ha ido aún más allá. De hecho, lo ha convertido en el Astra más aerodinámico de cuantos ha producido, logrando un coeficiente aerodinámico de lo más ejemplar: 0,285. Para lograrlo, se ha basado en un concepto inteligente de diseño de sus formas hasta lograr la máxima compacidad de las mismas, dado que cuanto más compactas resultan estás, mejor aerodinámica presenta un modelo. Y también ha prestado especial atención por los pequeños detalles que ayudan a superar los límites, como son las formas y diseño de elementos como el spoiler trasero, el pilar C o los bajos de la carrocería. Todos ellos han sido especialmente optimizados para lograr el objetivo establecido: ofrecer la mayor eficiencia aerodinámica posible.

“Hemos hecho el nuevo Astra más aerodinámico que nunca. Los valores de coeficiente aerodinámico mejoran las cifras más bajas obtenidas por su predecesor en todos los terrenos. Hemos obtenido unos importantes conocimientos de las pruebas que hemos llevado a cabo durante muchos años en el túnel de viento ultra moderno de la Universidad de Stuttgart”, afirma Reiner Weidemann, director del departamento de Aerodinámica. “Esto nos ha ayudado a hacer del nuevo Astra el coche compacto más aerodinámico que jamás ha fabricado Opel”.

Desde un punto de vista aerodinámico, el nuevo Astra tiene un coeficiente de 0,285 con su apariencia dinámica y deportiva junto con numerosas medidas que se han tomado tanto por la parte superior como inferior de la carrocería. El nuevo Astra tiene una longitud total de 4,37 metros y es aproximadamente cinco centímetros más corto que el anterior. La altura se ha reducido en 2,5 centímetros, hasta 1,48 metros y la anchura es 0,5 centímetros menor, midiendo 1,81 metros. Estas medidas tienen también un impacto positivo en la aerodinámica general, con una superficie frontal de 0,642 m2 (comparados con los 0,770 m2 del anterior) y, por tanto, en la eficiencia en el consumo de combustible.

Sin embargo, el arte de conseguir unas prestaciones aerodinámicas ejemplares depende en gran medida de la atención al detalle. Los ingenieros decidieron que el flujo de aire por el techo llegue a la parte trasera para evitar cualquier resistencia. El sutil spoiler trasero sirve como un efectivo borde de separación sin crear ninguna turbulencia. Incluso, el pilar C con sus pequeños bordes ha sido especialmente diseñado para dividir el flujo de aire más eficientemente que en el caso del anterior Astra. Gracias a estas actuaciones se ha reducido el coeficiente.

Los ingenieros también han conseguido otras mejoras revisando el diseño de los bajos del coche. Al contrario que otros fabricantes, Opel decidió específicamente no buscar la solución de panelar todos los bajos. En su lugar, se examinaron todos los componentes y se mejoraron para asegurar un buen flujo de aire. Los bajos del vehículo tienen estructuras aerodinámicamente optimizadas y el nuevo eje trasero está ahora colocado más alto que en el Astra anterior, de esta forma no supone ningún obstáculo para el flujo de aire que circula bajo el coche.

Todas estas medidas juegan un papel fundamental en la ejemplar aerodinámica del nuevo modelo. La versión más respetuosa con el medio ambiente del anterior Astra —el que todavía se puede comprar en los concesionarios de la marca— tenía un coeficiente de 0,325. La versión básica del nuevo Astra tiene un impresionante coeficiente de 0,285. Incluso la versión diesel automática de la nueva generación con llantas de 18 pulgadas bate con facilidad a la versión más aerodinámica de la anterior generación cuyo coeficiente era de 0,31. Y esto no es todo. Opel tiene previsto comercializar una versión ecoFLEX dentro de la inminente nueva gama Astra, que será aún más aerodinámica y con menores consumos de combustible.

La consciente decisión de no utilizar el panelado de los bajos del coche también significa menos peso y, en consecuencia, menor consumo de combustible junto a menores costes de producción, algo de lo que también se beneficia el cliente.

Combinado con el hecho de que todos los nuevos Astra estarán propulsados por motores de última generación, con potencias que van desde los 95 CV/70 kW a los 200 CV/147 kW, los clientes pueden esperar una situación en la que todos ganan. Todas las nuevas mecánicas combinan unas altas prestaciones con una bajo nivel de consumo de combustible y una impresionante capacidad de respuesta, al mismo tiempo que ofrecen suavidad de funcionamiento y muy bajos niveles de ruido. Por ejemplo, el nuevo Astra con el motor 1.0 litros turbo y la caja de cambios manual automatizada Easytronic 3.0 es el modelo de gasolina más económico de su clase.