Porsche Cayenne, el coche total

Encontrar un concepto para definir un coche puede ser tan complicado como sencillo, sobre todo si, como en el caso del nuevo Porsche Cayenne, tantas cualidades y posibilidades como el vehículo ofrece pueden concentrarse en apenas tres palabras: el coche total.

La absoluta polivalencia que la segunda generación del Porsche Cayenne ofrece hacen de él un vehículo apto para todo tipo de usos, en todo tipo de situaciones y para todo tipo de conductores. Y lo más importante es que lo hace sin perder por ello los valores que siempre han caracterizado a la marca de Stuttgart como productor de vehículos exclusivos, dotados de la máxima deportividad y caracterizados por ofrecer  una calidad tanto de rodadura como de terminación y acabado de primerísimo orden.  

En el video que acompaña a estas líneas, José Antonio Ruíz, Jefe de Relaciones Publicas y Comunicación de Porsche Ibérica, explica por qué el Cayenne es considerado el coche total.

Ruiz argumenta la absoluta polivalencia del SUV de Porsche, un modelo capaz de todo: de rodar en circuito a un excelente nivel y, al mismo tiempo, de superar todos los obstáculos, ya sea en una compleja pista de pruebas o atravesando el desierto de punta a punta. Y todo ello, con la fiabilidad, comodidad, lujo y equipamiento que caracteriza a toda la gama del Cayenne.

Poco se puede discutir a los argumentos expuestos por Jose Antonio Ruíz, incluso en el caso de las variantes dotadas con motor diésel o en la versión híbrida, variantes que, como el Cayenne en sí mismo, poco tenían que ver con la tradición de la marca germana cuando se presentaron. Y es que, desde 1998, cuando nació el Porsche Cayenne, la historia del modelo ya ha dado para escribir cuatro capítulos. El primera, denominado de forma interna E1 I, tuvo una evolución como E1 II, antes de que llegara el conocido como E2 I, que ahora tiene a su evolución, el E2 II en plena vigencia y juventud como el SUV o todoterreno de referencia en el mercado.

Una historia que se remonta incluso al visionario y genial creador de la marca, Ferdinand Porshce, quien muchas décadas atrás ya se atrevió a vaticinar el éxito de un SUV desarrollado por la marca: “Si construyéramos un modelo todoterreno según nuestros estándares de calidad, y tuviera un escudo Porsche en el capó, la gente lo compraría”. Y Ferry Porsche no se equivocaba, porque actualmente más de 750.000 Porsche Cayenne circulan por todo el planeta.