Opel apuesta por el SUV urbano con el Crossland X

El nuevo concepto de modularidad y flexibilidad urbana ya no reside en los monovolumen, sino que se ha transferido por completo a las carrocerías SUV. Opel lo tiene claro y ha decidido apostar por estas carrocerías de mayor éxito produciendo un vehículo SUV para el segmento B, el Crossland X, un modelo con el que busca hacerse con un mayor pedazo del pastel dentro de su planificada estrategia de producto que, en este año 2017, será más fuerte que nunca antes en su historia con la presentación de siete nuevos modelos. 

El nuevo Crossland X es el segundo miembro de la familia X Opel con el apellido X en el segmento B donde se une al ya conocido Mokka X. A ambos se les unirá antes de que finalice este mismo año el Grandland X, un modelo de mayor tamaño destinado al segmento C. La familia X busca ofrecer coches de diseño audaz, con las virtudes de un SUV y los atributos que favorecen un estilo de vida urbano, pero no exento de cierta pasión por la aventura. Como su nombre parece indicar, son modelos con los que Opel quiere ofrecer un valor añadido, un valor “eXtra” a sus compradores. 

Lejos del concepto con el que Opel sorprendía en este segmento hace tiempo con el Meriva, el Crosland X no se mete en ideas como las puertas laterales de apertura opuesta o en asientos ultrafuncionales en su flexibilidad. El Crossland simplemente apuesta por un concepto SUV tradicional, con una postura de conducción elevada (10 cm más que la que se ofrece en un Astra), con carrocerías acabadas en color bitono y un espacio para carga de equipaje de considerable capacidad para su tamaño, que, gracias a la banqueta trasera deslizante que incorpora puede variar de 420 a 510 litros de capacidad.

 

El diseño exterior de este nuevo Opel recoge atributos ya vistos en otros modelos de la marca y no se amilana en seguir la estela estilística de los ya conocidos Insignia, Mokka X, o del pequeño Adam. De este último adopta el concepto de pilar C flotante —que en el Crossland va mucho más allá llegando a dar cobertura a los pilotos traseros— y la protección de bajos, no así la tracción a las cuatro ruedas, que se reserva para el Mokka X, ya que este Crossland X nace como un concepto de vehículo para un uso urbano, de ahí sus contenidas y bien definidas dimensiones exteriores: Mide 4,21 metros de longitud, 16 cms menos que un Astra, al que supera en 10 cm de altura gracias a su 1,59 m. Su anchura es de 1,76m.  .

 

"La demanda de pequeños SUV y modelos crossover adaptados para el tráfico urbano está creciendo considerablemente. "Nuestro ágil Crossland X ofrece el placer de la conducción transmitiendo el estilo de vida urbano, haciéndolo perfecto para la ciudad y escapadas al campo", afirma el presidente y consejero delegado del Grupo Opel, Dr. Karl-Thomas Neumann.

El Crossland X cuenta con un amplio equipamiento que hace que cada día conducir sea más seguro, cómodo y fácil: El Sistema de Iluminación Adaptativa AFL con tecnología LED, la Pantalla de Proyección (Head-up Display) y la Cámara Panorámica de visión trasera de 180 grados, junto con el Asistente Avanzado de Aparcamiento, la Alerta de Colisión Frontal con Detección de Peatones y Frenando de Emergencia Automática1), Aviso al Conductor por Somnolencia, el Sistema de Mantenimiento de Carril, el Asistente de Señales de Tráfico y el Sistema de Alerta de Ángulo Muerto son algunos de los ejemplos.

La conectividad corre por cuenta, como en todos los Opel, del avanzado sistema Opel OnStar, compatible con sistemas multimedia IntelliLink y smartphone con Apple CarPlay o Android Auto, que para este modelo ofrecen pantallas táctiles de hasta 8 pulgadas.

 

En el interior, panel de instrumentos y consola central están claramente estructurados y orientados hacia el conductor, manteniendo un diseño marcadamente horizontal. Sutiles acabados cromados rodean los relojes de instrumentación y junto con las boquillas de ventilación aportan calidad.

 

A las posibilidades de conectividad se añade una amplia variedad de eficientes y potentes motores (gasolina, diésel y GLP) acoplados a transmisiones manuales o automáticas que aseguran un viaje relajante. La generosa sensación de espacio a bordo y la estudiada ergonomía de los asientos ergonómicos del Crossland X proporciona gran comodidad y confort en viales largos. Gracias a que la banqueta trasera desliza hasta 15 cm, los pasajeros de la segunda fila de asientos  (plegables de serie en secciones 60/40) también pueden viajar cómodamente. El Crossland X puede ser abierto, cerrado y puesto en marcha con el sistema sin llave Open&Start de Opel.

 

Modernas tecnologías y sistemas de asistencia permiten al Crossland X viajar de forma mucho más cómoda y segura. El nuevo Opel Crossland X dispone de Sistema de Iluminación Adaptativa (AFL) con faros LED, luz de curva, asistente de luces largas y mantenimiento automático de la nivelación que garantizan la óptima iluminación de la carretera. La opcional pantalla de proyección (Head-up Display) permite reducir el riesgo de distracciones al proyecta los datos más importantes relativos a velocidad, navegación y sistemas de asistencia, en la misma línea de visión del conductor.

La cámara frontal de seguridad Opel Eye procesa diferentes datos para, de esta forma, servir de base a numerosos sistemas de asistencia al conductor, como el Reconocimiento de Señales de Tráfico y el Sistema de Mantenimiento de Carril. Si el sistema detecta que se abandona de forma no intencionada el carril por el que se circula, avisa al conductor mediante una señal visual y acústica. El Control de Velocidad de Crucero con Limitador de Velocidad hace también que la conducción sea más agradable. La Alerta de Colisión Frontal con Detección de Peatones y Frenada Automática de Emergencia2 ayuda a evitar accidentes. El sistema no sólo emite una señal, sino que frena de forma autónoma si la distancia con el vehículo que nos precede se reduce de forma rápida y el conductor no reacciona. Además, el sistema de alerta de colisión frontal se combina con un sistema especial de Aviso al Conductor por Somnolencia2 regulable en tres niveles, el cual evalúa el nivel de fatiga a través del estilo de conducción y alerta al conductor si es necesario hacer una parada.

El Crossland X también se puede solicitar con Cámara Panorámica de Visión Trasera. Esta cámara aumenta el ángulo de visión de la parte trasera del coche hasta los 180º, de forma que el conductor puede, por ejemplo, ver si otros usuarios de la vía se aproximan por cualquiera de los lados al dar marcha atrás. Incluso, la última generación de Asistente Avanzado de Aparcamiento facilita estas maniobras aún más. Reconoce los sitios de aparcamiento adecuados al vehículo y lo aparca o desaparca de forma automática. En ambos casos, el conductor sólo ha de manejar los pedales. Y, durante los meses de invierno, el volante y el parabrisas calefactable incrementan el confort y la seguridad.