Nuevos Renault Scénic y Grand Scénic

Cinco millones de unidades vendidas, medio millón de ellas en España. La familia del Renault Scénic lleva 20 años en el mercado desde que inició su comercialización en 1997, año en el que fue designado como Coche del Año. Ahora, 20 años después, Renault presenta la cuarta generación de un modelo que se presenta ante el público tanto en su variante corta, Scénic, como larga, Grand Scénic, con una imagen claramente rupturista respecto de los anteriores diseños y con un nuevo concepto que apunta claramente a ofrecer mayor capacidad de seducción y dinamismo como principales argumentos frente a sus clientes.

Presentados en marzo y mayo de este mismo año con motivo de los Salones de Ginebra y Madrid, los nuevos Scénic y Grand Scénic inician por fin su comercialización conservando las virtudes que les han dotado de éxito históricamente: modularidad, espacio, ergonomía y placer de vida a bordo; al tiempo que Renault renueva su concepto pionero dotándole de un diseño más atractivo y actual, mayor practicidad, una dotación de elementos de nuevas tecnologías y, sobre todo, mayores prestaciones. Y todo ello desde 19.000 euros.

«Voluntariamente rompedor» Así definía Laurens van den Acker, director de Diseño Industrial de Renault a los nuevos representantes de la marca en el segmento de los monovolúmenes compactos: Scénic y Grand Scénic, que llegan al mercado con una mayor anchura (20 mm) más que la anterior generación) mayor distancia al suelo (40 mm más), distancia entre ejes (32/34 mm más Scénic / Grand Scécnic)  y anchura de vías (lógico incremento gracias a la mayor anchura del conjunto), así como un voladizo delantero de menor tamaño (16 mm menos).

El frontal cambia significativamente con la adopción de la nueva firma luminosa específica, con los faros en forma de C. En la zaga, las ópticas, de tecnología Edge Light, tienen efecto 3D y están dispuestas horizontalmente  en el Scénic y en vertical en las variantes Grand Scénic. Estas últimas también se diferencian porque añaden barras de techo de aluminio a su equipamiento de serie.

 La estética del conjunto varía sensiblemente de la conocida anteriormente debido a la diferente inclinación del parabrisas panorámico y a las enormes llantas de 20” que equipa de serie toda la gama. Gracias a ellas, la vista lateral del coche ofrece ahora un aspecto más “compacto” en el que la altura parece sensiblemente rebajada, aunque se trata tan sólo de una impresión visual debido a las mayores dimensiones de las ruedas que provocan una aparente reducción de la distancia al techo. Esto y la distinta altura de la cintura que exige la nueva llanta aporta una imagen más dinámica y homogénea al nuevo Scénic. Las nuevas llantas admiten asimismo distintas soluciones de personalización (add-on) que se pueden atornillar a ellas. En el momento del lanzamiento hay tres disponibles, aunque su número irá creciendo y sus diseños variando.

 El mayor dimensionamiento de las ruedas no es una cuestión meramente estilística, pues disponer de llantas de 20 pulgadas permite a los nuevos Scénic disponer de mejores niveles de seguridad, confort, así como ofrecer consumos más reducidos y menores costes de utilización. Las distancias de frenado son ahora más cortas, hasta un 5 por ciento respecto de la anterior generación.

Asimismo, gracias al sobredimensionamiento de las ruedas el chasis ha sido objeto de distintas variaciones en su configuración que  le permtiien ofrecer una mayor confortt y mejor comportamiento en carretera. Tanto el tren delantero como los amortiguadores en ambos ejes fueron adaptados en cooperación con los fabricantes para mejorar la unión al suelo de los nuevos Scénic y Grand Scénic. Las ruedas absorben ahora mucho mejor los baches de la carretera y ofrecen un mayor confort a los pasajeros.

 Bajo el chasis, una estructura elaborada con aceros de elevada resistencia ofrece una robustez sin parangón (los nuevos Scénic han superado los Eurotest NCAP con la máxima puntuación de su categoría) en su célula vital, conformada.

 En el interior, los nuevos miembros de la familia Scénic ofrecen una consola central deslizante dotada de guantera iluminada de 13 litros de capacidad con cierre tipo cortinilla y , apoyabrazos a ambos lados y tomas USB y Jack Aux/in en su parte posterior, donde también se abre una pequeña guantera especifica para su uso por los pasajeros de las plazas traseras. Al ser desplazable, la guantera facilita distintas posibilidades de modularidad conjugables gracias a los asientos individuales disponibles a bordo en todas las plazas.

 Esta guantera incrementa así los 11,5 litros que ofrece el cajón Easy Life del tablero de abordo  que se ofrece iluminado y climatizado, con sistema eléctrico de apertura mediante un simple toque a un sensor y que se bloquea automáticamente con llave cuando el coche se detiene.  Además, otras cuatro trampillas ocultas en el piso del coche elevan el espacio total disponible para pequeños objetos a bordo hasta los 63 litros de capacidad, el doble del volumen propuesto por sus rivales)

  Frente a los 469 litros que ofrecen de media los rivales del semento en cuanto a capacidad de maletero, el nuevo Scenic aporta 572 litros  (596 en el Grand Scécnic) lo que le sitúa en los puestos de cabeza del segmento de los monovolúmenes compactos.

 Como no podría ser de otra manera en una marca que siempre ha hecho gala de su interés por dotar a los modelos de la máxima seguridad y confort posible, Renault ha mejorado los equipamientos de sus nuevos Scénic añadiendo el sistema de regulador de velocidad adaptativo, que adapta automáticamente la velocidad para mantener una distancia de seguimiento preseleccionada respecto del coche precedente (circulando a velocidades de entre 50 y 160 km/h; alerta de cambio involuntario de carril  (a partir de 70 km/h avisa mediante vibraciones en el volante) tanto con línea continua como línea discontínua; Head Up display con imágenes en color; Sistema manos libres de ayuda al aparcamiento (identifica la plaza circulando hasta a 30 km/h y realiza la maniobra automáticamente sin necesidad de tocar el volante) ; Multi Sense, con cinco modos de conducción (neutro, sport, confort, personalizado y Eco); R-Link 2 con pantalla vertical de 8,7 pulgadas (con funciones Apple CarPlay o Android Auto a partir de enero 2017) y sistema de sonido Bose Surround.

 Pero hay más, porque también incorpora de serie en toda la gama por primera vez en el segmento la frenada de emergencia activa con detección de peaton (AEBS) y otros sistemas como la alerta de mantenimiento de carril (el coche vuelve automáticamente —circulando entre 70 y 160 km/h— a su carril cuando detecta que se abandona la misma, gracias entre otros sistemas al de la alerta de detección de fatiga (TDW), que avisa al conductor mediante señales acústicas y sonoras en caso de detectar una anomalía. Distintos sensores de rádar y cámaras a bordo se encargan de recabar la información necesaria para garantizar su correcto funcionamiento

 

Renault tampoco ha dejado la seguridad al azar. Para hacer frente a cualquier incidente, todos los Scénic y Grand Scénic vienen equipados de serie con 2 airbags de cortina para la primera y la segunda fila y de 2 airbags de tórax en la parte delantera. También cuenta con 2 airbags delanteros adaptativos de última, los cuales adaptan sus niveles de inflado de los airbags se adapta al tamaño del conductor y del pasajero.

Los motores son todos ya conocidos de otros modelos de la marca. La amplia familia Scénic estará configurada por 5 mecánicas diésel y dos gasolina en el momento de su lanzamiento, acopladas –según mecánica, cambio y carrocería— a cajas de cambio manuales de 6 velocidades, automática EDC de doble embrague de 6 o 7 velocidades en el caso de las variantes diésel y de 6 velocidades en el caso de las gasolina.

 Aprovechando su experiencia con los vehículos eléctricos, Renault propone en esta nueva generación de los Scenic un innovadora tecnología de electrificación bajo el nombre de Hybrid Assist en combinación con la mecánica dCi de 110 CV con transmisión manual de 6 velocidades. Un pequeño motor eléctrico alimentado por una batería de 48 voltios alivia de su trabajo al motor térmico para preservar así el consumo de las emisiones de C=, manteniendo el nivel de prestaciones ofrecido por la mecánica térmica.

Al decelerar, el motor eléctrico actúa como generador que alimenta y recarga la batería para la red de a bordo y para la batería específica. En fase de aceleración actúa como un motor eléctrico de 10 kW para asistir al motor térmico, ofreciendo un plus adicional de 15 Nm de par en determinadas franjas de uso. Todo ello aporta una reducción del 8 al 10 por ciento en consumos y emisiones respecto del 110 CV dCi normal. El sistema Hybrid Assist es completamente autonómo y no precisa de recarga o mantenimiento de ningún tipo.