Renault Kadjar, ya a la venta

A caballo entre el Captur y el nuevo Espace, Renault inicia la comercialización en España del Kadjar, su nuevo todocamino de tamaño medio, un modelo producido exclusivamente en España con el que el fabricante francés busca obtener un éxito semejante al de su primo hermano el Nissan Qashqai, con el cual comparte hasta un 60 por ciento de sus componentes, aunque la práctica totalidad de estos son de los habitualmente el usuario no puede ni ver ni tocar.

Renault inicia la venta de su nuevo todocamino Kadjar un modelo que cumple sobradamente con las expectativas de los clientes del segmento crossover

Ha tardado en llegar pero finalmente lo ha hecho. Tras dejar durante muchos años el terreno expedito al Nissan Qashqai, Renault se incorpora al segmento de los SUV, Crossover o Todocaminos de tamaño medio y lo hace con todas las de la ley y buscando diferenciarse lo más posible de su primo hermano en la alianza Nissan-Renault, pese a compartir con él un 60 por ciento de la totalidad de sus piezas o componentes.

 Kadjar es el nombre elegido para este nuevo modelo, una palabra cuyo origen y significado varía según quien te lo cuente. Su autoría es difícil de atribuir pero daremos tres de las pinceladas que al respecto nos han contado. Algunos atribuyen este nombre al equipo de diseño dirigido por Laurens Van Den Acker, autor de las últimas creaciones de la marca y el hombre que está consiguiendo que los diseños de Renault vuelvan a resultar atractivos para los consumidores. Parece ser que Kadjar fue directamente sugerido por el equipo de diseño, como resumen de la expresión más escuchada por sus integrantes durante su trabajo: “ A callar”. Otras fuentes extraen el nombre del apellido de una familia turca de aventureros y exploradores, mientras que la tercer opción que se nos ha presentado es un acrónimo resultante de mezclar las palabras Quad y Jar (disparo) como origen del nombre.

Lo dejamos a su elección, de igual manera que también dejamos que sean ustedes quienes elijan la mezcla de conceptos presentes en distintos modelos de la gama del fabricante del rombo que han dado lugar a este nuevo Renault de 4,45 metros de largo (30 cm más que un Captur y 40 menos que un Espace).

En todo caso podría decirse que el Kadjar no es el primer crossover compacto de la marca. Para su equipo de comunicación, el Kadjar hereda la pasión de Renault por innovar y crear vehículos diferentes, por mezclar sus conceptos y dar lugar a nuevos modelos útiles, prácticos y pasionales que cumplan las expectativas de los clientes. Fruto de esa pasión nacieron en el pasado modelos como el R16 de 1965, el Scénic RX4 del 99, el falto de éxito Avantime del 2002 o el más reciente y exitoso Captur de 2014.Modelos mezcla de berlina y break el primero, de 4x4 y monovolumen el segundo, de monovolumen y coupé el tercero y de un polivalente urbano y un monovolumen el último. Y nos dejamos en la lista a otros modelos tan emblemáticos como el primer Twingo o la más reciente Espace que también podríamos encuadrar en estos cruces de categorías. Y es que eso es precisamente un crossover, un vehículo que aprovecha las mejores cualidades de distintos modelos o categorías de  vehículos buscando ofrecer algo nuevo y aportar una solución específica para un nicho de mercado. Algo a lo que habrá que acostumbrarse cada vez más dada la gran rivalidad y competencia existente.

En el caso del Kadjar podríamos decir que es el resultado de mezclar los conceptos SUV, Break, Berlina y TT. Es decir, utilidad, espacio, confort y capacidad, por que a todos ellos responde con igual eficacia. El Kadjar es un modelo de robusto y atractivo aspecto que, hasta el lanzamiento más adelante (previsiblemente un par de años) de su verdadero reemplazo, ocupará en la gama del fabricante francés el espacio que deja el Koleos. Su musculoso aspecto exterior resulta tan atractivo como diferente, pues se ha buscado diferenciarlo al máximo del Qashqai. Parece más una berlina sobreelevada que un todocamino; pero su diseño transmite tanto confianza como fe en sus capacidades, además de anticipar el confort que se disfruta en su interior.

En su frontal nos encontramos con la nueva rejilla de la marca, con el gran rombo central y el marco que forman sus ópticas de estilo horizontal. Una imagen triangular adoptada como nueva seña de identidad de Renault introducida en el nuevo Espace por primera ver y que ya se conoce como la nueva firma luminosa de la marca. A destacar también la integración de los deflectores en el conjunto y las trampillas de ventilación pilotadas que se esconden en la rejilla para proporcionar tanto una mejor respiración al motor como contribuir a mejorar la aerodinámica del conjunto.

Elaborado a partir de la nueva plataforma CMF de la alianza Nissan Renault, es el cuarto vehículo de la misma que la utiliza tras los nuevos Qashqai, X-Trail y Espace. Exclusivamente producido en la factoría de Palencia, al menos hasta que entre en funcionamiento en 2017 la nueva factoría Renault en Luhan (China), donde también está previsto introducir su producción para satisfacer la demanda de los mercados orientales, el Kadjar se va aponer a la venta inicialmente en 35 mercados, hasta alcanzar los cerca de 70 países en los que Renault tiene previsto llegar a comercializar el modelo.

Renault ha puesto especial cuidado en mejorar sus calidades de producción en la factoría de Palencia con vistas al Kadjar. Nuevos robots y herramientas en la cadena, un elevado incremento de las horas de formación a los trabajadores de la misma y nuevos sistemas de embutición y prensado de la chapa en caliente, entre otras mejoras adoptadas han permitido notables avances en aspectos como, por ejemplo, la reducción del peso del conjunto de la carrocería, más fina y ligera pero también notablemente más resistente. En suma, se ha buscado ante todo mejorar la calidad de los ajustes, reducir las tolerancias a su mínima expresión, mejorar materiales, etc.

Cuando subimos al Kadjar esto se aprecia especialmente. Además de contar con un habitáculo de amplio espacio y limpio diseño, el Kadjar ofrece todo cuanto se puede necesitar. Si. Cierto es que no aporta nada nuevo, no incorpora, al menos en el momento inicial de su lanzamiento comercial, sistemas innovadores, nuevas creaciones o desarrollos; pero más cierto es también que nada le falta. Tiene todo lo necesario, todo probado y experimentado y todo presentado de forma clara, sencilla, manejable. Todo al alcance tanto del conductor como de los pasajeros que han de acceder a su uso. El diseño de su interior es un impecable ejercicio de trabajada sencillez, en un ambiente luminoso,  de gran visibilidad hacia el exterior desde cualquier ángulo,  y ante todo confortable.

Los cómodos asientos, de acogedor pero firme mullido, absorben asombrosamente las irregularidades del terreno en combinación con las suspensiones, (algo blandas para nuestro gusto). Conductor y pasajeros viajan cómodamente por cualquier tipo de carretera o camino, pues en este sentido se ha primado especialmente el confort a otras premisas. Y muestra de ello es la amplitud de espacios disponible tanto en altura como para las piernas en las plazas traseras, donde adultos de 1,80 m de altura viajan sin apreturas de ninguna clase. La altura es la máxima de la categoría y el maletero cuenta con hasta 572 litros de capacidad además de con interesantes elementos que permiten una modularidad inteligente del mismo en función de la carga a transportar. Carga que puede alcanzar incluso los 2,56 m de longitud si abatimos asientos, permitiendo así cargar incluso las largas cajas de muebles embalados del Ikea. Y todo ello con una sorprendente capacidad de regulación de la modularidad gracias al simple pero eficaz sistema Easy break que permite abatir los asientos desde el maletero habilitando así un volumen de carga de hasta 1.470 litros de capacidad.

La gama inicial de lanzamiento del Kadjar se articula básicamente en torno a dos niveles básicos de equipamiento (X-Mod y Zen) y tres posibles opciones mecánicas, dos diesel y un gasolina. Las dos primeras son el bloque Energy dCi en sus configuraciones de 110 y 130 CV. El primero puede incorporar tanto el cambio manual de seis relaciones de marcha como la caja de cambios automática EDC también de seis velocidades, mientras que las versiones de gasolina montan únicamente el motor 1.2 litros turboalimentado Energy TCe 130, también con cambio manual de 6 marchas.

En combinación con el 1.6  dCi 130 el Kadjar dispone de tracción 4x4 gracias a la inclusión del ya conocido sistema AllMode 4x4i de origen Nissan que se estrenó con el nuevo X-Trail.